Feminicidio: emergencia nacional |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Especiales

Feminicidio: emergencia nacional

Frida Guerrera ha creado una plataforma digital que vuelve visible los cientos de crímenes contra mujeres que se producen en todo México.

Feminicidio: emergencia nacional | El Imparcial de Oaxaca

Navegar por las páginas del blog de Frida Guerrera requiere de mucha fuerza. En cada post se encontrará el nombre de una mujer, una maestra, estudiante, doctora, una niña, de diversos lugares de origen y de residencia, de Chihuahua, Baja California, Durango, Puerto Escondido, de 15, 30, 45 o 56 años, todas con un mismo final, todas fueron asesinadas.

Todos son relatos de la prensa, muchos provenientes de la nota roja, ese eslabón irreflexivo de la industria de la muerte que siempre quiere “vender más” sin ver que sus principales productos son víctimas, vidas arrebatadas, madres huérfanas, hijas huérfanas pero que al final se convierte en herramienta indispensable para conocer la realidad.

“A un costado de las vías del tren en la zona de la laguna del fraccionamiento Palma Real cerca del Nuevo Veracruz, fue encontrado parte del cuerpo de al parecer una mujer”, se lee en el post más reciente de este blog, del 30 de abril pasado. fridaguerrera.blogspot.mx/ o el blog de Frida se ha convertido en un espacio donde puede encontrarse el universo completo de algo que México está construyendo sin freno, un homicidio interminable de mujeres.

El blog es un muro de las lamentaciones que se consultará siglos más tarde como fuente para conocer el horror que creó una sociedad. Lleva días sin entradas nuevas porque su autora ha tenido una agenda repleta de citas con reporteros, en estaciones de radio y televisión donde presenta su investigación.

Si la prensa roja “quiere” ver esas muertes, que se reproduzcan y que vendan, para Frida el mensaje es claro y contundente #Niunamás, que es el título del libro que publica Aguilar. Por una decisión editorial, el nombre completo ha dejado fuera un elemento central del proyecto, las palabras Emergencia Nacional, que han sido cambiadas por la frase “una tarea urgente en la agenda nacional”.

“Es la historia de las mujeres que nos han arrancado, tres testimonios de mujeres sobrevivientes de tentativa de homicidio, historias también de mujeres desaparecidas, más allá de un libro de estadísticas, que no lo es, es contar estas historias para que como sociedad veamos que nos arrancan mujeres con sueños, con ilusiones, con vida”, expresa Frida en entrevista para EL IMPARCIAL.

“Creo que sí es una emergencia porque el tema en vez de disminuir aumenta, la saña con que están asesinando a mujeres y niñas es cada vez mayor y debe de ser una emergencia nacional, no en esta tesitura de moda, ni en la tesitura de ‘por favor pongan una alerta nacional’, sino que cada gobernante, el que venga, o el que tome un puesto como senador, como diputado, como presidente municipal lo tome en consideración, para que el que se suba a su puesto considere que es urgente, yo he llegado a contabilizar hasta 15 feminicidios en un día, debemos empezar a empujar que estas autoridades impidan que esto siga pasando, que vean que la tan cacareada vida libre de violencia no existe, las mujeres están siendo asesinadas todos los días en todos los lugares del país”, expresa.

La historia de Karina

“Es la primera historia en la que ayudo a que algo bueno pase”, dice Frida sobre el caso de Karina, una niña de 13 años que fue asesinada y a la que a través de sus redes salvó de una fosa común en el estado de Puebla.
La historia la contó por primera vez el 13 de julio de 2016 en La Columna Rota, el espacio informativo que escribe desde hace más de diez años. Ahí narró cómo esta niña que como su madre, Elsa, oriunda de Candelaria, Zacatepec Mixe, hablaba muy poco español trabajaba en un restaurante como mesera hasta que el 5 de abril de 2016 desapreció. El 6 de abril, dos medios de comunicación de Puebla dieron a conocer que una mujer había sido encontrada en el kilómetro 55+600 de la autopista México-Puebla.

La Fiscalía de Puebla, sin datos personales de Karina, sin antecedentes ni posibles vínculos familiares, da por perdido el caso y confina el cuerpo a una fosa común.

“Suponen, dan por hecho las autoridades que la niña tenía 28 años, que seguramente se dedicaba a la prostitución, porque la encontraron en una zona donde se ejercía la prostitución y ya, no hicieron más. A Karina la meten en una fosa común, ni si quiera 48 horas habían pasado, y ahí se iba a quedar”.

