No permiten en 50 por ciento de casas brigadas contra el dengue en Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

No permiten en 50 por ciento de casas brigadas contra el dengue en Oaxaca

Trabajadores de Vectores no pueden realizar labores de descacharrización ante la desconfianza de la ciudadanía por la inseguridad

No permiten en 50 por ciento de casas brigadas contra el dengue en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

De cada cien casas, en 50 de ellas las personas niegan el paso a las brigadas de Vectores de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) para el control larvario y descacharrización, parte de las estrategias para el control del dengue en la entidad.

Dicha situación se genera, en una parte, por el panorama de inseguridad que se vive, situación que incide en el incumplimiento en la revisión total de los domicilios a intervenir para cortar la proliferación del zancudo.

De acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), que se levantó en junio de 2019, la mayoría de los habitantes de la Ciudad de Oaxaca se sienten inseguros.

El 75.7 de la población -más de 307 mil personas-, manifestó que teme ser víctima de algún delito; solo 98 mil capitalinos aseguró lo contrario.

Este puede ser uno de los factores por los que en la entidad, las personas no permiten la entrada de los brigadistas, reconocieron representantes de la Secretaría.

Sobre el trabajo en los domicilios, el jefe del Departamento de Prevención y Control de Enfermedades Transmitidas por Vector de los SSO, Jorge Concha, contabilizó que de las 50 casas donde sí les dan paso, en un 28 por ciento aplican sus mecanismos para cortar la proliferación de la larva.

En un 15 por ciento proceden a la eliminación de los recipientes donde puede generarse el mosquito, y el resto se trata de medios controlables con la participación de los moradores quienes tiene que hacerse responsables de algunas tareas.

Mientras tanto, el rociado intradomiciliario se da cuando se está frente a un escenario más complejo o con algún caso probable a dengue, “porque el líquido no se puede usar donde sea, ya que además de los moscos, mata abejas, entre otros”, comentó.

Para el funcionario de los Servicios de Salud es importante que la población se responsabilice del contorno de sus domicilios para cortar la presencia del aedesaegypti, mosco transmisor del zika, chikungunya y dengue.

“Pero en lugar de colaborar, nuestro personal nos informa que las personas se paran en sus rejas o desde sus puertas y no permiten la aplicación del proceso o las recomendaciones”, mencionó.

Por su parte, el jefe de la Jurisdicción Sanitaria número 1, Mario Martínez Rojas, coincidió en que la delincuencia ha provocado la incertidumbre de los oaxaqueños, por eso, el personal del sector acude plenamente identificado con credencial de elector y su gafete como brigadistas.

“A veces no abren porque los horarios son en los que las personas están laborando o porque hay desconfianza y desconocimiento de las actividades y no hay tanta participación”, externó el médico.

Esto incide en que siga existiendo mosquitos en lugares donde ya pasó la fumigación hasta en tres ocasiones.

La autoridad en materia de salud intensifica la promoción para el retiro de cacharros, que se eviten recipientes donde pueda acumularse el agua que puede ser criadero.

“Para llegar a erradicar el tema no es fumigar, el tema es poder limpiar área de techos y patios y que todos asuman su responsabilidad”, comentó.

De acuerdo al reporte, en la ciudad capital existen casos aislados de dengue como en el Infonavit Primero de Mayo, en San Martín Mexicápam y otros puntos.

La autoridad en materia de salud también sostiene pláticas constantes con la autoridad de Santa Cruz Xoxocotlán por el número de pacientes que ha registrado.

 

Prefieren no reportar casos para evitar el rociado domiciliario

De acuerdo con el reporte de personal de los SSO, algunas personas evitan informar sobre casos de dengue en sus domicilios para evitar el rociado de parte del personal de vectores.

Y es que, al tener un caso probable a este padecimiento, los brigadistas acuden a las casas para aplicar el protocolo de control larvario, descacharrización y fumigación.

No obstante, el ocultar algún paciente, lleva al su registro de casos que la autoridad en materia de salud desconoce.

Los responsables de los programas hacen un llamado a la población en reportar casos probables para que, por lo menos, lleguen a fumigar en zonas aledañas al domicilio del paciente.

El dengue puede presentarse en sus dos modalidades, el clásico y el hemorrágico o ahora conocido como no grave y con síntomas a grave. Hasta la semana epidemiológica 34, los SSO reportaron 601 confirmados.

 

Relacionadas: