Transparencia en municipios |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Transparencia en municipios

 

La semana pasada se llevó a cabo en la capital oaxaqueña una reunión sobre la importancia del manejo de archivos en los municipios de Oaxaca, en donde se tiene una práctica negativa en todos los sentidos: cada gobierno municipal desaparece la memoranda y todas las copias de oficios que dan cuenta de su gestión, haciendo de la opacidad y discrecionalidad en el manejo de los recursos, un obstáculo para seguimiento de la gobernabilidad. Pareciera que cada período de gobierno se reinventan las cosas. Si en el Poder Ejecutivo y otros poderes hay resistencia para la rendición de cuentas, ya podemos imaginarnos lo que ocurre a nivel municipal. Es común que los ediles de comunidades alejadas ocupen el erario para beneficio propio o de sus familiares. Hay otros que tienen en la nómina materialmente a todos los consanguíneos: esposa, hijos, sobrinos, etc. Los hay asimismo, que las obras las tienen ya comprometidas con sus patrocinadores de campaña y se otorgan de manera discrecional y sin licitación alguna, como lo dispone la ley vigente en la materia. No obstante todas esas aberraciones, no hemos visto que se finquen responsabilidades a algún presidente municipal. Es decir, se van a su casa luego de servir –y de servirse- sin que la ley les finque responsabilidades por sus malos manejos.
No estaría mal, como lo propuso el comisionado presidente del Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), Francisco Javier Acuña, de que los ediles y familiares rindan su declaración patrimonial. Los casos de corrupción que se han dado en el entorno nacional son en verdad penosos. Presidentes municipales coludidos con la delincuencia organizada; corporaciones policiales al servicio prácticamente de los capos de dichos grupos criminales. Ediles delincuentes que andan protegidos como capos. Y en Oaxaca eso es común, sean elegidos por el sistema de partidos o por usos y costumbres. Lo mismo da. A veces fungen como caciques de horca y cuchillo, prestos a violentar a sus enemigos políticos o adversarios, por la vía de las armas. El uso del presupuesto municipal lo mueven a su arbitrio y voluntad, sin que nadie les exija cuentas. Eso debe terminar. Las presidencias municipales deben medirse con el mismo rasero que las dependencias de gobierno. Aquí no vale el sobado argumento de la autonomía municipal. Hay que ir a fondo con la política de transparencia y rendición de cuentas.

 

¿Cuáles campañas?

 

Reconocido por las mismas autoridades de los Servicios de Salud en Oaxaca (SSO), el dengue ha ido ganando terreno en la entidad, así como otras enfermedades provocadas por vector. Los moscos que incuban el virus de ésta y otras enfermedades como zika o chikungunya, siguen generando daños en la salud de los oaxaqueños. Si bien es cierto que la mejor forma de prevenir dichas enfermedades es trabajando con la ciudadanía para evitar estancamientos de agua y la descacharrización, ello no se lleva a cabo porque no existen campañas publicitarias que coadyuven a dicha tarea. En efecto, como advirtió el propio titular de los SSO, la medida más importante y eficiente de prevención es que en cada hogar, escuela, parque y lugar de trabajo se combata esta amenaza realizando acciones de “Patio Limpio”, evitando que el mosco transmisor se reproduzca en baldes, latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lonas, que las personas suelen acumular en sus patios y azoteas. Pero hace falta difundir dichas medidas haciendo publicidad en los medios impresos, electrónicos, a través de carteles y con orientación en los centros de salud y hospitales.
La época de lluvias ha generado una mayor incidencia en dicho mal y se sabe que hay zonas como el oriente del Istmo de Tehuantepec, en donde se han detectado casos incluso de dengue hemorrágico en menores de edad, con riesgo mortal. Es importante subrayar que las acciones para el combate del vector adulto, a través de la fumigación, no han sido aplicadas de manera eficiente en los lugares que registran una estadística mayor de casos de dichas enfermedades. Insistimos: hace falta realizar campañas masivas de orientación para prevenir la picadura del mosco, colocando mosquiteros en las ventanas y puertas de las viviendas, usar repelentes naturales, vestir mangas largas y pantalones si se desarrollan actividades al aire libre. Hay que recordar que en año pasado en algunos municipios de Santiago Choapan se detectaron muertes por dengue, situación que urge de acciones contundentes en materia sanitaria para evitar que ello vuelva a ocurrir. No basta con declaraciones a los medios o la difusión de boletines; tampoco hacer llamados a la sociedad civil a sumarse a las campañas de concientización, sino de realizar importantes inversiones en campañas publicitarias que coadyuven a que las medidas de prevención lleguen al mayor número de oaxaqueños.