Químicos intoxican campo de Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Químicos intoxican campo de Oaxaca

Especialistas e investigadores piden evitar plaguicidas químicos y dar paso a productos orgánicos que no afecten al medio ambiente, pues el uso de agroquímicos no solo afectan los productos del campo, sino que contaminan la tierra y el agua

  • Químicos intoxican campo de Oaxaca
  • Químicos intoxican campo de Oaxaca
  • Químicos intoxican campo de Oaxaca
  • Químicos intoxican campo de Oaxaca
  • Químicos intoxican campo de Oaxaca
  • Químicos intoxican campo de Oaxaca

¿Cuánto siembra Oaxaca?

671

mil hectáreas de tierra en la entidad se destinan a cultivos cíclicos

713

mil hectáreas se ocupan para cultivos perennes

18.4

millones de toneladas, la cosecha anual

$14 mil

060 millones valor de la cosecha anual

Escasea el maíz

646

mil toneladas, producción anual de maíz en Oaxaca

220

kilogramos por año, consumo per cápita

35%

déficit de producción

Con una baja producción de granos básicos y prácticas antiguas de siembra, aunado a la utilización recurrente de productos químicos, la agricultura sustentable en Oaxaca, todavía es una lejana alternativa.

Y es que de acuerdo al Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) 671 mil hectáreas de tierra en la entidad se destinan a cultivos cíclicos, y otras 713 mil a cultivos perennes, principalmente de temporal, cosechando 18.4 millones de toneladas con un valor aproximado de 14 mil 060 millones de pesos.

Las cifras oficiales reportan una producción anual de maíz cercana a las 646 mil toneladas, con un consumo per cápita de 220 kilogramos por año y déficit de producción de 35% al año, equivalente a 226.9 mil toneladas anuales.

“La agricultura tiene muchos problemas por la falta de tecnificación en las unidades productivas pequeñas, dado que se carecen de recursos para invertir en las parcelas”, explica Flavio Aragón Cuevas, investigador en recursos genéticos del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap).

Aunado a ello explica que el uso de herbicidas se ha vuelto una práctica recurrente en el campo, básicamente para el control de maleza, facilita el trabajo y reduce la mano de obra o jornal diario.

No obstante, para el coordinador del Banco de Germoplasma del estado de Oaxaca, dicha actividad tan rutinaria en las comunidades trae consigo afectaciones, pues impacta en la milpa, al dañar, desde el maíz, pasando por el frijol, quelite, frijol y más.

“Lamentablemente todavía se utilizan herbicidas tóxicos al utilizar Glifosato y Paracuato (el primero prohibido en otros países al asociarse con casos de cáncer), son buenos porque controlan la maleza, pero son peligrosos de no manejarse adecuadamente.”

Aragón Cuevas reitera que ambos productos son de los más populares entre los productores, “cada vez es más frecuente su uso porque ya no quieren meter el machete, la coa y además se ahorran los jornales de limpia”.

Advierte que un uso indiscriminado o inadecuado de productos peligrosos contaminan los ríos, los suelos y hasta el alimento, de ahí la importancia de que prohíban su uso.

De igual manera se pronunció a favor de una agricultura sustentable, con herbicidas amigables con el medio ambiente, a través de alternativas agro ecológicas y que no son caras.

“La producción orgánica es lo que busca un nicho de mercado y su precio se eleva considerablemente, eso debe advertirlo el producto y poco a poco virar hacia esa forma de producción”.

 

NO HAY PLANEACIÓN

Por su parte, el presidente de la Federación Agronómica del Estado de Oaxaca (FAEO), Raúl Cruz Valencia, dijo que sin una adecuada planeación en el sector agrícola, es complicado garantizar auto suficiencia alimentaria.

Al año se tiene un déficit de 200 mil toneladas de maíz, pero el gobierno federal se ha dedicado a entregar tarjetas Bienestar a los productores o efectivo, pero sin supervisión de qué semilla adquieren.

Cruz Valencia lamentó la carencia de una política adecuada en el sector tanto a nivel estatal como federal, pues si hay buenos números con la producción de mango y limón se debe a la iniciativa privada.

 

HAY OTRAS ALTERNATIVAS SUSTENTABLES

En opinión del investigador Baldomero Zarate Nicolás, del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR) Unidad Oaxaca, el futuro de la agricultura es incierta si no se cambian algunas técnicas ancestrales.

Como por ejemplo, la tumba, roza y quema, práctica que erosiona y afecta los suelos en un corto plazo, para lo cual detalla el investigador, existen otras alternativas de cultivos eficientes y a bajo costo.

E identifica una seria problemática en los cultivos a campo abierto, dado que con los impactos del cambio climático, hoy en día se desconoce cuándo llegarán las lluvias, “pues ya no aparecen el día de San Isidro Labrador (15 de mayo)”.

“El uso de plaguicidas, utilizados bajo una supervisión técnica podrían ser una alternativa de control en los cultivos, pero los productores en ocasiones lo utilizan de forma errónea y se generan otros impactos”.

El CIIDIR ha desarrollado plaguicidas elaborados a base de productos orgánicos 100%, pues de los 900 pesos que costaría un kilo de producto químico, el orgánico no rebasa los 100 pesos.

Explica que con técnicas de agricultura sustentable han logrado buenos resultados en la zona de la Sierra Norte, Mixteca y Valles, en la producción de tomate, arándano y zarzamora.

“Un futuro para una agricultura sustentable debe pasar por el cambio de formas de cultivo”.

No debemos abandonar los básicos, pero a la par se puede incursionar en los frutales porque ahí está el mercado y Oaxaca cuenta con un alto potencial que no ha explotado, dice.

 

URGE VIGILANCIA

En el papel corresponde a la SAGARPA mediante el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), vigilar el uso de glifosato en acciones urbanas, de jardinería agrícola, en particular en este último para la destrucción de malezas de los cultivos de maíz, frijol, trigo, cítricos, tomate, vid, sorgo y papa, entre otros.

Dicho producto es un herbicida sistémico no selectivo de amplio espectro, utilizado para eliminar pastos anuales y perennes, malezas anuales de hoja ancha y especies leñosas en sistemas agrícolas, pecuarios, forestales y otros.

 

DIFÍCIL PANORAMA EN EL CAMPO

Es importante mencionar que en Oaxaca se siembra en promedio una superficie de alrededor de 1 millón 300 mil hectáreas, de las que cosechan 1 millón 276 mil 774 hectáreas, de las cuales 800 hectáreas se encuentran bajo el sistema de agricultura protegida (invernaderos), y cerca de 90% de la misma está dedicada al cultivo de tomate.

 

DAÑOS A LA SALUD

Algunas publicaciones advierten que la exposición de los seres humanos al glifosato ha sido vinculada a varios efectos crónicos, como defectos de nacimiento, cáncer, neurológicos.

Además de otros efectos agudos provocados por el uso directo del producto por los agricultores o por la exposición de los habitantes.

En países como Argentina y Paraguay, es un producto prohibido dado que advierten sobre su ingesta o exposición al glifosato utilizado en cultivos de soja y arroz transgénicos, han provocado daños.

 

Relacionadas: