Alerta por suicidios de niños y adolescentes en Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Alerta por suicidios de niños y adolescentes en Oaxaca

Violencia, ciberbullying y adicciones generan conductas de riesgo que tienen que atenderse antes de que sea irreparable

  • Alerta por suicidios de niños y adolescentes en Oaxaca
  • Alerta por suicidios de niños y adolescentes en Oaxaca
  • Alerta por suicidios de niños y adolescentes en Oaxaca
  • Alerta por suicidios de niños y adolescentes en Oaxaca
  • Alerta por suicidios de niños y adolescentes en Oaxaca
  • Alerta por suicidios de niños y adolescentes en Oaxaca
  • Alerta por suicidios de niños y adolescentes en Oaxaca

Aunque los orígenes que conllevan a una persona a suicidarse son múltiples, en los últimos años los especialistas han identificado que la violencia, ciberbullying y adicciones son factores fundamentales sobre el aumento de casos principalmente en niños y adolescentes.

A nivel internacional datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), revelan que cada 40 segundos se presenta un suicido, mientras en México este fenómeno representa ya la segunda causa de muerte de adolescentes de 15 a 19 años de edad y en Oaxaca se han detectado conductas suicidas hasta en niños de 9 a 10 años de edad.

 

EL SUICIDIO

La psiquiatra Adriana Xóchitl García Luna, directora de la Clínica Valle de San Dionisio, unidad especializada en el tratamiento de adicciones y salud mental, explicó que el suicidio se califica como un evento que sucede al instante “con diversos factores de riesgo”.

“Existen muchas formas y características que nos pueden dar pauta para visualizar que una persona puede tener conductas suicidas, el hecho de que se aíslen por ejemplo, los cambios de conducta, así como los trastornos afectivos del ánimo como depresión, proceso de ansiedad, consumo de sustancia que son factores determinantes, conductas explosivas o que tienen pobres habilidades sociales”.

La especialista explicó que cuando se detecta a tiempo estas características se puede intervenir con trabajos de habilidades sociales, “pero lo primero que debemos hacer es conocer las causas, porque también puede originarse por el consumo de sustancias prohibidas como drogas, para todo esto hay tratamientos que no son totalmente farmacológico, existen otros métodos como la psicoterapia, ejercitarse, llevar una alimentación saludable, hacer otros tipo de actividades como establecer redes de amigos”.

“Muchas personas no aparentan estar tristes, se guardan sus emociones y estos son detalles que dificulta detectarlo, pero hay que estar muy atentos, la comunicación familiar es sumamente importante; nosotros como especialistas nuestra primera red de apoyo que tenemos es la familia, cuando hay buena comunicación, la familia se da cuenta de cambios, por lo más mínimo que sean”.

Dijo que la tecnología es otro factor importante que se debe tomar en cuenta para evitar el aumento de estos casos “porque ahora entre los niños y adolescentes el ciberbullying es un factor de intentos o de suicidios, es uno de los fenómenos más agresivos porque es un acoso a domicilio, antes hablábamos de acoso dentro de las escuelas, pero actualmente los agresores se pueden encontrar en las redes sociales, por eso se debe tener mucha comunicación con los niños”.

García Luna reiteró que las causas son variables, “estos eventos se pueden dar en cualquier momento y temporada del año, pero casi siempre hay manifestaciones como de la depresión que incrementa la tendencia suicida”.

 

VIOLENCIA GENERALIZADA, FACTOR PREOCUPANTE

Para la psicóloga de la Clínica, Berenice Carrasco Macías, el contexto de la violencia generalizada que se vive en el país, puede ser otro factor preocupante en el aumento de suicidios, principalmente en niños de 9 a 10 años de edad.

“Actualmente estamos viviendo un índice de violencia muy elevado, donde el narcomenudeo va aumentando y al ingerir drogas, a los adolescentes les genera inseguridad y preocupación, los estudiantes se ven vulnerables porque pueden recibir amenazas en sus entornos, eso también los lleva a pensar que la mejor salida es quitarse la vida”.

Destacó que a través de la Clínica Valle de San Dionisio, donde se atienden de manera especializada a pacientes con adicciones y salud mental, llevan a cabo pláticas en las diferentes escuelas del estado para evitar que este fenómeno continúe afectando a las nuevas generaciones.

“Por ejemplo, en las escuelas se pueden detectar varios síntomas como el aislamiento de los estudiantes, el desempeño académico empieza bajar, en la casa están muy irritables, ya no les parece nada, dejan de comer o empiezan a ingerir mucha comida y su forma de caminar cambia de un momento a otro”.

“También se puede detectar cuando las personas comienzan a platicar de sus vidas, dicen que ya no tiene sentido o sienten que ya no le encuentran solución a nada y se ven en situaciones de desesperanza. Al final, el suicidio es la respuesta ante una crisis que estamos experimentando y que no le encontramos una salida o factores de protección que nos pueda ayudar a ir confrontando todos estos conflictos emocionales, sociales, incluso culturales en el medio donde estamos viviendo”, mencionó.

Dijo que esta situación no respeta clases sociales ni rango de edad. “Todos en algún momento de nuestras vidas lo hemos pensado cuando tenemos una situación difícil, no distingue género, estatus económico o situación social por eso es importante estar siempre en comunicación con los seres queridos”, afirmó Carrasco Macías.

Expuso que en los hombres los métodos que se utilizan para consumar un suicidio son más violentos que en los casos de las mujeres, quienes acuden más a la ingesta de medicamentos o cortes en las venas para desangrarse.

 

Problema de salud  pública en el mundo

Cada año se suicidan casi un millón de personas, lo que supone una tasa de mortalidad “global” de 16 por 100,000 habitantes, o una muerte cada 40 segundos.
En los últimos 45 años las tasas de suicidio han aumentado en un 60% a nivel mundial.

El suicidio es una de las tres primeras causas de defunción entre las personas de 15 a 44 años en algunos países, y la segunda causa en el grupo de 10 a 24 años; y estas cifras no incluyen los tentativas de suicidio, que son hasta 20 veces más frecuentes que los casos de suicidio consumado.

Se estima que a nivel mundial el suicidio supuso el 1,8% de la carga global de morbilidad en 1998, y que en 2020 representará el 2,4% en los países con economías de mercado y en los antiguos países socialistas.

 

Relacionadas: