Convierten afluentes de vida en cloacas
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Convierten afluentes de vida en cloacas

“Los escenarios globales ahora son apocalípticos. La contaminación del agua y la invasión de construcciones informales en los cauces de los ríos son un peligro para la gente”, asegura el arquitecto y urbanista Nahuel Beccan

Convierten afluentes de vida en cloacas | El Imparcial de Oaxaca
????????????????????????????????????

Es urgente cambiar la visión acerca de los recursos naturales, en específico de los ríos, para participar en su cuidado y conservación, alentar una mayor conciencia, educación sobre el valor del agua. La tarea es ardua y la formación debe comenzar desde temprana edad, en las escuelas y en las universidades.

Especialistas afirman en Oaxaca hay ríos como el Salado y el Atoyac que se encuentran muy contaminados, pero hay otros como el San Felipe, Valiente y Nazareno que a pesar de enfrentar serios problemas aún se pueden salvar.

El cuidado de los caudales no sólo es responsabilidad del Gobierno del Estado y de la Federación, también es compromiso de cada uno de los ciudadanos, pues debe existir una toma de conciencia para revalorar los recursos naturales.

Nahuel Beccan Dávila, arquitecto y urbanista, admite que recuperar el esplendor de los ríos es una tarea muy difícil y muy costosa pero se puede iniciar con pequeñas acciones.

El experto recalcó que se puede comenzar con rescatar pequeños arroyos y riachuelos y sanear el agua y de esta manera demostrar que si es posible convertirlos nuevamente en fuentes de vida.

Beccan explicó que posteriormente es necesario llevar a cabo acciones más grandes para rescatar ríos completos, como el río Atoyac y el río Verde que son muy grandes y el costo para sanearlos sería enorme, pero es posible rescatarlos.

El especialista holandés advirtió que no hacerlo sería catastrófico.

“Los escenarios globales ahora son apocalípticos. La contaminación del agua y la invasión de construcciones informales en los cauces de los ríos son un peligro para la gente. Es apocalíptico sino se hace algo pues amenazan más enfermedades, más desastres, más contaminación, más muertes, por eso es necesario actuar”.

Entrevistado en el marco del Taller de Diseño Ciudades Resilientes: Conservación Ríos Nazareno, San Felipe y Valiente dirigido a catedráticos de la Facultad de Arquitectura CU de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), estableció:

“La recuperación de los ríos puede contribuir a un desarrollo vital y sostenible y a la renovación urbana de la ciudad de Oaxaca de Juárez, ya que estos cuerpos de agua son un elemento lineal que unifica las partes de la ciudad e interactúa con funciones esenciales de la misma y se puede convertir en un elemento ecológico fundamental”.

La visión de rescate del agua incluye ecología, paisaje y conciencia, cultura y turismo y desarrollo urbano y economía. Lo anterior implica que se tomarían en cuenta aspectos tan diversos como la geografía, las características medio ambientales  relacionadas con el río y la vida silvestre que en armonía encaminarán al desarrollo sostenible.

Beccan Dávila consideró indispensable alentar una mayor conciencia, educación y formación sobre el valor del agua, tarea que empieza desde temprana edad en las casas, en las escuelas y en las universidades. “No sólo es responsabilidad del Gobierno sino también una responsabilidad de cada uno de nosotros. Debe existir una toma de conciencia sobre qué significa el agua para nuestra sociedad”.

Aseguró que en el taller se busca revisar metodologías para alentar la participación de todos los sextos, pues, dijo, el gobierno mexicano tiene un sistema participativo donde se llama a la sociedad a contribuir en estos temas, pues en Holanda la sociedad participa constantemente en el diseño de proyectos de dar ideas”.

Urge retomar Cultura del Agua

El también arquitecto y urbanista, Edmundo Morales Ramos aseguró que en este taller se busca vincular a la UABJO en una nueva dinámica para transmitir el conocimiento a quienes están egresando, en problemas de resilencia y en especial de los ríos, debido a que tradicionalmente se están utilizando como las cloacas o los basureros de la ciudad, cuando fueron los que dieron origen y deberían de dar vida.

El urbanista destacó que hoy se observa el rescate de los ríos a través de acciones innovadoras, ya que con la participación de reconocidos especialistas y unido con el conocimiento de los oaxaqueños se puede revertir esta situación.

“Sabemos de la cultura ancestral para el uso del agua que en algunas veces la cortamos y la olvidamos, pero debemos retomarlas para crear una nueva cultura del agua”.

