Rechazan recorte a becas en área médica a Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Rechazan recorte a becas en área médica a Oaxaca

En la entidad unos 800 pasantes de medicina, enfermería, odontología y de otras áreas de la salud no recibirán una beca que los ayudaría a solventar gastos de manutención durante su servicio social en comunidades alejadas

Rechazan recorte a becas en área médica a Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

AFECTADOS POR RECORTE EN OAXACA

236

de medicina

212

enfermería

180

de odontología

235

internos

En la URSE

280 alumnos no recibirán becas

Autoridades de instituciones de enseñanza del nivel superior lamentaron los recortes que el gobierno federal anunció a partir del 1 de agosto, en las becas de pasantes del servicio social en carreras del área blanca como medicina y enfermería.
Tan solo en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) y la Universidad Regional del Sureste (URSE), más de mil egresados del área de la salud se verán afectados por estos recortes.

De la UABJO más de 800 pasantes se verían afectados: 236 de Medicina, 212 de Enfermería y 180 de Odontología, más 235 internos que también corren el riesgo de verse perjudicados; en la segunda, 280 serían los estudiantes que no reciban sus becas completas.

Para el rector de la URSE, Benjamín Alonso Smith Arango, el recorte del 50% a los apoyos de los estudiantes del área blanca representa una mala decisión, “porque hay muchas necesidades en la entidad y el país”.

“Los del servicio social se van a comunidades alejadas y de alta marginación. Los que se les da actualmente apenas si les alcanza para la renta, alimentación y viajes; hacen un trabajo útil y representan una mano de obra que debe ser remunerada”, dijo.

El rector señaló que si a los jóvenes que se encuentran en otras condiciones se les darán apoyos monetarios para que se preparen, el Gobierno federal debe mantener las becas a los que están preparados y hacen un trabajo social útil a la sociedad.

Además de considerar que esta decisión representa una gran injusticia para los pasantes, dijo que también podría afectar la calidad de los servicios, sobre todo en las comunidades alejadas y de alta marginación.

Pablo Chagoya, director de Asuntos Estudiantiles de la URSE, expuso que estos recortes del Gobierno federal afectarán hasta un 40% de los egresados (280) del área de la salud, que este año no alcanzarán la beca que se tenía como apoyo durante su servicio social en las comunidades.

“Esto es complicado porque a pesar de que la URSE es una institución particular y la que más bajo costo tiene en las colegiaturas, muchos de los estudiantes hacen un gran esfuerzo para pagar una mensualidad”, dijo.

Ante este anuncio federal, las autoridades de la URSE buscarían alternativas como las becas de vinculación, con las cuales la institución absorbe el costo de las becas para que los alumnos puedan realizar el servicio social y no tengan dificultades.

Explicó que al menos el 90% de los egresados del área blanca se va a comunidades indígenas y de alta marginación, ante la necesidad de mano de obra que se requiere, sin embargo, el Gobierno federal ya anunció un recorte a sus becas, así como la reducción de plazas de internado en el país.

Los pasantes del servicio social de otras carreras como Odontología, Nutrición y Psicología también se verán afectados, porque las nuevas disposiciones del Gobierno federal contemplan que a estas carreras se les cancelará las becas en su totalidad.

Repercutirá en la salud de la población

Por separado, el director de la Facultad de Medicina y Cirugía de la UABJO, Luis Manuel Sánchez Navarro, expuso que las instituciones afiliadas a la Asociación Nacional de Facultades y Escuelas de Medicina ya están al tanto del recorte al presupuesto de las becas y espacios a los pasantes del servicio social, lo cual podría repercutir en la salud de la población.

Consideró necesaria una alternativa para resolver la situación asistencial de los médicos pasantes que van a comunidades en los centros de salud, donde se les requiere constantemente.

Adelantó que los directores de la Asociación ya elaboran un documento para entregarlo a la SEP para tomar cartas en el asunto, porque si un pasante de servicio social recibe a la fecha entre 2000 a 2 mil 500 mensuales, a partir del 1 de agosto se reducirá a la mitad en el caso de Medicina.

Resaltó que las becas en sus inicios fue en apoyo a los pasantes que acudían a las zonas donde eran necesarios los médicos, sobre todo en 370 municipios de alta marginación en el caso de Oaxaca.

“Es una dinámica difícil de resolver y tenemos que buscar solución a la problemática”, insistió, luego de señalar que tan solo en este año se tendrá un egreso de 236 estudiantes de Medicina, de los cuales muchos solo recibirán la mitad de la beca y otros más no tendrán espacios.

Un error, cancelar el Seguro Popular: Frenk

El objetivo del presidente Andrés Manuel López Obrador de desaparecer el Seguro Popular se basa en un diagnóstico erróneo, aseguró Julio Frenk Mora, rector de la Universidad de Miamia y ex secretario de Salud durante el sexenio de Vicente Fox.

“Se está partiendo de un diagnóstico catastrofista, de que estamos en una emergencia sanitaria, no es cierto, decir que en estos 36 años –en el periodo que se ha llamado neoliberal-, que la salud se ha deteriorado, no es cierto, eso es una afirmación totalmente falsa. Con nada de esto estoy tratando de decir que estamos bien, hay muchísimas cosas que mejorar”, expresó.

Frenk Mora recordó que durante su gestión como secretario de Salud se creó el Seguro Popular con base en estudios cuidadosos a los que siguieron una prueba piloto de dos años en cinco estados para, finalmente, en 2003, con el voto de todos los partidos, avalar su puesta en marcha a nivel nacional.

En ese entonces, recordó, México estaba escindido en dos grupos, “dependiendo de la posición social de la población, en ese entonces había 100 millones de habitantes, 50 millones tenían un trabajo asalariado y por ese simple hecho estaban asegurados con el IMSS o con el ISSSTE. La otra mitad eran trabajadores no asalariados y sus familias, campesinos, pequeños comerciantes, profesionistas en el ejercicio libre de su profesión”.

El exfuncionario señaló que con la operación del Seguro Popular se logró una cobertura médica del 82% de la población de México y se lograron los mayores incrementos en la historia en el presupuesto de Salud, en coordinación entre los gobiernos federal y estatales, que por ley conocía cuál era el monto que debían aportar.

“Por el bien de la gente más pobre es fundamental que las autoridades entiendan el valor estratégico que tiene esta legislación en la negociación del presupuesto, con las autoridades hacendarias, federal y estatales, porque está en ley, ya no es producto de estar negociando. Sacrificar este mecanismo en el altar de algún prejuicio ideológico es cometer un acto de suicidio presupuestal, porque se va a eliminar el instrumento que ha permitido que la Secretaría de Salud y que el gasto para la gente que antes no tenía seguro haya sido el área del gobierno federal que más ha crecido”, expresó.

Respecto a las nuevas propuestas para mejorar el sistema de salud, expresó que se debe transitar hacia un seguro universal.

“Lo que estoy oyendo del presidente López Obrador es un modelo tipo de los países escandinavos, con mucho pluralismo.

Lo que se puede hacer en México es integrar el financiamiento en un solo fondo, un seguro universal, que el IMSS mantenga su aparato prestador, el ISSSTE puede tener su aparato prestador, los estados pueden tener su aparato prestador, los institutos públicos, la clave es que todo mundo, todo ciudadano puede usar cualquier instalación con libertad de elección”, señaló.