Esta semana |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Horizontes

Esta semana

 

Esta semana ha sido movida en el ámbito político nacional, primero con la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; en su renuncia señaló las políticas de quien había sido su jefe en el gobierno de la Ciudad de México, y ahora en el plano federal. De manera concreta Carlos Urzúa acusó a la actual administración de tomar decisiones de política pública “sin el suficiente sustento” y que no hubo eco para sus convicciones, como secretario de Hacienda, de que debería cuidarse que la política económica quedase “libre de todo extremismo, sea éste de derecha o de izquierda”. Y, para potenciar el efecto de esa bomba, enfatizó que en Hacienda se han nombrado como funcionarios a personajes que no tienen conocimientos en la materia, a causa de maniobras de personajes con conflicto de interés. Como quién dice, motivos le sobraron para renunciar al cargo. Sin embargo la tromba que generó esta noticia fue breve, en el mercado cambiario, la caída del peso frente al dólar tuvo una cierta recuperación en poco tiempo, a tal grado que, de tomarse solo este indicador, parecería que la renuncia del titular de la SHCP no habría causado tantas turbulencias prolongadas como se temía, habrá que ver en lo sucesivo el desempeño del nuevo secretario Arturo Herrera, y del rumbo que seguirá la política económica mexicana que por cierto, la izquierda mexicana hasta ahora carece de estrategias al respecto, aunque tenga conceptos. Aún no nos recuperábamos del golpe de la noticia cuando el mismo martes por la tarde surgió un tema distractor, nos enteramos que fue aprehendido el abogado del ex presidente Enrique Peña Nieto, Juan Collado, litigante emblemático de la defensa de los poderosos, de los intocables, fue aprehendido en un restaurante de lujo en la zona de Polanco de la Ciudad de México, a causa de una orden de aprehensión girada por un juzgado federal. Recordamos con nostalgia en días recientes cuando en las redes sociales corría el video de la boda de la hija del todopoderoso abogado, a la que asistieron desde el ex presidente Peña Nieto con su novia, hasta gobernadores, ex gobernadores, ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, hasta otros representantes de la clase política y por qué no, Julio Iglesias con su Miranda también estuvieron presentes en el evento nupcial, literalmente echaron la casa por la ventana y de pronto pasamos del sha, la, la… al amargo trago de la aprehensión de Collado quien al menos hasta diciembre habrá de permanecer tras las rejas. Y otra noticia que sorprendió, fue que Gualberto Ramírez Gutiérrez, renunció a su cargo dentro de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en materia de secuestro, de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO). Aunque se desconocen los motivos por los que el funcionario dejó su cargo, Ramírez Gutiérrez pertenecía a la citada área de la SIEDO desde la gestión del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa. Durante su desempeño participó en la investigación en torno a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapan, Guerrero. Total la semana fue sumamente movida, a ser verdad los mexicanos ya no sabemos cómo vendrán las semanas sucesivas ante un horizonte de incertidumbre, ocurrencias, y vacilaciones. Vemos con asombro las manifestaciones de policías, personal de salud, personal de la Comisión Federal de Electricidad, del Gobierno de la Ciudad de México, en fin, algo anda muy mal en nuestro país, desde el momento que los más afectados son los sectores que justamente votaron por el cambio, por la Cuarta transformación que no ata ni desata.
tere_mora_guillen@yahoo.com.mx