Gabriel, el rostro de la deportación en Villa Hidalgo Yalalag |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Especiales

Gabriel, el rostro de la deportación en Villa Hidalgo Yalalag

Gabriel, originario de Yalálag fue deportado de Estados Unidos hace ya 13 años y aunque piensa que la vida es más fácil allá, asegura que no planea volver

Gabriel, el rostro de la deportación en Villa Hidalgo Yalalag | El Imparcial de Oaxaca

CUÁNTO CUESTA CRUZAR

AÑO 1990

2 mil 500 dólares

AÑO 2018

14 mil dólares

Una de las caras de la migración es la deportación, un fenómeno que siempre ha existido por diversos factores, así como existe la migración hacia Estados Unidos también existe la expulsión de los migrantes hacia su lugar de origen.

Gabriel Peralta de la comunidad de Villa Hidalgo Yalálag, fue deportado hace ya 13 años, cuando tuvo problemas con la ley de los Estados Unidos y fue condenado a prisión por seis meses, lo que fue la causa de su deportación.

Su partida

Partió en 1993 de su tierra cuando tenía 27 años, su principal motivo fue la falta de recursos para la manutención de su familia, en ese tiempo Gabriel decidió formar una familia y hacerse responsable de su pareja que tenía ya dos hijos y estaba embarazada.

Después de conseguir al “coyote” que lo ayudaría a cruzar la frontera lo siguiente es conseguir el dinero y pagar. El recuerda que su hermano pagó por él 2 mil 500 dólares que devolvió pocos meses después de conseguir empleo.

Trabajar 11 años en Los Ángeles

Al estar instalado en Los Ángeles, California, buscó empleo y lo encontró en una tienda de ropa por mayoreo, en donde obtuvo un sueldo de 210 dólares, trabajando 48 horas semanalmente de lunes a sábado, él ya tenía experiencia en ventas desde México, por lo cual se familiarizó con el empleo rápidamente.

La vida es mejor allá. “Con el salario de un día puedes comprar con lo que puedes mantenerte una semana, en México si comes bien, apenas te alcanza lo que ganas”. Hay gente migrantes solo trabajan unos días por semana y les es suficiente para comprar comida, pagar renta, y vestirse por eso no contemplan volver a sus lugares de origen porque de volver, no sabrían a que dedicarse.

Su salario le era útil para pagar la renta, la comida y el resto para enviar a su esposa para la manutención de sus hijos. Su estancia duro 11 años.

Nunca fue molestado por migración en su trabajo, como sucedía con la gente que trabajaba en el campo. En el campo es donde inspeccionan más, en la ciudad no es muy común, “la mayoría de la gente deportada es porque tienen problemas por incurrir en un delito, no por su condición de migrantes”, aseguró Gabriel.

De regreso a su tierra

El motivo de su regreso fue porque cayó el alcoholismo, “un alcohólico no cabe en ningún lado, pensó que si tenía que morir, prefería morir en su pueblo a morir en la ciudad en donde nadie sabría de él”, expresa.

Debido al alcohol, Gabriel cometió el delito de violencia doméstica, motivo por el que fue denunciado y tuvo que atravesar por un proceso legal que más tarde lo llevó a la prisión.

La primera vez fue cayó en la cárcel fue en 1999 pero salió bajo fianza. En el año 2000 tenía que asistir a un programa de violencia domestica, durante 57 semanas al año, con una psicóloga que el mismo pagaba con sus ingresos, para demostrar a la corte que se encontraba en la mejor disposición para no reincidir en el delito, sin embargo, durante el programa tuvo que volver a su pueblo por el fallecimiento de su madre, al no poner previo aviso de su ausencia a las instancias de justicia correspondientes, violó la aprobación e incurrió en un delito llamado violation aprobation por lo que automáticamente librada una orden de arresto, y más tarde, después de purgar una condena de 6 meses en prisión fue deportado en 2005.

Cuando él estuvo en la cárcel había 70 mil presos en el condado de Los Ángeles, 50 mil serían deportados hacia Latinoamérica, el motivo, la comisión de un delito. Las infracciones y los delitos de orden doméstico en donde se agreden los derechos de los niños o de las mujeres son los más comunes.

“La causa de las deportaciones no es la condición de migrantes, si así fuera, el pueblo estaría lleno de paisanos deportados, solamente los delincuentes son los que son deportados, yo me considero un delincuente por el simple hecho de haber pisado la cárcel, y por eso estoy aquí”.

Tuvo la posibilidad de volver a intentar cruzar la frontera de forma ilegal, pero desafortunadamente no hubo quien pagara por él, por su condición de alcohólico.

Los que tienen “papeles” ya no vuelven porque la vida es mejor allá, conforme más tiempo pasa, la gente se va acostumbrando y abandonan la idea de volver. Sobre todo los que ya tienen pareja o sus hijos ya tienen nacionalidad estadounidense, para ellos son vacaciones, no consideran vivir aquí.

Ahora los migrantes tienden a formar una familia “allá” gozan de mejores prestaciones, sus hijos obtienen la nacionalidad y si los padres son migrantes pueden gozar de privilegios por el simple hecho de ser padres de estadounidenses.

Gabriel puede decir que los migrantes que no tienen un trabajo fijo son los que vienen contantemente, “a veces pensamos que el que tiene “papeles” es el que regresa, pero eso es mentira, los que vuelven son los que no tienen trabajos estables lo que les permite venir cada vez que quieren”. Ahora por las políticas migratorias que se han impuesto en los últimos años ya solamente vienen unos cuantos, se puede notar en las fiestas patronales y de los barrios, cada vez vemos a menos gente que vuelve de Estados Unidos.

Al preguntar a Gabriel si extrañaba California, respondió con un gesto de satisfacción, que no extraña nada de EU, él disfrutó cada momento de su estancia, como ahora disfruta de estar en el Yalálag, pero ahora valora la tranquilidad y sobre todo aprecia vivir aquí porque de pequeño y en su juventud, no pudo hacerlo, hasta ahora está conociendo al pueblo.

El alcohol ha salió de su vida, pero por las políticas migratorias ya no puede volver a irse. Si el tuviera la posibilidad de volver a cruzar lo volvería hacer de manera ilegal.

Según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE) las causas de deportación son:

  • Estar acusado de un delito
  • Haber cometido un delito
  • Haber realizado un Fraude de ley
  • Abusar de un programa benéfico
  • No haber cumplido una orden de deportación o acuerdo de salida voluntaria
  • Haber ingresado ilegalmente a Estados Unidos después de una deportación
  • Ser considerado como un riesgo a la seguridad pública