Un angelito se va al cielo; despiden al pequeño Edward
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Un angelito se va al cielo; despiden al pequeño Edward

Último adiós al menor que murió el lunes pasado por una presunta negligencia médica en un hospital particular

Un angelito se va al cielo; despiden al pequeño Edward | El Imparcial de Oaxaca

Una nube de dolor cubrió a la familia de Edward Luna Trujillo, en el sepelio y último adiós al menor que murió el lunes pasado por una presunta negligencia médica en un hospital particular, donde llegó por una fractura en el brazo.

A las 16:00 horas de ayer, el corte fúnebre arribó al templo en honor a San Francisco, en Telixtahuaca, Etla. Globos color blanco, con la figura de la caricatura de ‘Pepa Pig’ y estrellas, acompañaban el féretro cargado por familiares del niño quien jugando se accidentó el 26 de este mes en un parque infantil en San Pablo Huitzo.

Daniela y Hussein, padres del menor de tres años y medio, vistieron ropa blanca. El dolor de ver partir a su primer y único hijo, lo reflejaron en el rostro, en sus actos, en sus muestras de amor.

Ahí también estaba la abuelita, Sobeyda López Avendaño, sus ojos rojos relataban las horas desvelo, cansancio y vacío de su corazón, al perder a uno de sus grandes amores.

“Es muy desgastante, es muy cansado. Queremos que se haga justicia, que mi nieto no quede impune, porque ingresó bien, sin un mal mayor y por la falta de equipo necesario, se murió”, reclamó.

El viento frío de la tarde del miércoles no fue impedimento para que decenas de personas acudieran al sepelio. Fueron familiares, conocidos y gente que no tenía relación cercana con los deudos. “Que feo pasó con la familia, perder a su hijo en esta edad cuando son tan ocurrentes, son tan lindos”, se oyó decir entre los presentes.

En la misa católica, el sacerdote conminó a la pareja asimilar que Edward es ya un angelito más de Dios, “pensemos que está mejor allá con el Señor, que lo tiene de cerca y que está bien. Entender que su tiempo con nosotros fueron estos años de alegría que dio a sus familiares”.

Al escuchar las palabras del párroco, las lágrimas brotaron de los ojos de Daniela y Hussein.

Miraban atentos el ataúd donde estaban los restos del niño. Al salir con destino al panteón municipal de San Francisco Telixtlahuaca, después de las 17:30 horas, la banda de música entonó melodías alegres, de fiesta y pequeñas marmotas fueron bailadas por niños que acompañaron el cuerpo de Edward.

Al pasar en la casa de la abuelita “So”, como le decía el menor a Sobeyda López, se despidieron del cuerpo. De nuevo, el llanto y el deseo de no dejar partir al ser amado se apoderaron de los dolientes.

“No te vayas hijo mío”, decía la abuelita envuelta en una inmensa tristeza.

Ya en el panteón municipal, el sepelio se consumó alrededor de las 18:30 horas.

Cohetones sonaron, globos se elevaron al cielo en señal de que un angelito más llegaba al reino de Dios, según los creyentes.

La mamá se despidió entre lágrimas con un mensaje de amor de su primogénito, del niño que tuvo en sus brazos y vio nacer de sus entrañas.

Hussein se despidió de su hijo con la ilusión de verlo en la otra vida, en los otros tiempos.

Sobre este caso que conmocionó a gran parte de la población, la abuelita Sobeyda López pidió justicia y la intervención de la presidenta del sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) estatal, Ivett Morán de Murat. Que se investigue al doctor, Luis P., a la anestesióloga Gabriela C., y que el Hospital del Valle asuma su responsabilidad, insistió.

“Por favor exigimos justicia, que paguen los responsables. Que el fiscal Rubén Vasconcelos Méndez considere que se trata de su propio hijo y se toque el corazón”, clamó.

 

Relacionadas: