Transporte deficiente |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Opinión

Editorial

Transporte deficiente

 

Un proyecto que duerme el “sueño de los justos” a pesar de ser una prioridad es de la movilidad urbana en Oaxaca de Juárez y su zona conurbada, sobre todo cuando por el crecimiento en el número de unidades y rutas de los últimos años y a la problemática registrada en el sector. Lo anterior requiere una mayor planeación y regulación para elevar la eficiencia del sistema que permita respuestas a una ciudadanía agobiada por la anarquía en el transporte.

Debe considerarse de alta relevancia en la agenda pública en razón a varios factores, entre ellos, existen más de 303 mil usuarios del servicio de transporte público y el perfil indica que principalmente son jóvenes (15 a 24 años) y adultos jóvenes (25 a 34 años), caracterizados por una dinámica de vida que demanda mayores desplazamientos.

Diversos estudios han demostrado que ante el crecimiento de las ciudades es necesaria una mejor planeación con respecto a los servicios públicos necesarios para el correcto desarrollo de la sociedad. Los medios de transporte más utilizados son el autobús urbano, el taxi foráneo y el mototaxi, con la percepción ciudadana respecto al transporte público de regular a malo, desde el trazo de las rutas de transporte y la relación entre el costo pagado y el servicio recibido.

No obstante lo anterior, una intervención rápida y efectiva de la autoridad reguladora del transporte puede ser posible para modificar la percepción, ya que las preocupaciones inmediatas del ciudadano para mejorar al sistema se hallan en la esfera de la capacitación de los conductores, tanto en habilidades de manejo como en calidad del servicio. Así como el mantenimiento y renovación de las unidades que, si bien necesaria, requerirá mayor tiempo para realizar una inversión.

El tema de la seguridad en el sistema de transporte público resulta también relevante, considerando que poco más de la quinta parte de los usuarios ha sido víctima de algún delito a bordo de alguna unidad, particularmente por lo que refiere al robo o asalto.
Ante las necesidades de la población, las autoridades estatales deben atender de una vez por todas el tema de la movilidad antes de que sea tarde. Ahí esta el famoso “Sitibus” que sólo sirvió para enriquecer a unos cuantos y hoy se destruye poco a poco sin que nadie intervenga.

Garantizar agua potable

Ya se acerca la temporada de estiaje y una vez más los oaxaqueños volverán a padecer la falta de suministro de agua potable debido a que los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca (SAPAO) com o los demás sistemas, registran un déficit en sus estados financieros y enfrentan el reto de garantizar la dotación del vital líquido a 300 colonias de la capital del estado y algunas zonas de 11 municipios conurbados.
Para enfrentar con éxito este reto se necesita garantizar el abasto de agua de las diferentes fuentes de captación, la constante como permanente rehabilitación de las líneas de distribución, así como mantenimiento oportuno de las tuberías para hacer frente a la temporada de estiaje, pues en este periodo la disponibilidad del agua disminuye entre 50 y 60 por ciento.

De ahí el reto revisar los planes municipales de desarrollo para evitar asentamientos humanos arriba de los mil 610 metros sobre el nivel del mar, debido a que no es viable suministrar agua potable en esa altura, pero también se requiere regularizar las tomas clandestinas existentes que se han convertido en un serio problema para garantizar que el suministro de agua sea una realidad.

Es indudable que garantizar el abasto de agua a la capital del estado y la zona conurbada, enfrenta serios y graves problema, como el abatimiento de los niveles freáticos, la presencia de fierro y manganeso y la contaminación bacteriológica. Así como el deterioro de la infraestructura hidráulica, el crecimiento anárquico y el mal estado de la red que complica sensiblemente la distribución.

Por ello el emplazamiento constante y permanente a redoblar esfuerzos en la protección de las fuentes naturales, la restauración y mejoramiento de la red de agua potable, la captación de agua de lluvia, el ahorro y uso racional del agua en la ciudad. Como también en la captación de agua de lluvia, la construcción de represas filtrantes en la zona norte para recargar el manto freático, reforestar y promover una cultura del agua.
En especial cuando el acuífero de Valles Centrales está conformado por 11 municipios, incluyendo Oaxaca de Juárez y la mayor parte es para uso agrícola en aproximadamente 70 por ciento. El distrito centro al que pertenece la capital depende en mayor medida de la extracción de agua de pozos. Es decir, se está sacando más agua del acuífero de la que entra, mientras que la red de la ciudad es muy vieja y tiene fuga.