Cuidan riqueza de los bosques en San Pedro El Alto
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Cuidan riqueza de los bosques en San Pedro El Alto

En esta comunidad de la Sierra Sur los apoyos del gobierno son nulos, pero eso no importa cuando la población entera cuida de su patrimonio natural y al mismo tiempo crea una célula productiva que los aleja de la marginación.

Cuidan riqueza de los bosques en San Pedro El Alto | El Imparcial de Oaxaca

A 35 años de haberse creado la Unidad Económica Especializada de Aprovechamiento Forestal de esta comunidad enclavada en la Sierra Sur, actualmente es un referente a nivel nacional en materia de sustentabilidad social, económica y ambiental.

El manejo forestal que se lleva a cabo desde 1984, ha permitido a los comuneros contar con fuentes de empleos, conservar sus bosques y no depender de los programas gubernamentales para abatir el rezago social que llega a cuenta gotas en estas comunidades indígenas.

Manejo forestal
Moisés Raúl Hernández Cortés, director técnico forestal de San Pedro, explicó que tras obtener la resolución presidencial en 1954, en esta zona de la Sierra Sur comenzó el aprovechamiento de los bosques a través de la Compañía Forestal de Oaxaca.

“Esta Compañía intervino hasta 1980, posteriormente en 1984 la comunidad se organizó y retomó esta actividad forestal, en ese mismo año creó la Unidad Económica Especializada de Aprovechamiento Forestal de San Pedro el Alto, que es la que organiza los trabajos forestales desde el programa de manejo y la venta de los productos”.

El especialista en el área forestal, expuso que en los inicios del proyecto la misma comunidad no creía que sus bosques pudieran reverdecer después de ser intervenidos, mediante una técnica de regeneración natural.

“Fue una resistencia muy fuerte de los comuneros porque cuando se quitaban los árboles de los bosques pensaban que nos estábamos acabando el bosque, porque no tenemos una cultura forestal, ahora ya no, ya saben cómo se hace pero nos costó cerca de 20 años para que ya entendieran el por qué se hace este manejo, ellos son los que ahora ven los resultados y avances porque ya hay beneficios económicos, pero lo más importante es que hay beneficios ambientales, tenemos un mejor bosque”.

Hernández Cortés, señaló que a más de tres décadas de haberse iniciado con esta actividad, “hemos crecido 100 veces de como iniciamos, nosotros iniciamos aprovechando mil metros cúbicos, actualmente aprovechamos 100 mil metros al año, a nivel nacional somos la tercera comunidad en volumen aprovechado”.

“En Oaxaca somos la comunidad número uno en aprovechamiento maderable, para llevar a cabo todos los trabajos contamos con toda la infraestructura como la apertura y mantenimiento de caminos para el corte, extracción, carga, transporte y dos aserraderos”.

La madera que se extrae de la zona se envía para su comercialización en estados como Puebla, Ciudad de México, Veracruz, Yucatán, Quintana Roo y en las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Tamaulipas.

“Hay mucha demanda nivel nacional, incluso hay un gran déficit en el mercado nacional, por eso países como Chile, Brasil y Estados Unidos, mandan madera para México, la que se produce acá no alcanza”.

Desde el campamento conocido como la Cofradía, los técnicos forestales y los comuneros vigilan para que se cumplan con todas las normas mexicanas que exige la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Para esta zona se aplica un sistema de conservación y desarrollo silvícola que consiste en la selección de los arboles padres, cortes de regeneración, aclareos y podas para obtener árboles de mayor calidad.

“En ciertas áreas dejamos árboles padres a espacios de 20 a 25 metros, esos árboles son los que dan semilla para regenerar de manera natural el bosque, hasta ahora no hemos tenido la necesidad de reforestar estas áreas porque se regeneran de manera natural, este proceso nos ha dado excelentes resultados”, refirió el técnico forestal Moisés Raúl.

Detalló que el ciclo proyectado es de 50 años, “una vez que cortamos esperamos 50 años para nuevamente tener nuevos árboles padres, esto no significa que no podamos cortar de 0 a 50 años, tenemos que estar haciendo cortes intermedios que son primer, segundo y tercer aclareo que nos permiten ir manejando el bosque y que nos permiten dejar los mejores árboles que van a dar semilla y a regenerar”.

“Tenemos 35 años, vamos en el tercer ciclo de corta, que son cada 10 años, en el quinto ciclo de corta vamos a tener árboles de muy buena calidad porque a través de las cortas intermedias y de las podas que hacemos del crecimiento nos permite tener árboles muy bien conformados y de mejor calidad”.

Beneficios ambientales
El principal objetivo que se plantea la comunidad es la protección y el cuidado de los bosques, por lo que se conforman diversas brigadas permanentes para detectar posibles plagas o enfermedades.

Además se establecen cuadrillas corta fuegos para combatir los incendios forestales, principalmente en los meses de enero hasta junio, periodo de mayor incidencia.

Para emplear a los habitantes de San Pedro y de otras comunidades aledañas, también se crean brigadas de reforestación que realiza la recolección de semillas, plantas y reforestar áreas de baja calidad.

En el perímetro de aprovechamiento existen 12 especies de pino, los de mayor proporción son los pinos espátula y strobus.

Generación de empleos
De los mil 200 habitantes que tiene San Pedro, el 80 por ciento se emplea en esta actividad forestal, en donde a base de capacitaciones se crean procesos de mano de obra calificada para derribar árboles, construcción de camino hasta trasladar la madera a los aserraderos.

Las comunidades aledañas como San Vicente Lachixio, San Juan Alotepec, San Antonino el Alto, San Andres el Alto, San Sebastián de las Grutas, también se ven beneficiadas para emplear a sus habitantes en la actividad forestal.

El técnico forestal, Delfino Manuel Vázquez González, quien labora en la empresa comunal desde 1990, destacó que el aprovechamiento ha destacado por su excelente planificación, desde la capacitación hasta la administración de los recursos que se obtienen de la venta.

“Mi labor es la planificación del inventario, la capacitación de los jóvenes para que el programa de manejo se lleve a cabo lo mejor posible y podamos mantener el rodal donde se interviene porque es lo donde se aprovecha y se regenera el bosque”.

Consideró que una de las características del buen aprovechamiento forestal que se lleva a cabo en San Pedro, “es la calidad de estación cuenta con un suelo muy fértil con árboles muy desarrollados, mucha gente que ven que se está cortando los árboles y ven los camiones troceros en la ciudad, piensan que estamos acabando con los bosques, en realidad no es así, sino lo estamos renovando”.

Contribuye a erradicar la pobreza
Para la señora Berenice de 55 años de edad, esta actividad forestal ha contribuido a erradicar la pobreza en la región, pues a pesar de no pertenecer a la empresa forestal comunal, se beneficia comercializando comida para los trabajadores.

“Recibimos algunos apoyos del gobierno pero si eso no se aprovecha bien, así como llega a nuestras manos se va, antes de esto solamente me dedicaba a fabricar mochitos, ahora ya llevo 20 años vendiendo comida”.

Expuso que han pasado administraciones con promesas de apoyos gubernamentales para mejorar las instalaciones de su comedor. “Pero hasta ahora no hemos tenido la oportunidad de obtener algo, tenemos mucha esperanza en el nuevo presidente porque los que han llegado se sientan en la silla y se olvidan de los pobres”.

“Ojalá que se acuerden de nosotros, pero México es grande y necesita poner orden donde esta de plano amolado, ojalá que lo dejen trabajar y que no le vayan hacer algo porque los que robaban están muy enojados”, comentó doña Berenice.