Ciberacoso contra mujeres, una epidemia de violencia en línea que permanece impune | Nacional
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Nacional

Ciberacoso contra mujeres, una epidemia de violencia en línea que permanece impune

En internet son normalizados y reproducidos comentarios de agresión y acoso contra las mujeres, sin que haya un castigo, advierten especialistas.

Ciberacoso contra mujeres, una epidemia de violencia en línea que permanece impune | El Imparcial de Oaxaca

“Ya es legal”, “sabrosa”, “te comería entera”. Para Nadia, hija del exentrenador de Cruz Azul, Francisco Jemez, este tipo de comentarios son ‘comunes’ en sus fotografías y redes sociales.

Nadia Jémez es una de las aproximadamente nueve millones de personas que han vivido “ciberacoso” en el país, de acuerdo con el informe La violencia en línea contra las mujeres en México , elaborado por Luchadoras.
En el reporte Ciberviolencia contra mujeres y niñas, elaborado por la ONU en 2015, el organismo señala que las mujeres son 27 veces más vulnerables a ser víctimas de algún tipo de violencia en internet, en comparación de los hombres, y que, en el 61% de los casos, los agresores son hombres.

Las mujeres de entre 18 y 24 años corren mayor riesgo de estar expuestas a todo tipo de violencia en internet.

Esto sucede ya que “internet y redes sociales presentan una dualidad en su uso y funcionamiento, porque, por un lado, funcionan como un medio de expresión y comunicación, sobre todo para los jóvenes, pero a la vez reproducen, habilitan y potencian situaciones de violencia y desigualdad, donde se ejerce y reproduce la violencia de género”, explicó a Animal Político Delfina Schenone, académica de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Según Schenone, “cuando se indagan las razones por las cuales puede producirse esta violencia, nos percatamos que es algo parecido a lo que sucede en el mundo offline, es decir, que se da cuando hay participación activa de mujeres en espacios que solían estar ocupados por hombres, al denunciar agresiones o por el simple hecho de expresarse”.

Sin embargo, estas expresiones no son castigadas, ni investigadas, pues “no están tipificadas como delito”, señaló en entrevista Lucía Lagunes, directora de la organización Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC).

“Hablamos mucho de defender a las mujeres, pero es una mentira”

A su salida de México, el exentrenador del Cruz Azul, Francisco Jémez, habló con ESPN sobre la multa que recibió en agosto pasado, luego de hacer una seña obscena a un aficionado que, durante un partido, estuvo gritándole insultos sobre su hija.

“Hablamos mucho de defender a las mujeres, pero es una mentira, porque ha habido gente que ha agredido a mi hija y no ha pasado absolutamente nada, pero eso sí, cuando yo le he hecho así (seña) a un violador por lo que me dijo de mi hija, me ha costado nueve mil dólares a mí”, reclamó Jémez.

“Hablaron de mi hija, que es menor de edad y yo no sé aquí, pero en España vas a la cárcel por eso y no hay más, aquí parece que es normal. Es una pena”, dijo Jémez. Y es que su hija ha sido acosada a través de comentarios en fotografías de sus redes sociales, donde, desde varios perfiles, le escriben comentarios ofensivos y de índole sexual.

Para Lucía Lagunes, estas expresiones son un reflejo de que “en México tenemos esta cultura del doble sentido; hay todo un juego que tiene que ver con el albur… de reconocer que a cierta edad las mujeres están aptas para tener relaciones sexuales, esto pensado desde el deseo y placer de los hombres, no necesariamente desde los derechos de las mujeres”.

De acuerdo con el documento CDMX Ciudad Segura y Amigable para las Mujeres y las Niñas, publicado por el Instituto de las Mujeres capitalino (Inmujeres), “con la llegada de las nuevas tecnologías de la información y, en específico, las nuevas plataformas sociales en internet (…) existen cada vez más casos reportados sobre expresiones de violencia y de violaciones a la integridad, seguridad y derechos de las mujeres”.

“En las redes sociales, diariamente se encuentran comentarios, fotos o videos con estereotipos sexistas, bromas ofensivas, contenidos machistas, justificación de la violencia, pornografía y/o acoso sexual. Estas expresiones de violencia (…) se han convertido en prácticas normalizadas, toleradas, compartidas y celebradas por no pocas personas usuarias de internet”, acusa el Inmujeres.

Por ello, la Organización de las Naciones Unidas reconoce a la ciberviolencia contra las mujeres como un problema de proporciones epidémicas.

Mujeres contra el acoso en la red

Según el informe La violencia en línea contra las mujeres en México, las agresiones contra mujeres en internet pueden ir desde la censura, el daño emocional, reputacional, invasión de la privacidad, pérdida de la identidad, invasión de la propiedad, limitaciones a la movilidad, daño físico y daño sexual.

En cuanto a la identidad del agresor, de acuerdo con el Inmujeres, el 86.3% de mujeres dijo no conocerlo; el 11.1% mencionó que se trataba de algún conocido; el 5.9% lo identificó como un amigo; el 4.5% señaló que este era su compañero de clase o trabajo; 2.3% fueron agredidas por un familiar, y un 2.2% fueron violentadas por una expareja.

El Instituto señaló que, del porcentaje de mujeres que ha vivido ciberacoso, únicamente 4% denuncia; un 26.3% prefiere bloquear a la persona; 23.6% ignora la situación y un 13.9% busca cambiar o cancelar su número telefónico o cuenta en redes sociales.

“La violencia que estamos recibiendo a través de redes sociales está provocando atentar contra la libertad de expresión de las mujeres, porque sí, están inhibiendo y desarrollando estrategias para mantenerse en redes sociales”, acusó Lagunes.

Para la especialista, “muchas mujeres están dejando de usar las plataformas o limitando su acceso e interacción en ellas por la violencia que reciben”.

La solución a estas agresiones, señaló, es la creación de estrategias colectivas para enfrentar estas violencias.

“Las mujeres estamos organizándonos, hemos desarrollado estrategias para mantenernos seguras en las redes sociales; sin embargo, las autoridades y estas plataformas de redes sociales no están haciendo la tarea que les toca, que es inhibir y detener la violencia contra mujeres en redes sociales”, dijo.

Aunque, idealmente, “plataformas como Facebook y otras redes sociales tendrían que tener una política clarísima para detener este tipo de acciones en sus plataformas, o sea, no permitir la violencia contra las mujeres”.

Por su parte, Delfina Schenone opinó que, además de la acción colectiva contra los perfiles desde los que se violenta a mujeres en internet, es importante generar una cultura de protección de datos personales, pues actualmente “la gente no percibe riesgos al compartir información con desconocidos, ni tienen la costumbre de leer los términos y condiciones del uso de aplicaciones y plataformas”.

“En la expresión de la sexualidad lo importante es fomentar una cultura de respeto, de derechos y de no violencia, sobre todo, dejar de lado la costumbre de responsabilizar a las mujeres víctimas de lo que les pasa, por cómo se ven, por lo que dicen… Nada justifica una agresión”, finalizó.