No debemos ser mensajeros de la discordia |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Opinión

Tómelo con calma

No debemos ser mensajeros de la discordia

 

• Grave crisis de credibilidad en las instituciones
• Ciberseguridad en las elecciones

Ante los álgidos tiempos que vive nuestro país inmerso en estrategias electorales, basadas en el discurso del miedo, y sustentadas en ataques, así como desacreditación de adversarios políticos para ganar votos, y polarizar a la sociedad, los comunicadores debemos informar de manera objetiva y veraz sobre los hechos.

“Los periodistas no debemos ser mensajeros de la discordia”; esta frase de autor anónimo, aunque algunos se la atribuyen a Juan Pablo II, cobra particular relevancia en los momentos que vivimos, y debemos ser los propios periodistas, quienes dejemos al descubierto la realidad de los acontecimientos, para que la sociedad tome su mejor decisión en las urnas el próximo 1 de Julio. No se trata de llamar al “voto útil”, o de que se ejerza el derecho del voto bajo amenaza de que al no asistir a emitir el sufragio, se beneficiará a uno o a otro candidato. La realidad es que para que toda la sociedad pueda opinar y expresar su sentir y sus ideas, es necesario que todos participemos en el proceso electoral eligiendo en forma responsable por quién emitiremos nuestro voto.

Tómelo con atención.- Fallos erróneos que generan desconfianza, aunado a la corrupción e impunidad en los tres poderes, han llevado a México ha enfrenar una severa crisis de confianza en sus instituciones públicas, la cual ha escalado en la última década.

Conforme a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en su reporte: “Repensando las instituciones para el desarrollo”, el organismo establece que, mientras en 2006 la proporción de población que expresaba confianza en el gobierno nacional fue de 43%, para 2016 dicho porcentaje cayó al 28%.

Eso no es todo. La confianza en el sistema judicial y los tribunales del país se situó en 32% en 2016, mientras que hace 10 años el porcentaje ascendió a 35%. Lo peor es que la cifra de mexicanos que considera que la corrupción se encuentra extendida a lo largo y ancho del país se elevó de 75 a 85% en el periodo referido.

El pasado martes, en una controvertida sesión, el Tribunal Federal Electoral, resolvió regresar a la contienda electoral al candidato independiente Jaime Rodríguez “El Bronco”, pese a los señalamientos y pruebas que mostraron que en la recolección de firmas, el regiomontano y su estructura, incurrieron en falsificación de documentos, así como otras inconsistencias que lo llevaron a no alcanzar el mínimo de firmas necesarias, para su registro como candidato presidencial. La señal para la sociedad es que continuará la impunidad, la corrupción, y que el falsear información no es impedimento para seguir adelante en la contienda electoral.

Tómelo con Interés.- El pasado miércoles se llevó a cabo el Foro de Análisis y Discusión “Ciberseguridad en las elecciones” promovido por el Doctor Juan Ramón de la Fuente, con la participación de John F. Banghart, Ex Director de Ciberseguridad del Consejo De Seguridad Nacional de los Estados Unidos, y de Lorenzo Córdova, Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral.

En la exposición se estableció que los ataques cibernéticos se dirigen a las instituciones del estado, y buscan afectar la operación además de sustraer información codificada o confidencial. Las Fake News no son necesariamente un tema de seguridad; son una estrategia y debemos de protegernos de estas acciones dirigidas.

Los ataques cibernéticos son conducidos por la delincuencia organizada, y su objetivo es tirará sistemas o redes y robar información, no el difundir mala información.
Ante un proceso electoral como el que vive México, la seguridad cibernética debe ser primordial, ante la minería de datos que se aboca ahora a descifrar y definir el comportamiento humano.
Lo que en el cine y en el pasado sonaba a ciencia ficción, hoy es una realidad. Los datos que generamos en el día a día con el uso de nuevas tecnologías, está a disposición de gobiernos, de grupos de interés, y también de la delincuencia organizada.

Los ataques cibernéticos Justo están enfocados a sustraer información de grupos para fortalecer los archivos de la delincuencia organizada.
Hay que hacer una división clara entre los noticias falsas “Fake News”, las redes sociales, y un ataque a los sistemas electorales (bases de datos del Instituto Nacional Electoral). Si bien podremos estar protegidos de un Ataque a los sistemas de contabilidad electoral, no estamos protegidos contra las Estrategia electorales que se basan en datos obtenidos de usuarios de una región determinada. Información que lo mismo puede ser usada para generar un discurso que contenga el sentimiento de la sociedad; que para intimidar o difamar a determinados actores políticos o grupos de interés.
Twitter: @Fernando_MoraG
Facebook: Fernando Antonio Mora