Guardia Nacional y el poder de una orden |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Patrulla de Papel

Guardia Nacional y el poder de una orden

 

El análisis lo iniciamos desde hace varios meses; el tema mereció toda lo atención; por eso, al ponerlo sobre la mesa tuvo un trato casi forense; hablar de “Guardia Nacional” desde los días donde su nombre fue “seguridad interior”, merecía la total atención del think tank.
De algo estemos ciertos, el génesis de la idea de “procurarle seguridad al estado mexicano” nos lleva al mismo origen de la idea primaria de la cuarta transformación.
Recordemos, el fundamento axiológico de la cuarta Fuerza Armada (GN) es tener perfectamente claro dónde está el espíritu de la praxis de esta Guardia Nacional y ese descansa en el dominio y la práctica de “la orden”.
Doctrinalmente; vamos al concepto “orden”; para quien ocupa la silla verde no resultó difícil explicarlo, quien a los 17 años fue sargento de cadetes de caballería dijo.
-Una orden es la emisión de un mandato; es la asignación de una misión- fue más lejos en su explicación -definitivamente; una orden es fundamental para cumplir un requerimiento estratégico, táctico y sobre todo operativo, tan importante es conocer el “camino” de una orden pues, de no dominar su know-how una “estructura organizacional” jamás se movería-
Luego entonces y ya desde un estricto sentido militar decimos “una orden no se discute, se cumple”.
No queda duda; una orden desencadena todo el procedimiento de analizar, planear, poner en ejecución e informar el resultado. Y aquí debemos llegar a la parte ética de “la orden” y esa es: la razón de ser de una orden es “ser cumplida” y la única manera para no cumplir esa es, “cuando es contra la ley”.
Va última.- Cuando una orden es cumplida a satisfacción, le sigue “otra misión” y las órdenes de esa debe ser cumplida “sin chistar”.
Hasta aquí la voz salida de aquella mesa; recogió su presencia en la silla, sus labios detrás de su gran mostacho sabido del éxito de su tesis. Pasemos al resumen.
A tiro de piedra vemos; de las tres partes humanas de la Guardia Nacional entendemos a una Policía Naval y Militar encarriladas sobre los rieles del perfecto conocimiento de una “orden”, no así con la Policía Federal, organismo totalmente fuera de esos rieles y reacio a buscar sinergias.
Los escenarios son tres; la Guardia Nacional perfectamente sabida de su génesis castrense dispuesta ya a caminar en el terreno, una Fuerza Armada buscando convertirse en una gran Policía Federal dentro de la escuela de la PF y el caótico, una Guardia Nacional totalmente dividida luchando cada uno de sus órganos por “volver” a su querencia y alma mater.
Último patrullaje.- Pareciere que la propuesta (plan) del Secretario de Seguridad y por ende cabeza del esfuerzo político de la Guardia Nacional es, provocar el deslizamiento de las Policías Preventivas Municipales hacia la atmósfera de la GN. Entendemos en Alfonso Durazo a un patriota operativo.
Balazo al aire.- Antes del espír d’corp está el conocimiento de la “orden”.
Greguería.- Lourdes se vistió de quinceañera y se deslizó sobre la pista bailando un vals literario… al fin Valdés.
Oxímoron.- Viajando quedó.
Haiku.- Sangre de San Jerónimo,
rio de bellezas; llega hasta Coyuca.