Estrada en Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Sendero

Estrada en Oaxaca

 

Hace más de cincuenta años el doctor José Manuel Estrada Vázquez recorrió por última vez los Valles Centrales. Interesado seguramente en el desarrollo notable que tuvieron las culturas indígenas zapoteca y mixteca, la proyección que alcanzaron antes de la conquista española y la profunda huella cultural e histórica que dejaron en la memoria colectiva, vino por primera vez a fines de febrero de 1964, en que impartió una conferencia en el paraninfo de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca; años después lo hizo en la Escuela de Medicina y Obstetricia y otros espacios públicos.
Un diario local lo presentó esa vez como un eminente humanista, instructor y alto iniciado de la nueva era, rector de la Red Internacional de Organizaciones Culturales no Gubernamentales Gran Fraternidad Universal. Antes había participado en el XIII Congreso Interamericano de Filosofía efectuado en la Ciudad de México, recién llegado de Perú donde realizó también diversas actividades con miembros y simpatizantes de la organización.
En sus visitas a la capital oaxaqueña y a las joyas arqueológicas de los Valles Centrales, la de Monte Albán particularmente, mostró siempre una gran admiración e interés por el legado cultural y espiritual que posee la entidad, asiento de numerosas culturas y etnias que hacen de Oaxaca una referencia muy importante en el concierto nacional y latinoamericano. Procedente de Caracas, Venezuela, de donde era originario, el Gran Gurú dirigió la organización internacional desde la Ciudad de México e incluyó a Oaxaca dentro de su proyecto.
En una entrevista publicada por Novedades el 6 de julio de 1978, el primer discípulo del sabio francés, doctor SergeRaynaud de la Ferriere, afirmó que “el mundo entrará en una nueva época porque nos encontramos en el tiempo de Acuario desde 1948 y el lapso durará dos mil años”. Habló de la importancia de la ubicación de nuestro país en el continente y el mundo, además de la gran tradición cultural y espiritual que posee en comparación con las que existen en otras partes del mundo. Se refirió a México como un centro magnético que está llamado a influir en la vida de los demás países del mundo.
En su calidad de instructor, señaló que “el hombre necesita cambiar y esto lo puede conseguir si cambia su alimentación”; aclaró que “esta actitud no es religiosa, sino cultural. Hay que dar un giro hacia el vegetarianismo”, porque quien lo practica lo hace por su salud y bienestar, tiene dominio personal.
“Hay que reeducar al mundo para que alcance la salud mental y física que por ahora ha perdido y lo tiene en aguda crisis”, dijo a su entrevistador Isaac Villalba, quien relató que el Gurú y la red internacional tienen respuestas para los grandes males de la humanidad. “El sexo se domina por moderación de los sentidos a través del vegetarianismo; la contaminación ambiental no progresa en el marco de su filosofía; el crecimiento demográfico, espanto de sociólogos y de estudiosos, no le arredra sino al contrario lo estimula, y en cuanto a la pornografía no tiene razón de existir en una sociedad mentalmente sana como la que está empeñado en construir”.
En los diálogos con sus discípulos, según refiere el Gurú José Marcelli, el maestro Estrada explicaba que “en estos tiempos los hombres andan buscando algo en qué creer y se encuentran con que hay mucho que saber. Esto es así porque estamos asistiendo a un gran cambio de orden cósmico y espiritual que se refleja sobre la tierra y nos obliga a cambiar de manera de pensar. Primero se presiente la verdad por medio de la fe, después hay que conocer la verdad por medio de una conciencia elevada”.
Con motivo del 119 aniversario del natalicio de este personaje, la Red Cultural GFU para la Fraternidad Humana realizó una semana cultural por la trascendencia humana en el Instituto de Yoga “Quinto Sol” (Armenta y López 915), donde hubo prácticas de disciplinas de desarrollo humano y conferencias sobre temas de la familia, cómo superar el duelo y finalmente el impacto de la producción y consumo de la carne en el calentamiento global.
Dentro de nuestro país, Oaxaca figura en primer plano en el mayor número de etnias, en su riqueza cultural y espiritual extraordinaria, hasta en rezagos sociales y frecuencia sísmica, pero puede jugar un papel trascendente en su transformación si se propone, claro está.