Geoparque, joya olvidada de la Mixteca Alta |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Geoparque, joya olvidada de la Mixteca Alta

El esfuerzo de nueve comunidades hizo que el nombre del estado resonara a nivel mundial con el reconocimiento del primer geoparque del país, esta vez la tierra oaxaqueña no solo brillaría por su biodiversidad y cultura, ahora la erosión, fragmentos de rocas y vestigios arquitectónicos también mostrarían la riqueza

Geoparque, joya olvidada de la Mixteca Alta | El Imparcial de Oaxaca

Al menos 20 millones de pesos fue la inversión que el sexenio de Ulises Ruiz Ortiz presumió en la construcción e inauguración del parador turístico de Santo Domingo Yanhuitlán, que ahora luce desierto y en el abandono gubernamental.

El parador que sirvió para la foto del exgobernador y el entonces presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, pretendió formar parte de la Ruta Dominica y años más tarde (2017) como un espacio de información del Geoparque Mixteca Alta, luego de que la Asamblea General de la UNESCO le diera esta distinción en abril de ese mismo año en la ciudad de París, Francia.

Con este nombramiento que fue el primero en todo el país y el tercero en Latinoamérica, el exgobernador Gabino Cué Monteagudo recordó que el Geoparque de la Mixteca Alta se sumaba a la lista de los 120 que existen en el mundo, la mayoría ubicados en Europa y Asia.

Por este logro que puso en alto el nombre de Oaxaca se anunció que el parador sería considerado el espacio para recibir a quienes desearán conocer el Geoparque, conformado por nueve municipios.

Fachada del Museo Comunitario.

Lo que se presumía como una zona que impulsaría aún más la Ruta Dominica y el nuevo proyecto que la autoridad municipal de Yahuitlán elaboró con apoyo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), terminó como un cascarón que ha sido vandalizado y dañado por los últimos sismos.

Los más de 11 mil metros cuadrados que se habían considerado para diferentes áreas de información y exposición de los servicios y atractivos turísticos en cada municipio del Geoparque, se mantienen ahora en el abandono, con fisuras por doquier, arbustos y hierba que evidencian el olvido y la apatía de las autoridades federal, estatal y municipal.

Comunidades involucradas acusan olvido gubernamental de las instalaciones del Geoparque.

Museo comunitario, nueva sede del Geoparque

El abandono del parador turístico de Santo Domingo Yanhuitlán, de acuerdo a algunos pobladores, fue por la falta de comunicación y coordinación entre los tres niveles de Gobierno, que no se pusieron de acuerdo sobre quién o quiénes operarían y darían mantenimiento al inmueble, que años antes se presumía como un espacio que ya contaba con áreas de restaurante, cocina, almacén, tienda de artesanías, sanitarios, administración, cajero automático, servicio de Internet, cubo de acceso, pasillos, plazoleta, andén de autobús, banquetas y obra exterior.

Los 20 millones de pesos se perdieron; lo mismo pasó con los muebles y el poco equipo que se instaló y del que las autoridades no han dado explicación alguna.

Sin el espacio para promover el Geoparque, las autoridades y los habitantes del municipio de Santo Domingo Yanhuitlán acordaron ceder el Museo Comunitario “Rastros y Rostros” para dar a conocer a los nueve municipios.

El Museo se construyó hace tres años por medio de tequios de la misma población, pero a partir de enero de este 2019 fue habilitado para ser espacio de información y difusión del Geoparque. Y aunque éste se encuentra cerrado por el cambio de la comisión encargada del proyecto, se espera que en breve sea reabierto para dar informes de lunes a sábado a quienes así lo requieran.

El abandono gubernamental es visible en las instalaciones del Geoparque.

Nueve municipios conforman el Geoparque

El reconocimiento que los avala como Geoparque fue por el proyecto que iniciaron las entonces autoridades municipales, apoyadas por la UNAM.

Ahora, en el Museo Comunitario de Santo Domingo Yanhuitlán, se adaptaron diferentes áreas para dar información sobre el Geoparque, donde acuden estudiantes de Morelia, Campeche y Ciudad de México, entre otras entidades, así como geógrafos o especialistas de diferentes países.

Una vez que reinicie funciones este Museo, se podrá atender ahí a quienes deseen recorrer parte de los municipios del Geoparque o contactar a algunos de los guías de las zonas donde deseen explorar.

“El Geoparque es un producto de la comunidad, rico en geología, montañas, rocas, minerales, ecología, cultura y arqueología”, expone una de las encargadas del Museo ubicado a unos metros del exconvento del mismo municipio, que en 2020 volverá a mandar otro expediente para que el Geoparque continúe con la misma denominación por otros cuatro años.

Los municipios que participan en este proyecto donde se advierte la indiferencia del Gobierno estatal, son: San Andrés Sinaxtla y su agencia municipal Santa María Suchixtlán. También San Bartolo Soyaltepec y la agencia San Pedro Añañe, así como San Juan Teposcolula y la agencia Santa María Pozoltepec.

