Mario Enríquez Unda, cronista del Congreso |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Sendero

Mario Enríquez Unda, cronista del Congreso

 

Al retomar el sendero semanal, después de una breve ausencia, me entero de un reconocimiento muy merecido que le hace la LXIV Legislatura del Estado de Oaxaca a un trabajador del propio Congreso, quien a lo largo de sus 43 años de permanencia en el Gobierno del Estado se ha dedicado a servir en las diferentes responsabilidades encomendadas, más allá de los relevos legislativos y gubernamentales.

Mario Enríquez Unda (1946, Oaxaca de Juárez), profesor de educación primaria egresado de la Escuela Normal Urbana Mixta Federalizada de Oaxaca y Escuela Normal Superior de Oaxaca, así como de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, es sin duda alguna un ejemplo en el servicio público, en el servicio institucional. Lo conocí siendo secretario particular del gobernador Fernando Gómez Sandoval (1973-1974); después se desempeñó como secretario privado del mandatario estatal siguiente, Jesús Martínez Álvarez, y secretario particular cuando este mismo personaje fue secretario general del Gobierno.

Después de prestar sus servicios en el Registro Nacional de Electores y el Registro Civil del Estado, se incorporó al área jurídica del Poder Legislativo en 1998 cuando estaba en ejercicio la LVL Legislatura con el ahora notario público Javier Jiménez Herrera como presidente de la Gran Comisión.

Entre sus funciones destacan las de analista de proyectos de ley, proyectista de puntos de acuerdo, dictámenes de comisiones legislativas y exhortos a los ejecutivos estatal y federal; entrega de documentación oficial a diversas instituciones y dependencias de los gobiernos estatal y federal. Es autor de las iniciativas de Ley de Participación Ciudadana y Ley de Protección Civil para el Estado de Oaxaca, así como de la reforma al decreto relativo al escudo del Estado de Oaxaca. Participó en la elaboración de los proyectos de Ley de Protección a los no fumadores del Estado de Oaxaca y de la ley que crea la Comisión de Arbitraje Médico del Estado de Oaxaca.

Años atrás, como docente, inició sus labores en la escuela primaria Nicolás Bravo en la agencia municipal de Papaloapan, Tuxtepec, en 1963. Cuando trabajaba en la escuela primaria Ignacio Zaragoza en la comunidad de Carlos A. Carrillo, Veracruz, aprovechó la oportunidad para estudiar en las tardes en la preparatoria de Cosamaloapan de Carpio, lo que le valió para ingresar a la UABJO.

Ya en su estado natal atendió a diversos grados de enseñanza primaria en Huauclilla, Nochixtlán; San Pedro Mártir Quiechapa, Yautepec; Magdalena Mixtepec y Santa Gertudis, Zimatlán; San Sebastián de las Grutas, Sola de Vega, hasta llegar a la capital del estado, donde, dice él, “tuve la fortuna de conocer a destacados maestros y maestras como Beatriz Ávila García, Patrocinio Zaragoza, María Eugenia Castañeda de Zárate Aquino. Con afecto recuerdo a mis directores profesores Norberto Márquez, Noel León Gómez y Francisco Cisneros; a mis inspectores profesores Romeo Cid Bravo y Pedro Calderón; en la secundaria a los profesores Raúl Ramírez Mejía, Efrén Sanginés Bravo y Rafael Esteva Ricárdez; en la Escuela Normal a los maestros Delfino Techachal López, Manuel Zárate Aquino, Pascual Cervantes, Alfonso Pacheco Arango, Jorge Fernando Iturribarría, Esteban Silva y Escobar y tantos más”.

Qué bueno que el pleno reconoce la valía de los servidores públicos con los que cuenta el Congreso del Estado, sean éstos sindicalizados como en el caso del maestro Enríquez Unda o de confianza. Además de las funciones que realiza en la Cámara de Diputados desde 1998, el servidor público le ha dado un valor agregado muy importante a su nombramiento oficial para continuar en su tarea de educador y enseñanza con las nuevas generaciones que se acercan al complejo ubicado en San Raymundo Jalpan.

Es ciertamente “un acto de justicia y reconocimiento a una trayectoria, a una vida dedicada a servir con modestia, eficiencia, profesionalismo y humildad”, el que lo hayan designado como cronista del Honorable Congreso del Estado de Oaxaca, a propuesta de la fracción parlamentaria del Partido Verde Ecologista de México, integrada por las diputadas Aurora López Acevedo y Victoria Cruz Villar.

“Es una persona culta, comprometida con su trabajo; una persona que en vez de irse a su zona de confort, sigue dedicando su vida a difundir y transmitir con entusiasmo a varias generaciones el conocimiento histórico y las funciones de la labor legislativa, actividad que ha venido desempeñando durante más de 20 años en esta institución, pues cotidianamente es la persona que atinadamente dirige las ceremonias, recibe, guía, relata la historia de este Congreso y hace la crónica del trabajo legislativo a los aproximadamente más de mil estudiantes que año con año visitan las instalaciones de este recinto legislativo, así como a los visitantes de diversas regiones del estado que tienen interés en conocer las instalaciones y su historia”, señaló en tribuna López Acevedo.

Ciertamente, el maestro Mario Enríquez Unda “hace de lo ordinario algo extraordinario”.