MORENA: Calenturas tempraneras |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

MORENA: Calenturas tempraneras

 

1.- Salomón Jara: las viejas mañas
Desatados andan senadores, diputados federales, locales y hasta presidentes municipales, surgidos de las filas de Morena. El más acelerado es Salomón Jara. El Síndrome de los informes les afectó. ¿Informes de qué?, se pregunta la ciudadanía. La duda prevalece. ¿Salomón, Susana Harp, Carol Altamirano, Benjamín Robles o Armado Contreras en las Cámara Alta y Baja, respectivamente, han tenido un desempeño brillante, algo que los oaxaqueños tengamos que agradecerles? Definitivamente no. Han tenido una labor legislativa pobre, irrelevante y torpe. Jara lleva tatuada en la frente la traición a su bancada cuando el Senado había de aprobar la Reforma Educativa. Ésta se regresó a la Cámara de Diputados. Es más, lo abrieron de la Comisión Permanente. Luego vino la fallida iniciativa para revocar el permiso a las calificadoras de riesgos de inversión. Su bancada le refutó y enmendó la plana. Quiso mostrar fuerza el domingo 11 de agosto, derrochando recursos. Millones en acarreos. Los mismos vicios del PRI al que tanto ha denostado. Lleva asimismo el estigma de la corrupción. Los 150 mil pesos que le habría otorgado al político “de alto pedorraje”, su peón Juan Carlos Atecas, presidente municipal de Salina Cruz.

2.- Municipios: un botín
Es sabido de todos cómo operan los capos de los partidos políticos. Morena no es la excepción. Con la promesa de mantenerlos en el cargo y catapultarlos en futuras candidaturas, los ediles pagan una especie de derecho de piso. Un caso: Santa Lucía del Camino, bajo el yugo de Benjamín Robles. Otro, la capital oaxaqueña, con la mayoría de los concejales morenistas impuestos por Salomón, excepto el edil, Oswaldo García Jarquín, que no es de su cuadra. Otros más, los que controla Antonino Morales, presidente de San Blas Atempa, conocido por sus ligas con bandas dedicadas al huachicol: Salina Cruz, Tehuantepec y Juchitán. Prosélitos de Jara. Y así está plagado el estado. Entre la pésima gestión municipal y las exigencias futuristas de sus protectores. El pago y la corrupción es directamente proporcional a las calenturas tempraneras de ambos. ¿O acaso creen que el monto de la renta del Auditorio Guelaguetza y el acarreo de los asistentes salió de la tarjeta de crédito o débito del senador que habla zapoteco de San Melchor Betaza, en los debates? Político que gasta de su bolsillo es contra natura. Lectura irrebatible de la realpolitikmexicana.

3.- La mafia de la 4T
Pero Morena, como ya lo hemos dicho, no es un partido homogéneo. Es una constante y permanente cena de negros. Hay que ver nada más la pulverizada LXIV Legislatura local para darse cuenta del nivel de fractura. La guerra sorda entre las tribus es parte del anecdotario. “Es un honor estar con Obrador”, pero sólo prevalecen la demagogia y la simulación. Dos o tres fracciones luchan entre sí. La dirigencia estatal no existe. Quien ha asumido dichas funciones es el diputado Ericel Gómez Nucamendi, de la mano de YeidckolPolevsnki. En intrigas y grillas aldeanas, Oaxaca se cuece aparte, dio a entender Ricardo Monreal. Cada quien disputa sus propios cotos de poder. La senadora HarpIturribarría asume que con el discurso indígena ya la hizo. O defendiendo los modelos mixes del plagio, espera ganar indulgencias electorales. La novatez se percibe a leguas. En días de La Guelaguetza, la bancada federal se reunió con Mario Delgado, con el ardid de rendir su informe. Insisto: ¿de qué? Obnubilados por algo que les cayó del cielo, por el efecto AMLO, legisladores y ediles van dando bandazos. Perdidos en sus propios laberintos futuristas.

4.- Destapes y calenturas tempraneras
La fiebre sucesoria tiene a Morena patas para arriba. A la cabeza va Salomón. Quiere repetir, pese a estar estigmatizado. Susana Harp sólo sueña. De la bola de neófitos y desconocidos en la Cámara Baja, sólo se salvan si acaso, Carol y “The Dirty Face”. Ni siquiera Irma Juan Carlos, que preside la Comisión de Asuntos Indígenas. Del resto ni hablar. Vergüenza debería darles a los cuatro diputados (as) que no propusieron ni una sola iniciativa en el período de sesiones anterior: Víctor Blas López, Virginia Merino García, Alejandro Ponce Cobos y Azael Santiago Chepi. O a Robles y esposa, que de las más de 50 iniciativas presentadas, ni una ha pasado.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:
— Que el “Pacto Oaxaca” y el Proyecto Transístmico, sean más que un discurso, una expectativa, una esperanza. Que ya no seamos rehenes de aventuras sexenales y proyectos fallidos. Que Mamá Chole (La Virgen de la Soledad) y la de Juquila, nos iluminen, para que se hagan realidad. Amén.

Consulte nuestra página:
www.oaxpress.info
www.facebook.com/oaxpress.oficial
Twitter: @nathanoax