A pesar de la riqueza geográfica e histórica se carece de guías de turistas.

Otros más son San Juan Yucuita, San Pedro Topiltepec y su agencia Santa María Tiltepec; Santa María Chachoapan, Santiago Tillo y su agencia San Mateo Yucucui, así como los municipios Santo Domingo Tonaltepec y Santo Domingo Yanhuitlán.

De acuerdo a las autoridades que promueven el Geoparque por redes sociales y la página oficial del proyecto, la superficie total del Geoparque es de 415 kilómetros cuadrados.

“Su paisaje es el resultado de una interacción entre la naturaleza, en particular de los aspectos geológicos, y la sociedad. El uso milenario del suelo ha resultado en un impresionante paisaje en donde diversas formas de erosión permiten al visitante comprender procesos que modelan la superficie terrestre y han dado lugar a formas del relieve espectaculares de particular interés. La herencia cultural y natural es evidente en el paisaje; zonas arqueológicas, iglesias y conventos virreinales del siglo XVI, así como extensas superficies de vegetación natural se conjugan con la geología y las formas del relieve que constituyen paisajes únicos”.

Aseguran que el Geoparque Mixteca Alta está situado en la región geológica más compleja de México, en el límite de dos terrenos tectonoestratigráficos, y se compone de rocas metamórficas del Precámbrico y Paleozoico, “y plutónicas que componen el complejo de basamento, compuesto de rocas del Mesozoico y Cenozoico, flujos de rocas volcánicas y sedimentos continentales”.

El Museo Comunitario se construyó con ayuda de los pobladores.

En el Geoparque, señalan, se “cuenta con algunos de los vestigios más importantes de la cultura mesoamericana y se caracteriza por una variedad de formas erosivas fuertemente relacionadas con la agricultura tradicional llevada a cabo desde hace más de 3500 años”.

“A través de estas características, la relación entre la geología y la sociedad se promueve entre los miembros del público en general y especializado. Los geositios incluyen barrancos, badlands, anfiteatros erosivos derivados de los procesos fluviales y remoción de masa, depósitos aluviales, paleosuelos, rasgos magmáticos y ejemplos de meteorización esferoidal”.

La riqueza de Santo Domingo Yanhuitlán y la importancia del Geoparque se ha visto minimizada por las autoridades estatales, que a la fecha no han anunciado acciones de promoción o de apoyo a los municipios que lo conforman para su mayor difusión y crecimiento.

Pese a que este reconocimiento mundial apostaba al geoturismo por contar con un patrimonio geológico de gran valor, poco apoyo se ha advertido de los Gobiernos estatal y federal en turno, que no aprovecharon ni dieron continuidad a la inversión que se realizó de más de 20 millones de pesos hace más de una década, prometiendo beneficios sustanciales a los pobladores.

De la erosión a la conciencia ambiental

La erosión y los restos fósiles, el principal atractivo.

Redacción/EL IMPARCIAL

Los primeros geoparques se crearon en el año 2000.

En noviembre del 2015, 195 Estados en el Consejo General de la UNESCO ratificaron la creación del Programa Geoparques Mundiales, sitios que cuentan con 4 mil 600 millones de años del planeta Tierra y de los acontecimientos geológicos que le dieron forma.

En la actualidad hay alrededor de 120 geoparques distribuidos en todo el mundo.

En 2016 se sometieron 19 propuestas de geoparques para ser avaladas por la Unesco, dos provinieron de México: una en el estado de Hidalgo y otro en Oaxaca en la Mixteca Alta, cuya temática principal sería la erosión.

“No sólo la biodiversidad es importante, sino también la geodiversidad, pues así como hay que proteger a las formas vivas también se debe cuidar el sustrato en el que se desarrolló esa vida y tenemos muchos seres que se explican a partir de las características geológicas de los suelos”, explicó el doctor José Luis Palacio Prieto, del Instituto de Geografía de la UNAM y responsable del proyecto del Geoparque de la Mixteca Alta.

De acuerdo con el especialista, a la Mixteca Alta se le identificó como una zona de desastre ecológico por la erosión tan acelerada y marcada que se tiene en su relieve. Sin embargo, aunque este tipo de terrenos son poco productivos en el aspecto agrícola, a través de la iniciativa del geoparque se puede lograr que en las comunidades que lo integran haya generación de empleos, se disminuya la migración de la población y se integre a la comunidad al proyecto.

El universitario explicó que un terreno con estas características resulta ideal para explicar la erosión y sus procesos, por lo tanto se vuelve un recurso didáctico, además de que tiene un alto valor estético, pues la erosión logró crear formas espectaculares en los terrenos.

No sólo muestran evidencia de los cambios climáticos en el pasado, sino que también informan a las comunidades locales de los desafíos actuales y ayudan a prepararse para riesgos tales como terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas.

El Programa Geoparques Mundiales de la UNESCO busca aumentar la conciencia de la geo diversidad y promover las mejores prácticas de protección, educación y turismo. (Con información de Fundación UNAM).