Sanear o desaparecer, el dilema en la UABJO
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Sanear o desaparecer, el dilema en la UABJO

Sindicatos y porrismo, lastres que arrastra la universidad; se debe blindarla de intereses de grupos: Carlos Sorroza

Sanear o desaparecer, el dilema en la UABJO | El Imparcial de Oaxaca

Datos

1,082,938,553

pesos, el presupuesto de la UABJO para 2020.

4,700

trabajadores

6

sindicatos: STEUABJO, STAUO, SUMA, SECUABJO, SITUABJO, SUMA

27,600

estudiantes

92%

del presupuesto se va a pago de nómina

Para el investigador, Carlos Sorroza Polo, llegó el momento de sanear a la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), económica y políticamente, además de blindarla de intereses de grupo.

Y es que desde el pasado 15 del presente mes, la administración central de la Universidad comunicó a sus trabajadores sobre la insolvencia presupuestaria para cubrir los sueldos, lo cual generó la protesta generalizada.

“Estamos ante una situación de crisis terminal o refundación de la institución de nivel superior, cuya situación adversa económicamente no es nueva, pero tampoco se previeron las consecuencias y hoy le estalló el problema al actual rector Eduardo Bautista Martínez”, afirmó.

Incluso, propuso la creación de una comisión de atención a la crisis de la UABJO integrada por representantes de la SEP, Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), gobierno estatal, rectoría y sindicatos mayoritarios como STEUABJO, STAUO y SUMA, como una forma de resolver la problemática.

Comentó que dicha comisión plural podría apoyar a la autoridad a concretar las grandes reformas pendientes que arrastra la UABJO y que en parte son el dique para que aterricen los recursos federales, entre ellas al sistema de pensiones y jubilaciones.

Sin embargo, advirtió que su integración no debe ser a largo plazo, sino inmediata para que no sea contaminada por la próxima elección de rector (mayo tentativamente) y contribuir a la estabilidad de la máxima casa de estudios de los oaxaqueños.

Sorroza Polo dijo que es hora de llevar a cabo las reformas pendientes, pero sobre todo sanear las finanzas de la Universidad para comenzar sin adeudos y enfocarse ahora sí, en la calidad educativa.

Urgió claridad en la distribución de las horas clase, prestaciones a sindicatos, transparencia en la nómina universitaria y generar una alianza con el gobierno federal, pero una vez saneada.

Explicó que otro de los factores adversos para la UABJO han sido los pseudo-estudiantes o porros como se les conoce generalmente, dado que obedecen a intereses particulares y son utilizados para control o desestabilización de la universidad.

“Los últimos cuatro o cinco rectores no lograron, ni tampoco se interesaron en detener la caída libre de la UABJO, al carecer de visión, planeación o interés de posicionarla dentro de las mejores del país”.

De nada servirán los mil 082 millones de pesos con los que contará la institución en el presente año, si más del 90% se va al pago de la nómina universitaria y no queda nada para investigación e infraestructura.

En 2018, con 51 millones de pesos asignados de forma extraordinaria, la Secretaría de Educación Pública (SEP) rescató a la universidad de un problema ante la falta de pago de prestaciones de fin de año.

 

Relacionadas: