AMLO: el acceso a la información
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Es mi opinión

AMLO: el acceso a la información

 

Para bien de todos, las mañaneras del presidente Andrés López Obrador son el mejor acceso a la información, lo que no pueden hacer las fallidas autoridades de esa materia tan importante. En las mañaneras los reporteros de los medios tienen acceso directo al presidente, que es la fuente más autorizada para que los ciudadanos conozcamos la marcha de las cosas públicas de interés nacional.
Muy lejos quedaron las entrevistas exclusivas y chayoteras al gusto de los poderosos entrevistados. Recordemos aquellas entrevistas que un señor Vázquez Raña hacia a los presidentes en turno donde aparecían en restaurantes platicando como amiguitos.
En los estados sucedía lo mismo con los gobernadores y los periodistas incondicionales y sometidos al poder político gubernamental. Los alcaldes más importantes no se quedaban atrás de esa comunicación parcial y antidemocrática que no es de utilidad para la sociedad.
En las mañaneras de la “4taT” transformación los reporteros tienen la oportunidad de preguntar directamente sin guiones anticipados y autorizados por los “jefes” de prensa. Además los reporteros de portales de las redes sociales tienen igual oportunidad de hacer su trabajo en plena libertad.
Lo más importante, esa apertura al acceso a la información pública oficial, además es un medio efectivo para hacer denuncias directas al presidente de la República sobre actos de corrupción, omisiones de funcionarios intocables y de programas gubernamentales incumplidos.
Desde que se publica esta modesta columna de comentarios luchamos contra la corrupción, y para encausar una información democrática que sea de utilidad para la sociedad. Porque en una democracia, la información y la libertad de expresión son patrimonio de todos y no privilegios de grupos elitistas que no tienen interés de defender la justicia ni la equidad social y de poder.
Por eso, saludamos la firme determinación del gobierno federal para establecer reglas claras en las relaciones profesionales entre comunicadores y los gobiernos. Esta histórica apertura para informar: transmitir los hechos, y analizar sus efectos, debe ser justamente valorada por los comunicadores y por la comunidad.
Además, esta apertura pega derechito a los “chayoteros” de cuello blanco que viven colgados del erario. También la información democrática obliga a las escuelas de periodismo a mejorar sus programas de estudios. Porque los programas de estudios de esas escuelas son muy pobres en su contenido libertario, por eso padecemos periodistas sometidos a los poderosos.
No se trata de dividir a los periodistas entre malos y buenos. La idea es impulsar periodistas capaces de ser críticos en todos los temas, privilegiando siempre la libertad, la verdad, la justicia, la igualdad, la inclusión. El gran objetivo es, que ningún sector, ni persona alguna, sea invisible ante los poderosos y los gobernantes.
Sé por experiencia en los medios de comunicación, que se cometen muchas injusticias prejuzgando a los reporteros calificándolos de chayoteros, cuando los dueños de las empresas mediáticas donde ellos trabajan, hacen convenios millonarios con políticos poderosos y otros grupos mafiosos.
Esos convenios entre los dueños de las grandes empresas de comunicación y los grupos de intereses oscuros son los verdaderos chayoteros perversos. Esos chayoteros mayores y de cuello blanco, son los que dañan a la sociedad vendiendo a los medios de comunicación masiva para hacer negocios sucios en plena impunidad.
Así las cosas, es bueno saber, que no hay enemigo más peligroso para los reporteros honestos, que un reportero chayotero perverso apoyado por un patrón poderoso y también chayotero de cuello blanco. Así de claro.
Esto debería ser bien entendido por aquellos políticos que creen que todos los reporteros son deshonestos y que por lo tanto, todos merecen ser medidos con la misma vara.
Los gobernadores y los alcaldes, deben saber que una efectiva imagen pública, no se logra dando chamba a compadres o cómplices. En las direcciones de Comunicación Social deben trabajar personas experimentadas, no solo en redactar boletines, también deben ser expertos en relaciones públicas y humanas, que juegan un papel de primer orden en las relaciones entre gobernantes y gobernados.
Ese nuevo acceso a la información, es uno de los logros históricos y más importantes del nuevo gobierno federal que todos debemos valorar. Porque un pueblo bien informado, no puede ser engañado. Esto es importante. Y ¡Hay que decirlo!
“Nunca subestimen el poder de la palabra escrita”
Es mi opinión. Y nada más…
raulcampa@hotmail.com