Hagamos lo correcto |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Opinión

Sendero

Hagamos lo correcto

 

La extesorera de los Estados Unidos, Rosario Marín, estuvo en la ciudad de Oaxaca de Juárez y dirigió un mensaje a las y los egresados del diplomado Fundamentos para la Seguridad Multidimensional, una Perspectiva de Política Integral de Prevención Social, que por su profundidad y trascendencia debería reproducirse para que lo reciban los servidores de los distintos niveles de la administración pública, y no sólo ellos sino también a quienes estamos interesados en que las cosas mejoren en Oaxaca, el país y el mundo.
Con base en experiencias vividas intensamente en el ámbito público –esta mexicana fue víctima de abuso sexual desde temprana edad; como alcaldesa de Huntington vivió de cerca la violencia y la delincuencia que protagonizaban las pandillas y siendo tesorera se enfrentó al problema de la falsificación de billetes–, externó sus reflexiones ante funcionarios del sistema de seguridad pública de Oaxaca.
En un mundo de crisis que vivimos, pero a la vez de gran esfuerzos para lograr el bienestar de los seres humanos, ella dijo que “lejos de preguntarnos qué mundo vamos a dejarle a nuestros hijos”, a propósito del diplomado sobre la prevención del delito, y como ciudadanos o padres de familia, la lo mejor sería cuestionarnos sobre “qué hijos le vamos a dejar al mundo”.
Y ella fue muy clara y directa: “Si estamos hablando de prevención, tenemos que asumir una responsabilidad para nuestra familia. No podemos ir a tratar de educar a una sociedad si no podemos educar a nuestra familia. No podemos tratar de prevenir en toda una sociedad si no podemos prevenir en nuestra familia y por eso, la ética, la honestidad, debe de comenzar en nuestro hogar, en nuestra familia. No le podemos pedir a nuestra familia que haga algo si nosotros no estamos dispuestos a hacerlo; no le podemos pedir a nadie que no cometa corrupción cuando nosotros no lo estamos haciendo. No le podemos decir a alguien que haga algo cuando nosotros no lo estamos haciendo.
“Es con nuestro ejemplo que hemos de decirle al mundo entero que aquí nosotros practicamos la honestidad, que aquí nosotros somos gente honorable, que aquí nosotros somos buenos ciudadanos. Es con el ejemplo. Con el ejemplo diario, constante, como ser humano, como mujer, como ama de casa, como funcionario público, como gobernador, como presidente. Hemos de decirle a todo el mundo que aquí hacemos las cosas bien”.
Ella les habló a las y los egresados del diplomado con sinceridad, casi de rodillas. “Yo les pido, les suplico. Hagan lo correcto, independientemente de cómo está el mundo, independientemente de que todo el mundo lo hace, ustedes hagan lo correcto”.
Puso de ejemplo las pruebas que tuvo que pasar en la nación americana, cuando el FBI la investigó rigurosamente, levantando cada piedra que ella había pisado en el largo camino recorrido, políticamente, en el gobierno, y que después de todo le reconocieron que siempre hizo lo correcto y merecía ser tesorera de Estados Unidos y el Senado la confirmó unánimemente.
“Cuando ustedes hagan lo correcto todo el tiempo”, prosiguió, “independientemente de qué, cómo, cuándo y por qué, ustedes van a poder ver de frente a la gente que ustedes aman. Cuando uno no hace lo correcto, uno siempre baja la cabeza, siempre. A mí me aterraba pensar que no pudiera ver de frente a mi madre, a mi esposo, a mis hijos. Al final del día yo podía mentirle a todo el mundo, pero no podía mentirme. Entonces hagan lo correcto siempre, siempre, siempre. Cuando ustedes hacen lo correcto pueden ver a todo el mundo con la frente bien en alto, seguro”.
Hizo notar que quienes están en la política saben muy bien de lo que se trata y es fácil asumir poses. “Para nosotros es fácil hacer lo correcto cuando todo mundo nos ve. Hacer lo correcto cuando tenemos un montón de cámaras enfrente eso es fácil”, pero no siempre cuando se está a puerta cerrada o con unos concejales, “cuando te apuntan, te señalan, te mienten, entonces es difícil. Cuando tus falsos amigos te traicionan, es bien difícil”.
Las reflexiones de la mexicana estadunidense atrajeron la atención del público donde hubo funcionarios del gobierno estatal de primer nivel, pero no bastará el haberle escuchado y aplaudido, sino llevarlas a la práctica, porque muchas cosas pueden cambiar si hacemos lo correcto, entonces, como dijo ella, “tú puedes ver al mundo de frente y primordialmente puedes estar tú frente al espejo”.
Invitó a los presentes a trabajar duramente por lo que queremos que sea Oaxaca, México y el mundo.