Tiene Oaxaca caso de VIH por transfusión
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Tiene Oaxaca caso de VIH por transfusión

Jazmín, una joven de 20 años, adquirió el VIH/Sida por negligencia médica en la sala de Urgencias de la Cruz Roja, después de un trabajo de parto en agosto de 2011

Tiene Oaxaca caso de VIH por transfusión | El Imparcial de Oaxaca

Después de su labor de parto, Jazmín fue víctima de VIH/Sida por transfusión en 2011; dos años después decidió contarlo en el anonimato, pero las autoridades de salud del Gobierno en turno se negaron a reconocer el caso, que hasta ahora fue confirmado.

En 2013, convencida por sus familiares, la joven de entonces 22 años de edad expuso ante esta casa editorial, con documentos y pruebas en mano, la negligencia médica de la que fue objeto después de haber tenido a su primer hijo.

Aunque intentaron convencerla de que el virus lo adquirió antes o durante su embarazo, la joven mostró con documentos que fue una transfusión de sangre lo que hasta ahora la tiene en constante medicación.

Días después de la denuncia ante este diario, Jazmín decidió acudir a la CEAMO y señalar a los responsables que apenas le dieron 300 mil pesos por reparación del daño, como un acuerdo que lograron de manera injusta e irregular.

La historia
“Su caso permaneció oculto casi dos años entre batas blancas, jeringas y tubos de transfusión. Una joven de 20 años adquiere el VIH/Sida por negligencia médica en la sala de Urgencias de la Cruz Roja, después de un trabajo de parto en agosto de 2011”.

Así se dio a conocer el hecho en 2013 por esta casa editorial, luego de una entrevista a la joven que pidió el anonimato por temor a la discriminación, pero que la obligó a mostrar las irregularidades en los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) y el personal de la Cruz Roja del municipio de donde es originaria.

Como un compromiso de confidencialidad, tampoco se hizo conocimiento de la región, el nombre real de “Jazmín” o la ubicación de las instituciones donde ella fue intervenida, aunque todo fue corroborado con documentos.

En este caso, la joven no solo había señalado la mala atención que recibió en su centro de salud donde no hubo intervención del personal de ginecología, sino la discriminación de la que fue objeto luego del parto, así como la actuación del personal de salud y las autoridades ante esta negligencia que minimizaron los Servicios de Salud de Oaxaca y el Gobierno anterior.

Llegó el momento del parto y el centro de salud donde ella acudía la refirió al Hospital de la región; éste a su vez le dio un pase para ser atendida en la Cruz Roja de la misma zona, ante la falta de camas y personal para atender el parto.
Después de la labor, la joven pidió a su madre y hermana que la acompañaran al sanitario porque se sentía débil para caminar. En los primeros pasos, sufrió un desmayo y fue trasladada a otra área para recibir sangre que la Cruz Roja solicitó a un banco de sangre particular.

A partir de ahí Jazmín adquirió el VIH; el personal que la atendió en ese momento se dio cuenta y la mantuvo internada otros dos días, enviándola a otra área y aislarla de las demás mujeres recién aliviadas. No le cobraron los estudios ni las dosis de sangre que al inicio le dijeron que tenía que pagar.

Confundida, al igual que su madre y familiares, Jazmín regresó a casa con su bebé, a quien no podría darle leche materna por recomendación del médico. Meses después acudió al Hospital de la región incorporado a los SSO, donde tuvieron que operarla de la vesícula con un trato discriminatorio por ser portadora de VIH/Sida.

Ahí le preguntaron si estaba en tratamiento por esta enfermedad y la canalizaron al Coesida ubicado en San Bartolo Coyotepec, donde llegó un año después de haber adquirido el virus.

La pareja de Jazmín la abandonó después de conocer que tenía VIH y se alejó de la región a pesar de conocer los hechos y la pesada carga moral que ella llevaba.

Ni la Cruz Roja o el laboratorio particular quisieron hacerse responsables de la sangre contaminada que recibió, hasta que acudió a la CEAMO. Después de varias conciliaciones, la empresa privada aprovechó la ingenuidad de la madre de Jazmín y la ausencia de la joven, para acordar un pago de 300 mil pesos sin reconocer su responsabilidad por escrito.

En 2013, EL IMPARCIAL acudió ante las autoridades del Departamento de Regulación y Vigilancia Sanitaria de los SSO, donde negaron que hubiera algún caso de VIH/Sida por transfusión, supuestamente por la verificación constante que se hace en los laboratorios particulares.

En ese año había un registro de 19 bancos de sangre privados, 16 servicios de transfusión y un Centro Estatal de la Transfusión Sanguínea (público). En la entidad, la verificación de los laboratorios privados o servicios de transfusión competen sólo a los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO).

Por la conclusión del caso, autoridades de la CEAMO habían reconocido en 2013 que sí se tuvieron reuniones de conciliación entre la joven, familiares y el laboratorio, pero aclararon que el organismo solo es conciliador y no sancionador. Por tal motivo, se negaron a señalar culpables o fincar directamente responsabilidades.

El entonces secretario de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, también dijo en su momento no conocer en qué quedó el caso porque éste se dio antes de que él tomara posesión como nuevo titular de la dependencia. De corroborarse, había señalado, sería el primer caso de VIH/Sida por transfusión en el estado desde hace más de una década.

Confirman caso
En entrevista con el ahora titular de la CEAMO, José Manuel Ugalde Iglesias, quien asumió el cargo en 2017, se corroboró el caso de VIH por transfusión, sin dar más detalles del hecho por ser confidencial.

Ugalde Iglesias aseguró que sí hay registro en la CEAMO de este caso que se dio en la pasada administración, pero dijo que no está autorizado a proporcionar más datos por la confidencialidad que pidió la joven al organismo.

En tanto, la directora del Coesida, Gabriela Velásquez Rosas, señaló que en 2013, efectivamente, se tuvo conocimiento de “un probable caso de VIH por transfusión”, sin aportar más datos por la misma confidencialidad de la paciente. De este hecho, el organismo notificó en su momento a los SSO que hasta la fecha no han dado a conocer el caso públicamente.

Según la Dirección de Prevención y Promoción de los SSO, en la última década no hay registro de algún caso de VIH/Sida por transfusión, pese a las pruebas que existen y la afirmación que han hecho otras autoridades.

Otros casos en el país
En México, según registros de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en 1998 se presentó un caso de VIH/Sida por transfusión sanguínea en una menor de edad de Monterrey, Nuevo León, y otro caso más en 2008 en un niño de apenas 13 años de edad, en el Distrito Federal.