Las autoridades, cuenta Frida, no iban a colaborar mínimamente para atender la única petición que tenía Elsa, “que me regresen su cuerpo y que me lo lleve a mi pueblo”.

“Karina nunca iba a ser encontrada, ahí fue cuando empecé a despertar un poco la consciencia. El caso es el rostro de la vergüenza institucional, porque esta niña se iba a quedar ahí. Yo lloré mucho con ese caso porque me pregunté ¿cuántas Karinas no hay? Cuántas mujeres desaparecidas están enterradas en las mismas fosas de las fiscalías, por el simple y sencillo hecho de que no se investiga”.

Calcetitas rojas

Si el caso de Karina sirvió para que Frida descubriera cómo los feminicidios no son una prioridad para la investigación del Estado, el de Lupita “Calcetitas Rojas” le mostró cómo la pobreza puede ser un catalizador de la violencia incluso en el seno familiar y también cómo la sociedad civil organizada puede obligar al propio Estado para lograr la detención de un homicida.

Sin el trabajo de Frida como activista, a quien se sumaron el padre Alejandro Solalinde y la criminalista Cecilia Cruz, lo único que habrían consignado las autoridades y la prensa fue que el cadáver de una niña de aproximadamente cuatro años de edad fue encontrado el 18 de marzo de 2017 en el Bordo de Xochiaca, en Nezahualcóyotl, Estado de México. El cuerpo tenía solo una sudadera, una cobija y unas calcetas rojas. Nada más, ni nombre ni las causas de la muerte, tampoco estarían detenidos sus padres, acusados por feminicidio.

Pasaron nueve meses en los que la niña careció de identificación. Su caso comenzó a nombrarse en medios como “Calcetitas Rojas” y Frida impulso una campaña para encontrar a algún familiar que pudiera reclamar el cuerpo de la niña. Aunque inicialmente las autoridades intentaron desmentir el caso asegurando que se trataba de “fake news”, a petición de la periodista, un artista realizó la reconstrucción del rostro de la niña y a partir de éste se encontró a una de sus tías que hizo ver que la historia era aún más grave.

Lupita, que nunca fue registrada, fue víctima de violencia. Su madre, Yadira, de 34 años, vivió en las calles desde los 12; fue detenida por robo cuando Lupita tenía nueve meses, pasó en prisión dos años. A su padre se le señala como el agresor y está detenido, como Yadira, desde el 19 de diciembre pasado por el cargo de feminicidio. “Este caso nos muestra lo que podemos hacer juntos, tocados por el dolor, como sociedad nos podemos organizar junto con los medios de comunicación para que se castigue al responsable de la muerte de una persona, de un hombre o de una mujer”, expresa Frida.

Un reto a los candidatos

Para Frida la historia de las víctimas y el recuento que ha hecho a partir de las narraciones periodísticas son una muestra mucho más certera de la dimensión que han tomado los feminicidios en el país y el porqué son una emergencia. Además de que las procuradurías estatales tienden a esconder la información de los casos, aun a pesar de que la Ley General de Acceso a una Vida Libre de Violencia obliga a generar bases de datos confiables, las estadísticas no concuerdan. “Tienden tanto a mentir, tienden tanto a ocultar que cuando empecé a cotejar qué fue lo que hice en 2017 con lo que dijo el Secretariado Nacional de Seguridad Pública cuando dio cifras de ese año hablan de estados que nada que ver, sí están en los punteros pero no son los principales”.

En la agenda política de los candidatos a la presidencia de la República, asegura, no hay una línea certera para atender este problema y, además de un reto, lo que les recomienda es leer:

“El Estado mexicano ha firmado el Protocolo Latinoamericano y del Caribe, está diseñado para investigar y castigar los asesinatos de las mujeres en todo el mundo, el Estado mexicano lo diseñó y no lo aplica, lo que les diría es que se pusieran a leer, de qué se trata la sentencia Mariana Lima, para que sepan a qué obliga a cada gobernante de este país”.

El reto, agrega, dice Frida, es que pasen media hora en la casa de una familia víctima de feminicidio, “no con cámaras, que pasen a vivir unos minutos, que sientan el dolor y entonces van a empezar a saber un poquito lo que tienen que hacer, aplicar recursos reales”, meter a los institutos de las mujeres donde deben de estar, hacer trabajo de campo, hacer un registro de todas las niñas que nacen, solamente haciéndolo así lo van a entender”.

 

Relacionadas: