Juquila y Yaitepec: Una lucha sin ganador
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Juquila y Yaitepec: Una lucha sin ganador

Hubo golpes, fuego y sangre en El Pedimento.

Juquila y Yaitepec: Una lucha sin ganador | El Imparcial de Oaxaca

Hubo golpes, fuego y sangre en El Pedimento. “Tu me pegaste”, le recrimina una adolescente a un policía antimotín, quien protegido con su escudo, tolere y casco, no parece importarle.

“Les dijimos que se fueran”, dice un elemento policiaco de edad avanzada a los iracundos pobladores de Santiago Yaitepec, esta vez, le toca al policía ser el ignorado.

Minutos antes, con lujo de violencia, al menos un centenar de Policías Estatales más una decena de elementos de Guardia Nacional, desalojaron a los comerciantes de Santiago Yaitepec, quienes habían tomado el lugar de los de Santa Catarina Juquila.

El forcejeo duró poco. Pronto sólo quedaron llantos y quejas de lado de los de Santiago, quienes lanzaban maldiciones para los policías.

Ahí, según narran sus vecinos, se encontraba Máximina, quien según narran sus familiares, fue empujada por los elementos policiales, por lo que cayó. A sus 77 años las heridas fueron fatales.
Un cuerpo, lágrimas, lamentos, todo se conjugó en un pequeño cuarto de lámina con techo de teja, y para los familiares solo había un culpable, la policía.

En el río Manteca hubo otra gresca, ahí las llantas ardían, como los rostros de los de Santiago Yaitepec tras ser expulsados de El Pedimento, espacio que consideran suyos.

Un árbol cayó, fue vencido por las hayas de los manifestantes que usaron sus troncos para bloquear la carretera que lleva a Santa Catarina Juquila.

No se dieron por vencidos y en El Pedimento buscaron recuperar lo perdido, si éxito.

Al final, todos perdieron, los de Santiago Yaitepec se quedaron sin El Pedimento, lo mismo que los de Santa Catarina Juquila, los Policías se quedaron a resguardar y los peregrinos no pudieron entrar.

 

Relacionadas: