La reconstrucción en Oaxaca y Chiapas, en pausa |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Oaxaca

La reconstrucción en Oaxaca y Chiapas, en pausa

Propuestas sobran, pero hace falta voluntad por parte de los gobiernos estatal y federal para echarlas a andar y con ello beneficiar a miles de damnificados

La reconstrucción en Oaxaca y Chiapas, en pausa | El Imparcial de Oaxaca

Pese a los esfuerzos de organizaciones de la sociedad civil, diversas propuestas que generarían un proceso de reconstrucción mucho más eficiente y veloz se mantienen en la lista de espera. Un cúmulo de estas propuestas se ha concentrado en #Epicentro, una plataforma con más de 30 organizaciones nacionales y estatales adheridas que impulsa iniciativas para que se transparenten los recursos que utilizan los gobiernos tanto federal como estatal, así como que se generen trabajos con perspectiva de género y participación comunitaria.

Las autoridades federales han fallado en atender incluso las propuestas más elementales, como hacer público y homogeneizar el padrón de viviendas e infraestructura pública y privada dañada, los apoyos entregados, así como los folios otorgados y georreferenciados.

#Epicentro ha solicitado que dicha información se publique en formato de datos abiertos y estar desagregada por entidad, municipio y localidad y por sexo, edad, etnicidad y discapacidad.

“El censo de viviendas dañadas está en diferentes niveles de avance dependiendo de la entidad federativa. Una recomendación de #Epicentro es que tanto el levantamiento de las viviendas afectadas como la entrega de recursos quede georeferenciada.

Esto no ocurrió en Oaxaca y Chiapas, pero se espera se haga con la entrega de los recursos. Una vez concluidos los censos, insistiremos con Sedatu y Hacienda en la conveniencia de plasmarlos en datos abiertos en el portal de Transparencia Presupuestaria”, explica Eduardo Bohórquez, director ejecutivo de Transparencia Mexicana, una de las organizaciones que integra esta propuesta.

Partidos, confrontación mediática

Una de las propuestas que ha tenido un avance mínimo es la de que la totalidad de los partidos políticos con registro nacional renuncie a un “porcentaje considerable” del financiamiento público de los recursos asignadospara gasto ordinario y para gastos de campaña.

Tanto las autoridades electorales como legislativas, de acuerdo con la propuesta de la Barra Nacional de Abogados –una de las organizaciones que impulsa #Epicentro-, deberán establecer bases para una reforma estructural en materia electoral que permita un mejor aprovechamiento de los recursos públicos. La propuesta quedó en una riña mediática.

El 25 de septiembre pasado, el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa, anunció la renuncia de su partido a 258 millones de pesos correspondientes al 25 por ciento del rubro de presupuesto para partidos 2017 que recibiría del Instituto Nacional Electoral y retó a los líderes de Acción Nacional y del PRD, Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, a renunciar también al financiamiento público para las presidenciales.

La propuesta del dirigente priista de retirar por completo el financiamiento a partidos políticos fue criticada por la autoridad electoral, que advirtió el riesgo de que en la contienda se inmiscuyan poderes fácticos “legales e ilegales”.

Fondo único, propuesta internacional

El 27 de febrero de 2010 un sismo de magnitud 8.8 azotó Chile, generando pérdidas por hasta 30 mil millones de dólares. Su proceso de reconstrucción obtuvo uno de los índices de éxito más alto, de acuerdo con el Centro de Investigaciones de Ingeniería Sísmica del Pacífico, de la Universidad de Berkeley, EU.

El terremoto de 2010 afectó una de cada 10 casas de seis regiones. Dos años después del sismo, 65 por ciento de las casas se habían restablecido, “un índice inusualmente alto”, según el estudio. Un año después del sismo, 60 por ciento del presupuesto obtenido para subvenciones ya había sido entregado, 35 por ciento de las viviendas estaban en proceso de construcción y 5 por ciento listas. Para el segundo año, el 100 por ciento de los recursos habían sido entregados, 67 por ciento de las viviendas estaban en construcción y 37 por ciento terminadas (27por ciento eran de reparaciones y 10 por ciento a viviendas nuevas).

La propuesta aún espera

Tras el sismo del 7 de septiembre, ni el presidente Peña Nieto ni alguna autoridad federal ha pronunciado al respecto de crear un fondo único.

“No ha tenido atracción entre las autoridades o las empresas que participan de la reconstrucción. En este momento, pese a la dispersión de los distintos fondos, es necesario que la información de los distintos esfuerzos se concentre en una sola plataforma de información. Hay comunicación con Hacienda, el Fideicomiso Fuerza México, Cancillería, para este propósito”, confía Bohórquez.

#Epicentro ha pedido también a los gobiernos centrar la reconstrucción en las características de las personas, sus necesidades y su ecosistema local; involucrar a las poblaciones afectadas –con énfasis en las niñas y mujeres– en el diseño de las edificaciones, la infraestructura y los servicios que serán reconstruidos; dejar de destruir y conservar los elementos del entorno físico que se puedan recuperar en vez de demolerlos, crear bancos de materiales, reutilizar materiales obtenidos tras los derrumbes o demoliciones y gestionar adecuadamente aquellos imposibles de reutilizar; así como garantizar recursos económicos suficientes para cubrir la asistencia técnica tanto para la mejora como para la construcción de nuevas viviendas.

Estas propuestas aún esperan ser atendidas. Hoy, agrega Bohórquez, “es difícil generar un diagnóstico sobre la situación de cada uno de los municipios y estados afectados, sobre todo cuando hablamos de entidades con distintos niveles de afectación y de capacidad de respuesta. Lo primordial es asegurarnos que se cumplan las distintas tareas, no hay duda de que siempre se puede enfrentar mejor una tragedia, pero hasta ahora el hecho de que las organizaciones de la sociedad civil tengan una participación activa en la reconstrucción hace de este proceso una posibilidad de comenzar a cambiar la forma en que enfrentamos y reaccionamos ante ese tipo de fenómenos”.

 

Relacionadas: