Cumplirá un año el rostro de María Sabina en Huautla de Jiménez, Oaxaca | Los Municipios
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Los Municipios

Cumplirá un año el rostro de María Sabina en Huautla de Jiménez, Oaxaca

El rostro de la sacerdotisa está en El Mirador Loma Chapultepec, Huautla

Cumplirá un año el rostro de María Sabina en Huautla de Jiménez, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Huautla de Jiménez, Oaxaca

El rostro de la sacerdotisa María Sabina que se colocó sobre una base de estructura metálica en el mirador en esta Agencia Municipal para ser admirada por propios y extraños, el próximo 22 del mes en curso cumplirá un año de haber sido obsequiada por el biógrafo y último traductor de la sabia al pueblo de Huautla durante la administración de David García Martínez.

El rostro, diseñado en cera y posteriormente fundido en bronce, estuvo a cargo del escultor y pintor capitalino Mario Fernández Merino, catedrático de la UNAM, cuyo significado del águila, caracol y una serpiente significa a la Madre Naturaleza que nos abriga, la comunicación del hombre y la tierra que está en constante movimiento.

Sin embargo, turistas mexicanos pidieron a las manos traviesas del hombre, sobre todo a niños y adolescentes, no maltratar la figura de la curandera más famosa del mundo porque el rostro y el texto es únicamente para observarlo, leerlo y tomarse la foto del recuerdo a su paso por Loma Chapultepec, no para hacerle bromas o tocarlas con las manos sucias al simbolismo de la espiritualidad.

Turistas de Veracruz y Querétaro de visita en Huautla expresaron que la Huautla Mágica casi no tiene esculturas o bustos de la cultura y sabiduría mazateca, únicamente el mural en el portal del palacio, el hongo sagrado con la mujer de huipil en la entrada de la ciudad indígena, y el rostro en bronce de la chamana mazateca en Loma, por ello es necesario hacer conciencia y respetar esta imagen que está a la intemperie.