¡Las mujeres son las que más votan! |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Opinión

Es mi opinión

¡Las mujeres son las que más votan!

 

El 17 de Octubre de 1953, cuando en el Diario Oficial de la Federación se publicó el decreto de reformas a los artículos 34 y 115 de la Constitución Federal, que incorporaba a las mujeres como ciudadanas mexicanas con plenos derechos.

Una fecha relevante, pues el derecho al sufragio permitió a las mujeres no sólo acudir a las urnas a votar, sino a también a ser votadas para acceder a los cargos de elección popular, lo que constituyó la puerta de acceso a su participación activa de sus vida política del país y su influjo directo para reconocimiento de otros derechos que la colocaron, al menos formalmente, en un pleno de igualdad frente al hombre.

De las mujeres que dieron férrea batalla para obtener el derecho al voto en la Constitución del 1917, destaca Hermila Galindo, que en su osadía, se convirtió en la primera candidata a una diputación federal en nuestro país. Mujer preparada y extraordinaria oradora, que colaboró con Venustiano Carranza en la lucha constitucionalista, junto con Edelmira Trejo, llevaron al Constituyente la demanda del voto femenino.

A más de 64 años de que las mujeres tienen derecho a votar y ser votadas, entonces es tiempo de que ellas formen su partido político y se liberen para siempre del machismo cupular en los partidos tradicionales que las marginan y les impiden acceder a puestos de alto mando político en México.
Porque mientras no tengan su propio partido los dirigentes machistas en los partidos existentes, siempre hallarán la forma de hacerlas a un lado para impedir que tomen las riendas del país. En lo personal sé que hay mujeres capaces de gobernar al país mejor que los varones que presidentes han sido.

Si las mujeres son mejores que los hombres para gobernar México, lo mismo harán gobernando los estados, los ayuntamientos y ganando mayoría en el Legislativo Federal y Congresos locales. Las condiciones políticas están a la medida para que las mujeres tomen el poder, porque son más confiables y tienen más acentuado el sentido de justicia para escuchar a los que menos tienen.

Sé también que la idea de que las mujeres funden un partido exclusivo para ellas, incomoda a los mandones en turno, especialmente a los que proponen desaparecer los Consejos Electorales en los Estados. Porque al desaparecerlos concentrarán más su poder en los partidos tradicionales e impedirán que se funden partidos nuevos que vengan a fortalecer la igualdad de género y la democracia.

Ya es tiempo que las mujeres se den cuenta de que no sólo gobiernan mejor, sino que en número son mayoría en la población nacional y en el mismo padrón electoral. Entonces, si tienen esas ventajas… ¿Qué esperan para poner manos a la obra? ¡La patria se los agradecerá!

Ya es tiempo de que las mujeres le tomen la palabra a Enrique Peña Nieto, que tanto presume en su discurso, que está dispuesto a ampliar la igualdad de género. Los gobernadores a cada rato se paran el cuello afirmando que la igualdad de género es prioridad en su gobierno.

Entonces adelante. Que las mujeres funden su propio partido y que este sea por estatutos siempre dirigido por mujeres. Asimismo, para que ese partido no sea señalado como excluyente de los varones, que los hombres podamos ser miembros, pero jamás presidentes ni investidos con alto mando. Por lo pronto, adelanto mi firma para que las autoridades electorales les den el registro. Y por supuesto, adelanto también mi voto para que las damas ganen elecciones.

Un partido de mujeres es una opción cívica electoral que permitirá a los mexicanos atacar de frente la campante corrupción de los mandones conocidos. Es una de las pocas herramientas sociales para acotar la decadencia de las instituciones nacionales que tanto sacrificio han costado siempre a los más descamisados.

Sepan las mujeres de mi país, que con su partido propio, ninguno de los partidos que ya están en las competencias les ganarían. Simplemente, porque las mujeres son las que ahora hacen ganar a los partidos, a pesar de tantas injusticias y discriminaciones que reciben. Las mujeres son las que más votan. ¿Está claro, o les guiso otro argumento? Esto es importante. Y ¡Hay que decirlo!

Es mi opinión. Y nada más…
raulcampa@hotmail.com