Esperanza esfumada
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

Esperanza esfumada

 

El lunes pasado, el exgobernador Ulises Ruiz me dijo: “hice mejores obras, más que nadie”. En buena parte tiene razón. Eso me lo dijo en vísperas de que se conociera el “perdón y olvido” para la odiada Elba Esther, la operadora de la “mafia del poder” (en palabras de AMLO antes de ser electo). Dos días después, el dueño del partido “de la esperanza” la absolvía. Fue su primera gran amnistía. De otros -Bartlett, “El Señor de las Ligas”, Ebrard, Gabino, Napito- solo olvidó que fueron depredadores del dinero público y pronto los pondrá “donde hay” para que sigan en lo mismo.

Recordé, entonces, que URO sí hizo algo sobresaliente: enfrentó abiertamente a la entonces poderosísima lideresa del SNTE.

Eran los días en que URO disfrutaba a plenitud la gubernatura de Oaxaca que le dio José Murat por acuerdos con Roberto Madrazo. El proyecto Madrazo-presidente los cohesionaba como un engranaje de reloj. Enfrentaron a la poderosa Elba Esther, pero solo abollaron su poderosa coraza. Madrazo no llegó al poder, se le atravesó “la maestra”.

Una nota de La Jornada, nos refresca la memoria. El reportero Ciro Pérez plasmó en esas fechas que Manlio Fabio Beltrones, entonces líder de la CNOP y el gobernador  Ulises Ruiz, se reunieron con grupos afines al PRI para discutir el financiamiento del partido, la precampaña de Roberto Madrazo y el futuro de Elba Esther Gordillo en ese instituto político.

“Ella lo ha reconocido en sus declaraciones; prácticamente está fuera del partido y esta misma semana se va a incentivar el procedimiento correspondiente, a partir de varios pronunciamientos y solicitudes que exigen su salida. Si ella no tiene el valor de renunciar al PRI o quiere mantener su estrategia de vulnerar a Mariano Palacios (entonces presidente del tricolor) y Roberto Madrazo, nosotros vamos a expulsarla”, advirtió Ulises Ruiz. (Fue el primer disparo de la metralla ulicista).

El golpeteo de Elba Esther contra su partido inició desde que encabezó la bancada tricolor en la Cámara de Diputados. El cargo lo utilizó para intentar dividirlo e hizo alianzas con el PAN. Se atrevió, incluso, a financiar a candidatos panistas. En esas fechas anunció la creación del partido Nueva Alianza, de oposición al PRI.

 

Embestidas

“Creo que ella ya se quedó sola en el PRI. Ella no es el magisterio y mucho menos tiene la simpatía de todos los maestros del país”, insistió el mandatario oaxaqueño. Mientras atacaba de frente al grupo anti-madracista al interior de su partido, Ulises se daba tiempo también para seguir socavando a Elba Esther.

Hoy el presidente electo es AMLO y es innegable que “la maestra” está entre las consentidas del nuevo sol lo que debe tener pávido al exgobernador URO.

Pese a los dos frentes donde entonces luchaba, Ulises salió avante en el primer round. Se habló de una encuesta a escala nacional en la que Madrazo aventaja al gobernador del estado de México, Arturo Montiel, prácticamente dos a uno, en cuyo esquema el tabasqueño perdería sólo en el estado de México y ganaría en el resto de las entidades.

Desde entonces, el enfrentamiento Elba-Ulises se avizoraba descarnado.

Elba Esther Gordillo inició esos días, de la mano del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), una serie de recorridos por el país “para analizar los problemas que enfrenta el sector educativo y evaluar la agenda sindical”. De manera alterna, las dirigencias estatales del organismo se pronuncian en solidaridad con la maestra por la situación que enfrenta en el PRI.

Es decir, la división de un partido que entonces apenas empezaba a ver su negra suerte, igual que la que Elba Esther le está haciendo ver hoy a Ulises.

Solo un dato final: la astucia de “la maestra” fue tal que a pesar de la fuerza del dinosaurio logró poner en contra de Roberto Madrazo y su mapache mayor URO, a los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE, al igual que mil 200 dirigentes magisteriales -entre senadores, diputados federales y locales, así como regidores y el propio sindicato-. Entre todos dieron el primer golpe. Frenaron la imposición que, dicen, orquestó Roberto Madrazo Pintado para que Mariano Palacios Alcocer lo sucediera como presidente del partido, cuando en realidad, de acuerdo con los mentores, el cargo le correspondía a Elba Esther Gordillo por ser en ese momento la secretaria general del instituto político. Fue la primera señal de que sin Elba Esther no ganaría Roberto Madrazo.

Desde entonces, con el poder de Elba Esther, quedó marcado el destino del PRI. Madrazo perdió ante el panista Felipe Calderón quien, una vez ungido, le entregó a “la maestra” el control absoluto de la SEP y libertad para depredar la riqueza nacional. Hoy, al operar para la campaña de AMLO, este le reintegra la preciada libertad para disfrutar su inconmensurable fortuna producto de tanto latrocinio a la sombra del poder.

Lo siento por esos chairos que creyeron que el de López Obrador sería, realmente, el “gobierno de la esperanza”.

 

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com

O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx

Twitter: @escaparate_oax

Facebook: escaparate_politico@hotmail.com