MORENA: El enredo legislativo |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

MORENA: El enredo legislativo

 

1.- Partido pulverizado
El primero de julio de 2018, se perfiló una nueva camada legislativa local. Con el hierro de MORENA y salvo contadas excepciones, asumieron la compleja tarea de legislar, perfectos desconocidos. Neófitos e ignorantes. Ni idea de la chamba. Una LXIV Legislatura ni siquiera de medio pelo sino de muy bajo perfil. Pero luego enseñaron el cobre. Con bombo y platillo festinaron que “es un honor estar con Obrador”, aunque nadie admitía que esa mayoría aplastante de 26 legisladores (as), había nacido con el estigma de la división y la fractura. Una vil arena pueblerina. Por ello, fácilmente manipulable. En una esquina, los 16 coordinados por Laura Estrada Mauro, alfil de Salomón Jara; en la otra, los 9 más uno, encabezados por Othón Cuevas, enclave del también diputado, Ericel Gómez Nucamendi.
El editor se perfilaba como coordinador de la bancada. Pero la tríada: Jara, Flavio Sosa y Benjamín Robles, le atajó el paso. El primero impuso a Estrada como presidenta de la JUCOPO; el segundo, encabezó el subgrupo de 3, incluyendo su hermano Horacio Sosa y el tercero catapultó al infumable presidente de la Mesa Directiva, César Morales Niño. Es decir, se repartieron el pastel a placer. La dirigente nacional de MORENA, YeidckolPolevnski, quiso cobrar el agravio y designó a Gómez Nucamendi Delegado Político en el estado. A partir de ahí, el cabildeo en los pasillos con el ejecutivo estatal ha sido un ingrediente adicional a la cerrada postura de MORENA. Y ha creado suspicacias en el grupo de Jara.

2.- Sancionados y oportunistas
La designación de la coordinación y presidencia de la JUCOPO no convenció al “Grupo de los 9”. Se quejaron, ganaron, pero le hicieron un boquete a su partido. El 31 de mayo, la Comisión de Honestidad y Justicia del partido de AMLO suspendió de sus derechos partidarios, durante seis meses, a 16 diputados (as), entre ellos a su coordinadora Laura Estrada Mauro, a su vicecoordinador Horacio Sosa Villavicencio y a su vocera Delfina Guzmán Díaz. Éstos se retorcieron como gusanos en el comal, pero admitieron la sanción. El mismo día, los diputados (as) disidentes de ese grupo parlamentario nombraron abruptamente a Othón Cuevas Córdova como su Coordinador. Lógica elemental: Estrada tenía sus derechos suspendidos, por tanto no podía estar frente a su partido.
Pero no pasó mucho tiempo y el lunes 3 de junio, la Comisión de Honestidad y Justicia cayó en el juego de Ricardo Monreal y aliados locales, Salomón y Flavio, para revertir el castigo. Le concedió la razón al grupo de “los 16” y las cosas quedaron como estaban. Los tres suspendidos que tenían funciones de mando, quedaron tal cual. No pasó nada. El “Grupo de los 9” –de 9 más uno- quedó, de nueva cuenta, como pieza de utilería. No tuvo ánimos ni siquiera para apelar a la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, y exigir que se les hiciera justicia plena. Tenían todos los elementos para acotar la “aclaración de sentencia” hasta el martes 11 de junio, pero les dio frío. Buen ejemplo de legisladores oaxaqueños que hacen leyes pero no son capaces de exigir que se cumplan.

3.- Los ganadores del enredo legislativo
En todo este enredo hay ganadores y perdedores. Fue una carambola de tres bandas en las que gana Salomón Jara, al mantener la JUCOPO y el presupuesto del Congreso Local. Hay quienes apuestan que gana asimismo, el diputado de MORENA, Gómez Nucamendi, Delegado Nacional con funciones de Presidente Estatal, al tener una fracción dividida que le permite tener una mayor interlocución con el gobernador Alejandro Murat y la mini fracción parlamentaria del PRI, que encabeza Alejandro Avilés, al imponerse a una fracción mayoritaria dividida.
Los grandes perdedores son el mismo partido de AMLO y toda su base de militantes y simpatizantes que creyeron que las cosas en MORENA serían diferentes a otros partidos políticos. El resultado es un partido dividido, fracturado y en perpetuo conflicto. Los nueve diputados(as) –más uno- seguirán penando, como la muerte en los infiernos, por falta de agallas y valor para exigir sus derechos y hacer valer la legalidad, cuando todo indica que los tribunales les darían la razón.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:
— La “revolcada” al gabinete estatal, luego de cerca de 50 movimientos en dos años y medio de gestión, lo único que ha generado son más dudas que certezas. Mientras ello ocurre, el Plan Estatal de Desarrollo y “sus ejes transversales”, siguen esperando una paz, seguridad y estabilidad que nunca llegan, para hacerlo realidad, al menos en un 10 por ciento. Es decir, reposa con un vil mamotreto, plagado de inconsistencia y más ocurrencias.

Consulte nuestra página:
www.oaxpress.info
www.facebook.com/
oaxpress.oficial
Twitter: @nathanoax