"Los Aristógatos" |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Horizontes

“Los Aristógatos”

 

En días reciente los 19 gatos que habitan Palacio Nacional, y que rondan el Jardín de la Emperatriz, han sido tendencia en redes sociales. Al parecer los felinos han estado a punto de ser erradicados, ya que como ocurre en ésta Cuarta Transformación, al presidente Andrés Manuel López Obrador, le incomoda la presencia de ricos, de pobres, y hasta la de los mininos, que con ojos acuciosos siguen a los visitantes del recinto, cumpliendo la función de preservar los viejos muros al ahuyentar a las ratas; sin embargo su manutención al parecer resulta onerosa al jefe del Ejecutivo, que no desembolsa ni un centavo en ellos. Sin embargo la descendencia de nuestros protagonistas más pareciera estar ligada a la aristocracia y a los aristogatos, cuya presencia podría remontarse a la época de Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota. Fernando del Paso en la novela Noticias del Imperio narra que Carlota no comía nada sin que un gato probara antes los alimentos: -”No puedo imaginar cómo me las hubiera arreglado sin la Señora Kuchacsévich y sin el gato, que probaba toda mi comida antes que yo”. Por lo visto éstos felinos con sus ronroneo, poseen mucho más historia que muchos de nuestros políticos e incluso el pedigrí y lo fifí lo traen de abolengo, y se les nota a diez metros de distancia.
Lo que es un hecho es que resulta fácil distinguir a “Kira”, a “Princesa” y “Calpurina”; “Samurai”, “Simón”, “Mamá Gato” “Bombonetes” y “Carrusel”.
En fin que como en toda historia, en ésta no podía faltar una heroína que, en éste caso resulta ser Carmen Hernández, quien solicitó el apoyo de usuarios en redes sociales para rescatar a los gatos que viven en Palacio Nacional, ella es la mujer que les brinda alimentación, cariño y cuidados, propios de las personas de bien, que velan por el bienestar de todo ser viviente, sin importar cuáles son sus raíces ni si son gatos comunes y corrientes o de angora.
Mucho podemos decir en defensa de los felinos que se comen a las ratas de cuatro patas, en cambio solo el presidente y su Cuarta Transformación, podrán contra los roedores de dos patas y la corrupción que prevalece en nuestro país.
tere_mora_guillen
@yahoo.com.mx