Aumentan indigentes en zonas de afluencia turística de Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Aumentan indigentes en zonas de afluencia turística de Oaxaca

En las inmediaciones del templo de San Agustín, el parque Labastida o el parque Morelos, varios indigentes o personas alcoholizadas se mantienen en la zona sin que intervengan las autoridades.

Aumentan indigentes en zonas de afluencia turística de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

En plena temporada vacacional de Semana Santa, diferentes zonas de afluencia turística de la ciudad de Oaxaca han sido invadidas por personas en situación de indigencia o en estado de ebriedad.

Desde temprana hora, en las inmediaciones del templo de San Agustín, el parque Labastida o el parque Morelos, varios indigentes o personas alcoholizadas se mantienen en la zona sin que intervengan las autoridades.

Y aunque varios se han mostrado agresivos o acosan a los transeúntes, los elementos de vigilancia y seguridad no intervienen para su retiro, al asegurar que estos regresarán horas más tarde o al día siguiente.

En el Parque Labastidaal menos una decena de hombres adultos ingiere bebidas alcohólicas y se adueñan de las banquetas del lugar, además de asearse y hacer sus necesidades fisiológicas en la fuente.

Ante la mirada de cientos de visitantes nacionales y extranjeros, así como propios de la entidad, los indigentes pasean por las principales calles del primer cuadro de la Ciudad, donde se dedican a pedir dinero.

A unos metros donde apenas se inauguró la Expo Feria artesanal de Semana Santa 2019, personas en estado de ebriedad esperan el paso de turistas extranjeros para seguirles el paso y solicitarles algunas monedas.

Algunos elementos de la Policía Municipal apenas sí intervienen, porque solo se acercan para advertir a los indigentes que no molesten a los turistas, pero no para que se retiren por completo del lugar.

En las inmediaciones de la Iglesia de San Agustín pasa lo mismo, pese a que elementos de la Policía Estatal habían asegurado que ese espacio ya era seguro y libre de personas en estado de ebriedad.

Las calles del Centro Histórico de la ciudad, además de decenas de puestos ambulantes, ofrecen a los turistas la imagen de hombres alcoholizados a cualquier hora del día.