Ahora sí |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Opinión

¡Que conste.... los olvidados!

Ahora sí

 

Ahora sí galanes, tendrán un mecanismo para darles clases de cómo vestir, como peinarse, como andar en la onda y de cómo no mostrar la ambición que tienen para ocupar los puestos con presupuestos, nadie se atreverá a reclamarles si visten con estilo, con bigotito bien recortado para que den la paleta de niños bien nacidos y educaditos, con cortes modernos de cabellera, no como los que andan cortando en las vías del ferrocarril con vista panorámica y casquete de bacinica, no, con la modernidad de los niños bien sacados de las escuelas privadas y confesionales aunque anden saliendo a media carrera de la UNAM o del poli, que horror, los herederos del cardenismo y del infeliciaje, Tienen que vestir con productos de marca que no sean ostentosos ni se vea que se compraron en los tianguis de la colonia, por eso, en el PRI, en el PAN y en otros partidos, se contratan a asesores en vestimenta, Música, canto, teatro, locución, clase y modas, total, si no ganan, cuando menos pueden participar en esos programitas cursis donde te enseñan a medio vestir y te hacen sentir riquillo de colonia de las Lomas, pues qué chingados, pues todos tenemos derecho a parecer bien vestidos, bien comidos y bien cogidos de la mano de Dios, en los proceso electorales, total, como siempre nos hacen pentontos porque una cosa es la que nos muestran y otra cosa es con la que nos salen al final de cuentas, como en la publicidad de los niños, nos hacen pendejos con soldaditos que no corren ni matan, con muñequitas que no hacen bien el the ni la comidita… en fin, para desilusionarnos es para lo que les preparan en los partidos políticos, ya ni siquiera aparecen aquellos machotes de tejana y botín, cargando el pistolón y el puro y el coñac, no, si bien dice un cuate: desde que cambiaron, los diputados, los sombreros por las diademas, los puros por los pitillos, las pistolas por los celulares, pues nos llevó la tiznada…
Ahora, les hacen sesión de fotografías para que si fallan en el proceso electoral, cuando menos estén en las nóminas de posibles nuevos galanes y galanas, total, aunque no sepan retener los diálogos, ahora hay chícharos para que les vayan leyendo los diálogos en la telenovelas y ampliando la cantidad de pentontos y pentontas en las sesiones pues, seguramente, se podrá ahorrar mucho dinero en la producción, porque a los que andan en la política pues les interesa que los vean, no que los conozcan, porque si los conocen, los vomitan.
Y mire usted que modernizados están los chavos del partidazo, ahora, cuentan pues con una consultoría para la vestimenta, pues qué chingados, ya no se quiere ver a los candidatos cuando van a las zonas indígenas que les cuelgan cualquier cantidad de flores y les ponen cotones, aunque anden sufriendo por la calor o les colocan los ridículos sombreros llenos de cintas de colores y les dan a tomar el palo de mando o el bastón, como dicen los buenos…No, ahora ya no se permitirán esos desplantes del infeliciaje queriendo disfrazar a los candidatos como gente decente que sufre, trabaja, están mugrosos porque le chingan todo el día, apestan porque no hay agua ni para tomar menos para bañarse y pues no hay desodorantes ni perjumes buenos que aplaquen la pestilencia, así que cuando menos, ahora, por medio de la consultoría para vestir y andar en la moda, los candidatos, no sufrirán tanto, porque tendrán para cada momento y para evento una ropita que más o menos les dé un soplo de gentes decentes y no de lo que en realidad son… y si no es lo real, cuando menos es un avance, porque cuando llegan al poder pues se desquitan con todo el infeliciaje y les dan una chingas de las que no nos reponemos ni con las compras de votos o los subsidios para tragar menos mal y darnos leche de polvo que es más agua que leche o café soluble que les regalan las trasnacionales, a los dirigentes nacionales, para que les hagan publicidad…
Y qué bueno que ahora tendrán que utilizar lo que les ordenan desde la consultoría de modas y mañas del vestido, porque tendrán que comprar sacos para la temporada y no andar vestidos como “lopitos”, con corbatas pasadas de moda y sacos que rechinan de viejos y lustrosos de codos y de solapas, no, ahora, cuando menos podrán dar un aire a la economía de los sastres y de las casas de moda que venden trajecitos de tres por el precio de uno, tampoco se quiere que vistan como los altos funcionarios con trajes de marca comprados en Dubai o en el palacio de fierro… ya saben que el minero, cuando menos, da fiado, como Slim puede fiar computadoras y teléfonos… total, de todos modos los venimos pagando todos los majes que vamos a votar…y qué bueno que con el pleito entre el peje y Fox, cuando menos, no lucirán los candidatos de Guanajuato, donde la vida no vale madre, las botas con esmoquin, ni los pantalones con chaparreras, ni tendrán que comer guajolote en mole, como le hacía cada semana doña Mercedes al hijo presidente, a pesar de que pelear con doña Martha…
Y qué bueno que les darán clases para que luzcan una buena piel, la suya, no la que traen cuando andan en las giras fuera de su casa, su piel, que la conviertan en más blanca, que no sean tan morenitos, ya ven que no le gustan a Trump ni a los niños que salen de la ibero o del ITAM, que horror, tener que aguantar morenitos o medios negros en la cámara, y además, tener que retratarse a su lado para dar la impresión de que somos demócratas y no discriminadores… pues que bien que ahora les darán clases de uso de loción y no anden oliendo a vetiver o a loción de Sanborns… que bueno que la modernidad alcanza ya a los candidatos a pesar de que los miembros del infeliciaje nacional sigan en la pendeja y sin tragar ni trabajar…lo que importa en este trance es que unos cuántos cientos, lleguen a tener un buen sillón donde dormir y cobrar importantes regalías, sueldos, y puedan convertirse en riquillos, colgados de la ocasión…y por qué no, aspirar a ser senadores, gobernadores y hasta presidentes, pues, si se puede, con una buena dirección