Morales Ramos explicó que se trata de avanzar en los aspectos generales de los 17 objetivos de la Agenda 2030, y en especial de los objetivos seis relacionados con el agua limpia y saneamiento y 11 de ciudades y comunidades sostenibles, además de los planes nacionales de desarrollo urbano y vivienda que mencionan entre sus ejes el tema del agua.

“En el caso del río San Felipe, ha sido invadido totalmente en sus zonas federales pero aun tiene espacios rescatables. Esto ha ocasionado situaciones de riesgo pues al estrechar el cauce hace que el río tome fuerza y el caudal se encajona en espacios donde el volumen tiende a buscar una salida provocando serios daños como ya ha sucedido en los años 2010 y 2012”.

Aunado a ello, admitió que los residuos que genera la misma ciudad como son basura, escombro, aguas negras son vertidos a los ríos sin ningún tipo de  tratamiento y no se ha tenido por parte de las autoridades la determinación de actuar de manera eficiente y decida.

En el caso del río Nazareno, agregó, tiene mucha presión por parte de los asentamientos que se están dando en Santa Cruz Xoxocotlán y recalcó que podría ocurrir una desgracia en caso de que no se adopten las medidas necesarias.

En este escenario, en muchos casos la vivienda no es digna ni segura ya que se construye en los cauces de los ríos con lo cual se provoca problemas y riesgos para los habitantes, dijo el experto.

“A pesar de tal situación en Oaxaca hay grandes posibilidades de recuperar los ríos y devolverles su identidad, frenar la presencia de aguas negras y basura, para convertirlos en verdaderos corredores de biodiversidad que ayuden a recuperar su flora nativa. Hay que cambiar la visión de nuestros ríos para participar en su cuidado y conservación”.

“Los maestros tienen un rol académico muy importante con la sociedad y formar alumnos para acercarlos a temas tan importantes como el aprecio por el agua y el ordenamiento”.

La educación es esencial

Los especialistas recalcaron que para generar un verdadero cambio es necesario que los docentes mantengan continua preparación y  puedan incidir en las políticas públicas, desde la formación de los nuevos profesionistas hasta buscar la coordinación interinstitucional y la voluntad social, además de inculcar un cambio de perspectiva hacia el agua, ver los ríos como fuente de vida y no darles la espalda.

La resilencia es un concepto que, aplicado a las ciudades, consiste en que éstas tengan la capacidad para prepararse, resistir y recuperarse frente a una crisis.

Los desastres naturales, como incendios, terremotos e inundaciones, y los problemas que pueden presentar ciertos sistemas, como el de agua potable y transporte, son algunas de las crisis a las que las ciudades pueden enfrentar.

Además, la consideran una característica que hace que las ciudades aprendan de estas experiencias críticas y posteriormente se prevengan y no se repitan, como una manera de promover el bienestar de los habitantes.

6 de cada 10 ríos están contaminados

¿A quiénes afecta?

La contaminación de los cuerpos de agua afecta directamente a las comunidades que viven cerca de los ríos, lagos y otros afluentes porque provoca daños a su salud y sus fuentes de alimentos. Además representa un alto costo para la sociedad en su conjunto: entre más agua sea contaminada en los afluentes, más costoso será potabilizarla, llevarla a las ciudades y atender los impactos que deje en las comunidades y en el medio ambiente que fueron afectados.

Fuentes de contaminación

Existen tres fuentes principales de contaminación de los recursos hídricos:, las aguas municipales los lixiviados de los basureros (líquidos que se producen por la descomposición de la basura y que se filtran al suelo contaminando los acuíferos); y las aguas resultantes de las actividades productivas, principalmente la industria, agricultura y actividad minera.

La industria sucia y tóxica

Algunas sustancias vertidas por la actividad industrial en los ríos y lagos del planeta son altamente tóxicas y tienen afectaciones directas a los seres vivos y la salud humana. Algunas de ellas  pueden causar disrupciones hormonales (alteraciones bruscas en las funciones hormonales), afectaciones al desarrollo del feto o cáncer. En la mayoría de los casos, existen sustancias inocuas alternativas.

  • El río Atoyac es uno de los más contaminados de la entidad.
  • Al río son arrojados diariamente desechos sólidos.
  • El arquitecto y ubanista Nahuel Beccan Dávila durante su ponencia.
  • Las riberas del río recientemente fueron invadidas por la basura.
  • En la márgenes del río Atoyac hay asentamientos irregulares.
  • En las orillas del río hay gran cantidad de basura.
  • Por el caudal del río Atoyac corren aguas negras.
  • El río San Felipe representa un peligro para miles que habitan en sus márgenes.
  • También el río San Felipe ha sido contaminado.

 

 

Relacionadas: