Vive el mundo entre el dolor y la muerte
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Vive el mundo entre el dolor y la muerte

La violencia ha alcanzado a las familias: Rodríguez González

Vive el mundo entre el dolor y la muerte | El Imparcial de Oaxaca

Tras lamentar que las personas solo busquen su propio bien en lugar de buscar el bien común, el rector de la Catedral Metropolitana, Alejandro Rodríguez González lamentó que actualmente se viva en medio del dolor y la muerte.

Ante el ambiente de violencia que ha alcanzado a las familias, dijo que hoy los hombres dejaron de verse como hermanos o iguales y solo busquen su propio bien en lugar de procurar el beneficio colectivo.

Durante la misa dominical en la Catedral Metropolitana, dijo que actualmente el mundo camina en sentido contrario a lo que Dios quiere, lo que ha provocado que se tengan tantos problemas.

“Ante la falta de claridad, para elegir lo bueno, el buen espíritu para no sentir la desolación, muchas cosas se hacen supuestamente con libertad, pero no se tiene el sentimiento de estar bien”.

De ahí la importancia de analizar el significado del cordero en las escrituras, “es una representación que se tiene en los diversos libros como el levítico o el éxodo, el cual se ofrecía a Dios para su gloria, para redimir los pecados”.

En ese escenario, el arzobispado de Antequera Oaxaca ha advertido que la violencia que se registra actualmente en todo el país no cesará hasta que la sociedad asuma su responsabilidad y deje de culpabilizar a las autoridades y se dedique a sanar su ambiente familiar.

Al advertir que los ciudadanos no están libres de culpa ante el actual embate delictivo que azota a varias partes del país, dio a conocer que con sus omisiones al interior de su hogar han impedido que la inseguridad disminuya.

“¿Cuándo va a cambiar eso? Cuando nosotros sanemos nuestros ambientes familiares, vamos sanando el nuestro, no queramos sanar el de otros, vamos sanando el nuestro y nuestro testimonio tiene que hacer que los demás también luchen, se esfuercen por salir adelante”.

 

Relacionadas: