Ciudadanos consideran que no hay organización en Huautla |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Ciudadanos consideran que no hay organización en Huautla

Aumenta el ruido en Huautla, ciudad indígena moderna.

Ciudadanos consideran que no hay organización en Huautla | El Imparcial de Oaxaca

Ante la falta de una coordinación seria y responsable entre todos los integrantes del cabildo actual 2019-2021, cada día aumenta la desorganización en las calles de esta ciudad indígena que empieza con el ruido de los motociclistas, claxon y música a todo volumen a la hora de repartir las tortillas a domicilio, carros sin el ajuste de sus frenos y balatas, y finalmente el excremento de los perros callejeros.

Según el señor Isaías García Martínez, locatario del Mercado Erasto Pineda, enfatizó que el movimiento de Huautla está creciendo y las autoridades municipales no pueden con el cargo; tanto los guindas, rojos, amarrillos, azules y verdes, entre todos no hay camaradería y están permitiendo que los ciudadanos inconscientes hagan lo que quieran, sin importarles la presencia del turismo nacional y extranjero.

Agregó que comenzando con los carros de volteo del Ayuntamiento que se utilizan para recoger y tirar la basura, éstos ya requieren una reparación mecánica urgente porque los frenos, balatas y otros engranes ocasionan un desgarrador ruido a la hora en que andan recogiendo los desechos por las avenidas, calles y callejones, sin importarles los serios daños audiovisuales a la ciudadanía y niños.

Los repartidores de tortillas con motos pasan acelerados en el centro, barrios y colonias, con música a alto volumen y accionando sus sirenas o claxon; continúan los taxistas y conductores en general que para todo asunto tocan sus claxon y tampoco mandan a revisión física-mecánica a sus unidades, y dándole el tiro de gracia a la descontrolada Huautla de Jiménez sus perros callejeros que defecan en el primer cuadro.