Colaboración necesaria |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Colaboración necesaria

 

El pasado lunes, autoridades de los 110 ayuntamientos, tanto de los que se rigen por el sistema de partidos políticos, como por sistemas normativos internos, antes conocidos como usos y costumbres, se registraron y recibieron sus respectivas acreditaciones como presidentes, síndicos, concejales, tesoreros y secretarios, en un acto oficial celebrado en la explanada de Ciudad Administrativa. Ahí, los asistentes recibieron de parte del gobernador del Estado, Alejandro Murat, el ofrecimiento de que su gobierno, más allá de militancia o pertenencia política, otorgará el apoyo necesario para trabajar de manera coordinada, sin distinciones de ninguna especie. Esta afirmación revierte la postura clásica del pasado, cuando gobiernos emanados del partido en el poder, simplemente segregaban del apoyo gubernamental a todos aquellos ayuntamientos que, se decía, eran de la oposición. Es importante subrayar que, en el pasado proceso electoral, la situación cambió radicalmente en el mando en dichos ayuntamientos, habida cuenta de que la mayoría de presidentes municipales y concejales, lograron el triunfo con los colores del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), por tanto, del partido contrario a quien detenta el poder estatal.

Por lo visto pues, el ejecutivo estatal, acorde a los tiempos en que vivimos, reiteró a los miembros de los ayuntamientos que recién se acreditaron como autoridades municipales, la disposición de trabajar de manera coordinada y sin discriminaciones de ninguna especie. Esta buena disposición se vio venir desde la semana anterior cuando se dio a conocer de las reuniones que sostuvo Murat Hinojosa con los ediles ya en funciones de la capital oaxaqueña, Oswaldo García Jarquín, de Santa Lucía del Camino, Santa Cruz Xoxocotlán, Huajuapan de León, San Pedro Pochutla, San Miguel del Puerto y Asunción Ixtaltepec. No es común que el jefe del ejecutivo tenga esas atenciones con quienes inician su gestión en el ámbito municipal, sobre todo cuando la mayoría proviene de un partido diferente al suyo. Ya vimos pues que la tendencia ahora es diferente. El gobernador actúa con madurez y civilidad; con institucionalidad y parejo, justamente porque las campañas ya pasaron y a él le corresponde la delicada tarea de gobernar para todos. Nunca como hoy se impone con tanta urgencia la necesidad de que haya una buena coordinación entre los dos órdenes de gobierno.

Desabasto: Grave riesgo

Oaxaca ha sido una de las entidades del país en donde la extracción clandestina de hidrocarburo de Petróleos Mexicanos (Pemex), se ha dado desde hace más de veinte años. Sin embargo, desde que el delito se dio a conocer en noticiarios nocturnos de televisión tal parece que se trataba de un ilícito de reciente cuño. En el famoso triángulo ubicado en Puebla, es algo viejo. El robo de gasolina prácticamente quebró a la paraestatal, con una extracción diaria estimada en millones de litros y, por tanto, de muchos más millones de pesos. Las autoridades descubrieron que los mismos jefes de las bandas dedicadas a este rentable delito, tenían hasta sus propias estaciones de servicio, lo que en cierto sentido significó que había protección al llamado huachicoleo desde las más altas esferas del poder público. Es más, ahora que el presidente Andrés Manuel López Obrador tomó medidas enérgicas como el cierre de ductos y la participación del Ejército Mexicano en la salvaguarda de instalaciones estratégicas, se ha descubierto lo que siempre dijo: la corrupción en este delito grave, proviene desde la misma paraestatal. ¿Cómo se justifica la existencia de una manguera de 3 kilómetros de longitud desde la misma Refinería de Salamanca, Guanajuato?
La compra de combustible a los ladrones que debería haber sido castigada conforme a la ley, tal parece que nada se ha logrado avanzar en ese rubro. En Puebla, por ejemplo, se sabe que ediles de algunas poblaciones dedicadas al robo de combustible tenían sus gasolineras. No obstante lo loable de las acciones del gobierno de la República para combatir ese mal pernicioso que es la extracción ilícita de los ductos, el impacto lo ha resentido la población civil, habida cuenta del grave desabasto de gasolinas. Salvo algunas regiones del estado, como la zona turística de Huatulco o el Istmo de Tehuantepec, tal parece que no hemos padecido como en otras entidades el desabasto. Las imágenes que vemos de gasolineras en donde sólo se venden 100 pesos de combustible o largas esperas hasta de cuatro o cinco horas, en el Estado de México, Michoacán o la Ciudad de México, estimulan nuestra tranquilidad. Esperamos que dicha emergencia no nos pegue tan duro y que el sacrificio de la ciudadanía valga la pena para acabar con el huachicoleo y sus efectos. Ya basta de seguir solapando a delincuentes que lucran con la riqueza nacional y quiebran a una de las pocas paraestatales que algún día fueron rentables.