¿Por qué votaron los priistas? |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

¿Por qué votaron los priistas?

 

Bueno, el moribundo PRI ya demostró que no está acabado, que se movió para escoger como su cabeza al exgobernador campechano Alejandro Moreno, pero ¿Qué sigue?
Los expertos dicen que alito o “amlito”, primero tiene que sacudirse este último mote que lo exhibe como una extremidad del presidente AMLO. Si con sus acciones lo hace estará mostrando capacidad para revertir la crisis en la que está inmerso su partido.
Si no lo hace se convertirá en el sepulturero del otrora partidazo. Lo peor que podría suceder al campechano es convertir a su partido en un satélite del Morena, como lo fueron en su tiempo para el PRI el PPS y el PARM. Debe hacer del tricolor un crítico inteligente pero contumaz.
Esto es lo que esperan los priistas orgánicos que salieron a votar con todo y que su partido era considerado cadáver. En Oaxaca, el padrón de militantes del tricolor es de poco más de 150 mil de los cuales 116 mil dieron su voto a Alejandro Moreno y apenas 3 mil para la yucateca Ivonne Ortega.
Oaxaca fue uno de los estados que dio más votos a Alito, tantos que el gobernador Alejandro Murat se reunió la noche del mismo domingo, en torno a unas exquisitas clalludas, con el equipo que hizo el trabajo para el PRI. No solo fue la estructura del comité directivo estatal el que se atribuye el éxito. Participaron en cada región activistas históricos de todos los niveles. Fueron ellos los que hicieron el trabajo hormiga en cada municipio, casa por casa, según me dicen. Fue una estructura electoral paralela, donde están, entre otros, Alejandro Avilés, Marco Hernández Cuevas, Jorge Toledo, Germán Espinosa, Eviel Pérez Magaña.
Esta podría ser la última actividad de Jorge González Ilescas como presidente del PRI estatal porque su encargo oficial ya rebasó los tiempos legales. El que puede entrar al relevo es el istmeño Jorge Toledo.

Ulises, arrastrado
La yucateca Ivonne Ortega fue la gran perdedora con apenas 3 mil votos en Oaxaca. pero en su tropiezo arrastró al discutido ex gobernador Ulises Ruiz. La fórmula que tanto impulsó no ganó siquiera en su natal Chalcatongo. Lo mismo pasó en Juchitán donde el villano favorito del cartel 22, presume tener ascendencia y negocios.
Dicen los enterados que el gran derrotado a nivel nacional y en Oaxaca es el exgobernador Ulises Ruiz Ortiz (URO), quien jugó mal desde un principio y hasta el final. Álvaro López Azuara dice que URO dejó solo a su maestro y tutor, César Augusto Santiago, en el intento de crear un nuevo partido político y se dedicó a recorrer el país para armar una estructura electoral que le permitiera postularse a la dirigencia nacional, pero sin acercarse a los comités directivos estatales, ni a las dirigencias de los movimientos y organizaciones priistas.
Luego encargó su coordinación política a Emilio Mendoza Kaplan (juchiteco postizo), quien en sus fobias y falta de tacto político se dedicó a alejar a los posibles aliados políticos de URO. En Oaxaca, ni siquiera intentaron acercamiento con los actores a quienes creó, financió y creció Ulises, como Eviel Pérez, Héctor Pablo Ramírez Puga, Samuel Gurrión. Los tres abrazaron de inmediato la causa Alito.
Esa falta de oficio político les impidió tener las firmas de militantes, organizaciones y movimientos que exigían los estatutos para el registro de la candidatura, lo que llevó también a la sentencia contra URO en el TEPJF.
La alianza con Ivonne Ortega lo deja totalmente fuera de cualquier acercamiento con el PRI, porque, primero, demostró la inexistencia de una estructura electoral (ni en su pueblo natal pudo obtener votos significativos) y, a partir de ahora, la excandidata buscará su tabla de salvación, pero ahí no cabe Ulises Ruiz, ni sus aliados políticos que le pesan y no le ayudan.

A pagar facturas
Desde hace dos meses, cuando se dejó ver al lado del gobernador anunciando su retorno al PRI al que dejó un rato para ser candidato a Senador por el PRD-PAN, Héctor Pablo Ramírez Puga me dijo que haría trabajos de coordinación nacional para la campaña de Alejandro Moreno.
Así lo hizo, su candidato ya ganó y ahora vienen los reacomodos. Se dice que en recompensa a los tres que abjuraron de su mecenas Ulises Ruiz, el gobernador Alejandro Murat tiene planeado integrarlos a su gabinete.
Como es costumbre en política, vienen a cobrar la factura por ayudar a cumplir el objetivo. Dicen que Jorge Toledo se va al PRI estatal, Eviel Pérez Magaña, a la Secretaría General de Gobierno y Héctor Pablo a la SEDESOH. Hagan sus apuestas.

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com
O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx
Twitter: @escaparate_oax
Facebook: escaparate_politico@hotmail.com