Peregrinos y la fe por la Virgen de Juquila |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Peregrinos y la fe por la Virgen de Juquila

Miles de feligreses sacrifican su tiempo, pasan jornadas extenuantes, camina durante días, todo para agradecer los favores que reciben de ella

  • Peregrinos y la fe por la Virgen de Juquila
  • Peregrinos y la fe por la Virgen de Juquila
  • Peregrinos y la fe por la Virgen de Juquila
  • Peregrinos y la fe por la Virgen de Juquila
  • Peregrinos y la fe por la Virgen de Juquila
  • Peregrinos y la fe por la Virgen de Juquila

Igual que hace 19 años, Emilio Chávez Bautista, originario de la Ciudad de México, peregrina al santuario de la Virgen de Juquila, a donde asiste colmado de fe, pues asegura que nunca le ha fallado.

“Ya llevo 19 años caminando, la peregrinación tiene 15 años, más cuatro que vine solo”, relata Chávez Bautista, “venimos con todas las intenciones de ayudar a los peregrinos que venimos caminando, pues en el estado de Oaxaca no nos dan esas posibilidades”.

Sin importar las ampollas y el cansancio, en una semana las casi 100 personas que lo acompañan tendrán que caminar de la ciudad de Oaxaca al Santuario, movidos por la fe que genera la Virgen de Juquila.

“La primera vez que vine lo hice con personas de Zimatlán, y le agarré mucha fe porque intercedió para que me fuera bien en mi negocio”, señala el peregrino, “soy comerciante, vendo productos oaxaqueños en la Ciudad de México”, destaca Chávez Bautista.

Reunidos en el Parque del Amor de la ciudad de Oaxaca, de donde inician la caminata, los peregrinos lucen entusiastas, situación que no cambia, pues a pesar del cansancio y las largas jornadas, el precio es justo para ellos.

“Han participado hasta 100 personas, pero este año hubo vinieron menos, pues la economía no ha estado muy bien para México y muchos no pueden separarse de sus trabajos una semana, que es el tiempo que caminamos”, afirma el peregrino.

En una camioneta llevan las maletas y en otra la cocina, pues tienen que preparar alimentos para decenas de personas y los 19 años de experiencia le han enseñado que es mejor venir con todo, desde carne hasta verduras.

“En todo el tiempo que hemos caminado no hemos tenido contratiempos, hemos estado protegidos por Dios”, destaca el feligrés, “empezamos a caminar y llegamos a San Pablo Huixtepeca descansar, ahí organizamos la comida y así toda la semana hasta llegar a Juquila”.

La intención del peregrino es tener contacto con la naturaleza y darle un servicio a su alma, con lo que puede darle más amor al prójimo, “porque así el mundo será diferente”.

Agrega que, “lo más complicado es entregarte en humildad, porque el contacto humano es muy distinto a lo que persigue la vista; tú ves, pero no tienes el contacto con el sentimiento, con la persona que va caminando, vemos caminantes, pero no sabemos sus necesidades”.

Respecto a la tensión que se vive en la zona de Juquila, debido a la confrontación por El Pedimento que se disputan dos municipios, dijo no estar muy enterado, aunque no le preocupa mucho.

 

Relacionadas: