Ozolotepec clama ayuda |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Ozolotepec clama ayuda

Un puente aéreo que inicia en el campo de la 44 Zona Militar en Miahuatlán socorre a la población, sin embargo, cuando las condiciones climatológicas no benefician, se suspenden los vuelos

Ozolotepec clama ayuda | El Imparcial de Oaxaca

HAY ESCASEZ DE ALIMENTOS Y BROTE DE ENFERMEDADES

Los habitantes de la microrregión de Ozolotepec claman ayuda.

Hombres, mujeres y niños siguen incomunicados, con escasez de víveres, sin granos básicos y el brote de infecciones estomacales pone en riesgo la vida de los damnificados, principalmente menores de edad, luego del paso de la tormenta tropical Beatriz.

El puente aéreo instalado en el campo militar de la 44ª Zona Militar en Miahuatlán de Porfirio Díaz socorre a la población, no obstante, las condiciones climatológicas no benefician. A las 12:00 horas se suspenden los vuelos pues la neblina y la lluvia imposibilitan el paso de los helicópteros.

El representante de la organización no gubernamental World Vision, “Por los Niños”, Jorge Navarro Resa, alertó sobre la situación de emergencia que se vive en esta zona de Oaxaca que se encuentra incomunicada por los deslaves y daños por la tormenta tropical que azotó la semana pasada.

 

“La comitiva en Latinoamérica no ha podido ingresar y observar la situación de las comunidades, principalmente lo que están pasando los niños”, señaló.

Las estimaciones de la ONG por la información proporcionada de varias fuentes es la existencia de mil 200 a mil 500 damnificados y 15 comunidades afectadas.

“El problema no es la ayuda que sí está llegando, es la accesibilidad” -Jorge Navarro Resa (El representante de World Vision)

Por eso, a cuenta gotas está saliendo el apoyo.

“Con las comunidades hay un riesgo de que se les termine el abasto de víveres”, externó.

World Vision lleva la posibilidad de potabilizar el agua para su saneamiento, entregar kits de limpieza para familias con duración de un mes y pabellones a fin de protegerse de los mosquitos que provocan el dengue, zika y chikungunya.

En esta parte de la región de la Sierra Sur se suspendieron las clases hasta que haya seguridad para los menores.

El general de brigada del Estado Mayor, Cuauhtémoc Francisco Arellano dijo cuenta que unos 700 elementos de la 44ª Zona Militar con sede en Miahuatlán han participado en diversas actividades de ayuda a los pueblos afectados por Beatriz en las regiones de la Costa, Sierra Sur e Istmo.

 

Son dos aeronaves de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y dos de la Policía Federal los que realizan estas acciones de puente aéreo para las comunidades incomunicadas.

Y que los recorridos del personal por la vía terrestre son constantes en apoyo de la población, externó Arellano.

Durante la convivencia, establecieron 11 albergues en la Sierra y Costa, alojando a 227 personas, a quienes les ofrecieron 908 raciones de comida calentita y realizado 100 trabajos de recuperación de vivienda, reportó.

Por vía terrestre han distribuido mil 388 despensas, 380 cobertores, 150 colchonetas, 100 bolsas de agua y evacuado a 73 personas de diferentes comunidades.

Asimismo, ha trasladado siete toneladas de alimentos, 975 despensas y 19 personas para la valoración médica.

No tenemos ni para comer

En Santa Cruz Ozolotepec, las mujeres están pasando momentos críticos junto con sus familias, también, unas cuatro embarazadas requieren de atención médica elemental.

Aunado a esto, esta agencia tiene conflictos con su cabecera municipal, Santa María Ozolotepec y le está prohibido transitar por la carretera que comunica a los pueblos, desde antes de las lluvias.

Su ruta de transporte pasa por Santo Domingo, San Gregorio y Cieneguilla para llegar a Miahuatlán u optar por San Marcial.

“Si pasa nuestra gente, los líderes ordenan detenernos, cobrar y se genera la violencia por eso vamos para otro lado pero ahora no podemos salir”, contó Hermila Jiménez.

Apenas ven aterrizar el helicóptero de la Secretaría de la Defensa Nacional que se dirigía a San Antonio Ozolotepec, agencia de Santiago Xanica, pero que por cuestiones climatológicas no pudo llegar, se arremolinan y cuentan sus necesidades.

En este pueblo el sábado se restableció el servicio de energía eléctrica. “Estamos con lo que hemos comprado, cuando se termine ¿qué vamos a hacer? Se necesitan más días para que se reestablezca la carretera y nuestro alimento se está acabando”, dijo con voz entrecortada y ojos húmedos, Inés Martínez.

“Lo que más queremos es nuestro camino”, dijeron las mujeres de esta tierra de la Sierra Sur porque para salir a Miahuatlán deben caminar más de 10 horas.

Por el lado de Santa María Ozolotepec se reportó el restablecimiento del camino hasta San Marcial, pero a los habitantes de Santa Cruz no les beneficia.

En esta comunidad donde aterrizó la ayuda en medicamentos y víveres para los habitantes de Xanica hay embarazadas y niños que requieren de vacunación para recién nacidos.

En medio del grupo de habitantes, estaba doña Isabel Barragán una mujer de 86 años que teme perder sus bienes, ya su casa se está llenando de agua:

“ya no puedo cocinar, quiero que alguien me ayude a construir una casa”, clamó.

Mientras tanto, Cecilia Pinacho García, madre soltera, perdió su vivienda y ahora está alojada con una tía junto con sus hijos de 8 años y 9 meses.

“Que el gobierno nos ayude, nos está escaneando el maíz, dijeron.

Los niños de este pueblo se emocionaron al observar a los elementos del Ejército Mexicano de la 44ª Zona Militar entre ellos a los pilotos que sobrevolaron la aeronave.

Asoman enfermedades diarreicas

En San Antonio Ozolotepec, el agente municipal, Jaime Matías Hernández alertó sobre el brote de enfermedades como infecciones gastrointestinales, fiebre y tos, por lo que llegó una brigada de médicos y medicinas para quedarse en la comunidad.

La población de la comunidad enclavada en la Sierra Sur de Oaxaca tiene nueve embarazadas, de las cuales tres están en riesgo por la proximidad de la fecha de su parto.  También en su reporte, resaltan seis menores con diarrea y fiebre.

Para ingresar por vía terrestre a esta comunidad con 600 habitantes aproximadamente, se tiene que pasar por San Juan Ozolotepec y en la desviación a Santa Catarina Xanaguía optan por San Antonio.

Hasta el momento carecen de agua potable y de energía eléctrica y contabilizó unas cuatro viviendas afectadas.

Ayer fue imposible ingresar por la vía área por las condiciones climatológicas.

San Juan Ozolotepec es otro pueblo que está viviendo su tristeza por el derrumbe de las carreteras. Agencias como Santiago Lapaguía, Santa Catarina Xanaguía, San Andrés Lovene y San Bartolo Lapaguía -en esta última ranchería ni con helicóptero se ha ingresado para entregar víveres-, y la cabecera municipal, siguen incomunicadas desde el jueves pasado.

Ayer, el edil Naú Silvestre Alonso Silva estuvo insistiendo en que llegara la ayuda humanitaria para una parte de los 3 mil 500 habitantes.

En este municipio fueron decenas de casas destruidas y cuyas familias perdieron todo por los estragos de la lluvia, sin embargo, hasta el momento no han contabilizado todos los daños.

En los pueblos tampoco existen médicos para atender la contingencia que vendrá por la contaminación del agua.

En Santiago Lapaguía está una mujer con embarazo de alto riesgo, que la autoridad municipal ha reportado para ser trasladada en el próximo puente aéreo.

“De milagro quedé vivo”

Sin nada en las manos, con la compañía de su hija, Bulmaro Romero Ruiz, llegó a Miahuatlán del viaje que el helicóptero del Ejército Mexicano hizo a San Francisco Ozolotepec, municipio donde perdieron la vida por las lluvias Lara Ruiz Romero e Irma Romero, madre e hija, respectivamente.

 “Sobreviví de milagro, se murió mi mamá y mi hermana” -Bulmaro Romero Ruiz (Originario de San Francisco Ozolotepec)

El señor Bulmaro, fue trasladado a la ambulancia para recibir atención médica, cinco días después del deslave en su casa.

“Llovió bastante, recuerdo mucho derrumbe. Estábamos tranquilos y como a las 10 de la noche vino el derrumbe (del jueves)”, contó antes de subir a la valoración.

La calle Hidalgo donde habitó, ahora es un río, un lugar donde ya no hay casas.

Después de sepultar a sus familiares, decidió salir del pueblo con su hija y refugiarse momentáneamente con su familia en Miahuatlán o en la ciudad de Oaxaca.

Puente aéreo

  • Elementos del Ejército Mexicano y la Policía Federal llevan ayuda a la microrregión de Ozolotepec.

Los números

  • 1,500 damnificados
  • 15 comunidades afectadas

La ayuda

  • 18 toneladas de víveres ha distribuido el DIF
  • 16 toneladas ha entregado Sedesol del Programa de Comedores comunitarios,  de las cuales ya entregaron algunas.

 

 

Relacionadas: