Notarías, minas de riqueza ilegal en Oaxaca | Oaxaca
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Especiales

Notarías, minas de riqueza ilegal en Oaxaca

Fíats notariales: despojo e irregularidades

Notarías, minas de riqueza ilegal en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

Cobros indebidos, despojo de propiedades y fortunas irregulares se generan a partir de las patentes notariales, fíats, cuya entrega, a pesar de que está regulada en la Ley del Notariado Público de Oaxaca, se mantiene como una atribución discrecional de los gobernadores, que incluso han otorgado y mantenido inmunidad judicial a los notarios que cometen delitos.

Aunque una reforma a la legislación, que se mantiene sin cambios desde 1990, es apuntada tanto por notarios como por abogados y diputados como una vía para terminar con la forma arbitraria con la que se entregan los fíats, también se plantea una duda elemental: ¿de qué sirve una nueva ley si la anterior no se respeta?

Tras más de 25 años sin atención, un primer intento para modificar la Ley del Notariado se presentó en la LXII Legislatura, donde, sin embargo, la inoperatividad de la Junta de Coordinación Política, integrada entonces por el priista Alejandro Avilés Álvarez, la panista Natividad Díaz y el perredista Anselmo Ortiz, dejó sin consenso la propuesta, que generó inconformidad del Colegio de Notarios, excluidos del proceso de elaboración.

La propuesta, “ni ellos mismos la entendían”, asegura el tesorero del colegio, Miguel Ángel Morales Amaya. El documento, heredado a la actual diputación, quedó estancado y la Comisión de Justicia lo envió a archivo.

Entre otras propuestas de esta iniciativa, se encontraba retirar al titular del poder Ejecutivo la facultad para otorgar las patentes notariales, además de regular los precios que cobran por los diversos trámites que realiza un fedatario.

Actualmente, el Colegio trabaja en una nueva propuesta de reforma a la ley con el asesor jurídico del gobierno del estado, sin participación del Congreso.

Las irregularidades

De los notarios en activo, tres fíats fueron entregados por el ex gobernador Rodolfo Brena Torres; uno por Fernando Gómez Sandoval; dos por Manuel Zárate Aquino; siete por Eliseo Jiménez Ruiz; cinco por Jesús Martínez Álvarez; seis por José Murat; ocho por Gabino Cué Monteagudo y 34 por Ulises Ruiz Ortiz.

La irregular cantidad de patentes entregadas por este último generó incluso la ruptura al interior del Colegio de Notarios, quienes exigieron la renuncia de su presidenta, María Antonieta Chagoya, notario público 78.

En una primera repartición, el 15 de noviembre de 2005, Ruiz Ortiz entregó ocho patentes; el 15 de mayo otorgó 13 más, teniendo entre los beneficiados a Lizbeth Caña Cadeza, que entre otros cargos fungió como auditora General en el sexenio, y a Carlos Salomón Velásquez Jarquín, esposo de la entonces representante de los notarios.

Entre los nombres de los notarios aparecen diversos funcionarios, uno de ellos el actual oficial Mayor del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), Gilberto Gamboa Medina, hoy con licencia, acusado en 2006 por autorizar un testamento falsificado a favor de Alicia Rojas Peña.

También está Evencio Nicolás Ramírez Martínez, quien durante el sexenio de Ulises Ruiz se desempeñó como secretario General de Gobierno y procurador del estado; su fíat la consiguió el 15 de mayo de 2007.

El funcionario firmó patentes para beneficiar a otros integrantes del equipo de Ruiz Ortiz, entre ellos Patricia Villanueva Abraján, quien había fungido como exprocuradora General del estado, y a Luis Alfonso Silva Romo, quien se trasladó al sexenio de Gabino Cué Monteagudo como director general de Notarías Públicas, cargo desde el que prometió limpiar las irregularidades cometidas por Ruiz.

La dirección la abandonó para estudiar una maestría en la Universidad de Columbia, Estados Unidos; al concluirla volvió a Oaxaca para buscar una diputación local por los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática.

En ese periodo obtuvo también la fe notarial Eduardo García Corpus, notario público 105, quien avaló la escritura de compra-venta del terreno donde se encuentra la presa Rompepicos. El acta notarial número 8022 avaló la compra en 15 mil pesos de un terreno propiedad federal por parte de Julio César Espinoza Adame.

Familias completas

También hay casos en los que diversos integrantes de una misma familia se han beneficiado con los fíats: Gilma e Índira Gamboa Escobar, hijas de Gilberto Gamboa, recibieron sus patentes durante el sexenio de Ulises Ruiz Ortiz.

De igual forma, el notario Carlos Salomón Velásquez Chagoya, hijo de la exdirectora del Colegio de Notarios, obtuvo un fíat pese a no cumplir con la edad requerida por la ley. En 2005, cuando obtuvo la patente, tenía 27 años, la ley exige 30. Hoy continúa prestando servicios como notario.

Inmunidad

Luego de la detención de dos notarios públicos en el año de 1994 por el delito de falsificación de libros, el Colegio de Notarios Públicos pidió al gobernador Diódoro Carrasco Altamirano que propusiera al poder Judicial una tesis aislada que impidiera que un notario público fuera investigado por la comisión de un delito.

Los notarios argumentaron que la Ley del Notariado es poco clara respecto al procedimiento a seguir cuando se presente una denuncia penal contra un notario.

Ante esta situación, la tesis propuesta y aceptada por el segundo tribunal colegiado del décimo tercer circuito, afirma que para que dicha denuncia “pueda prosperar, quien se estime agraviado debe ocurrir previamente por escrito al gobernador del estado; el que teniendo en cuenta la gravedad y demás circunstancias del caso, ordenará la investigación respectiva, designando para ello a un visitador, donde será oído el notario acusado”.

Esta tesis fue presentada por el ponente Roberto Gómez en el amparo en revisión 88/96 y fue aprobado por unanimidad de votos.

Esta tesis, aunque podría resultar improcedente en un juicio, es utilizada por los notarios como medio de intimidación, “para evitar que cualquier denuncia en su contra proceda; si nosotros denunciamos y nos invocan esta tesis se puede revocar, pero la mayoría no lo sabe”, explica el abogado Jesús Matías Hernández.

Los notarios, subraya, lograron que se les distinguiera de los ciudadanos comunes. Antes, con la Ley de Notarios de 1957, se les podía sancionar por la comisión de cualquier delito, ahora solo con el visto bueno del gobernador.

Nueva ley ¿Para qué?

Para el abogado Matías Hernández, lo primero que debe quedar claro cuando se analice el contenido de una iniciativa para reformar la Ley de Notarios, es que un fíat no genera una riqueza ingente.

“Un notario no gana por los aranceles o por los honorarios, ellos no ganan ahí, una hoja notariada cuesta 100 pesos, ganan porque si alguien les dice ‘mi papá murió ayer, murió intestado’, ellos le ayudan a que ‘teste antier’, ayudan a evitar un juicio, a evitar pleitos por si sale algún familiar inconforme, cobran 100 mil pesos por eso o, por ejemplo, si es una casa en el Centro Histórico, el 20% del valor de la casa, ahí ganan; incluso reviven muertos”, asegura.

Esta situación, aunada a la complacencia de las autoridades judiciales y del poder Ejecutivo, acusa, ha provocado que una notaría se convierta en generadora de riqueza ilícita y de inseguridad jurídica, “ir con un notario que no conoce es meterse a un pantano”, asevera.

Una nueva ley, continúa, sería útil, pero se requiere un elemento esencial, que se respete la que ya existe.

Entre los requisitos que exige la actual Ley Notarial se encuentran ser licenciado en Derecho, un examen de oposición público, ante un sínodo, experiencia comprobable, trabajo mínimo de un año en una notaría como ayudante. Todos esos trámites han sido saltados con la complacencia de cada gobernador.

“¿Usted cree que Mafud estuvo de ayudante en una notaría? Difícilmente sabe redactar un escrito y es notario, ¿qué seguridad jurídica va a dar en un acto jurídico?, ninguna. Hay notarios honestos, con ellos se logra trabajar, todo conforme a la ley, sus notarías tienen dos cubículos, no son ostentosas. ¿Para qué vamos a hacer una ley nueva si no se respeta la antigua?”, pregunta el abogado.

Hay de todo

La situación de irregularidades es aceptada por el propio gremio de notarios. “Hay quienes sí tienen respeto al Colegio, hay quienes no los han tratado tan bien. Hay gente que no hace su chamba bien, a lo mejor no por mala fe, sino por circunstancias de otra naturaleza”, expresa Miguel Ángel Morales Amaya, notario 75, tesorero del Colegio de Notarios.

Morales acepta incluso que se han detectado casos en los que notarios trabajan directamente con dependencias que requieren en gran cantidad de su trabajo, como el Infonavit o la Cámara Nacional de Vivienda. “No es que haya favoritismo, es que coadyuvan con ciertas dependencias, no está regulado, no nos parece correcto, pero no hay forma de regularlo”, asegura.

Sobre la iniciativa de ley, asegura que debe darse tras un proceso mucho más amplio que el que generaron diputados de la pasada legislatura. Hoy, mientras el Colegio trabaja una iniciativa con el consejero Jurídico del gobierno estatal y representantes de los tribunales Superior de Justicia y de lo Contencioso Administrativo, “los diputados no han prestado oídos, no a los notarios, sino a los gremios, que son los que conocemos el tema”.

Aunque acepta que el Congreso es la única vía para conseguir una nueva ley, asegura que hay temas que deben tener presentes y que son imprescindibles para esta labor, como la vinculación con la Ley de Uso de Medios Electrónicos y el proceso para la autorización de folios, además de su inclusión en tareas de gobierno como la regularización de tierras.

-¿Respecto a la entrega de fíats, para terminar con la discrecionalidad del Ejecutivo, cuál es la principal propuesta?
-No se ha entrado a esa parte, pero sería que se hagan los exámenes, que ya están plasmados en la ley.

-¿Hay inconformidad en el gremio por la forma en la que se entregan los fíats?

-En términos generales hemos acatado las circunstancias de cómo se han dado los fíats, hay inconformidades pero son por temas personales, son dos, o tres personas, no el gremio.

Es una misma integrante del colegio la que ha impugnado la entrega de patentes que se realizó en el sexenio de Gabino Cué. Si a ella le hubieran tocado dos o tres fíats no diría nada.

-¿Los ciudadanos tienen confianza para buscar los servicios de un notario en Oaxaca?

-La gente sabe lo que hace, es una dinámica personal, la misma gente va buscando quién le puede ser más fiel a su problema. De todo se da en la viña del señor”.