Sin poder trabajar, herido de Nochixtlán, Oaxaca |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Los Municipios

Sin poder trabajar, herido de Nochixtlán, Oaxaca

Luis Bautista Hernández, campesino y albañil, quedó inválido por el enfrentamiento entre policías y maestros el 19 de junio de 2016

  • Sin poder trabajar, herido de Nochixtlán, Oaxaca
  • Sin poder trabajar, herido de Nochixtlán, Oaxaca
  • Sin poder trabajar, herido de Nochixtlán, Oaxaca

“Desgraciadamente, mi pierna no tiene fuerza para poder caminar, antes trabajaba de campesino y de albañil; hoy, el campo está abandonado y no tengo dinero, no sé qué hacer en mi pueblo, soy un invalido”, da a conocer Luis Bautista Hernández, del municipio de San Agustín Tlacotepec, uno de los heridos del enfrentamiento con los policías y maestros el 19 de junio de 2016.

“No he podido trabajar, sólo causo lastima, un solo pie me funciona, no puedo levantar pesado. Cuando voy a cita del médico siempre me obligan a utilizar un bastón, pero yo no puedo; de igual manera trato de trabajar para no decaer, ya no puedo hacer las cosas como antes. Soy campesino y cuando acabo de sembrar el maíz, inicio en la albañilería pues para sacar para la familia, de esa manera me ganaba el sustento, pero ahora es más difícil”, recalca Bautista Hernández.

APOYO A NOCHIXTLÁN

Luis Bautista espera que la ciudadanía haga conciencia sobre la represión que se vivió en Nochixtlán. Todo fue originado por la Reforma Educativa y todo lo que esta conlleva “por eso fue que nosotros asistimos; esperamos que no se desanimen y apoyen en lo que se pueda. Necesitamos justicia los que hemos quedado inválidos, no se vale que repriman los que tienen el mando, deben atender y saber escuchar al pueblo, ellos algún día van a quedar igual, sino es que peor, ya que es abuso lo que hacen y todo por seguirse quedando en el poder”.

REMEMBRANZA

Ese día la primera represión fue desde las 06:00 horas, “estábamos apoyando a los maestros, ya que son los únicos que se atreven a decirle al gobierno que está haciendo mal las cosas, por eso nuestra simpatía. Ese 19 de junio desde las 08:00 horas iniciaron otros ataques; primero, la policía en contra de la población y de ahí subieron los ánimos”.

Y afirma “soy uno herido del enfrentamiento con los policías y maestros el 19 de junio de 2016, por lo cual —desafortunadamente— no hemos tenido la atención adecuada como la que habían prometido. Con el gobierno del estado no ha habido nada, esta situación ya la politizaron y dejaron a un lado la humanidad, esos malditos que tienen todo el dinero de nuestro erario hacen del poder para sus fines, ganan los miles de pesos para arremeter, ahí están los diputados y senadores, gobierno y toda la maquinaria sucia de la política y a los campesinos más reprimidos en sus pueblos alejados y polvorientos.

“Desde las 08:00 horas inició la represión. Sí, ese es el nombre, un pueblo sin armas contra policías con armas, toletes y disparando, es una gran desventaja. A las 11:30 horas, cuando la represión ya estaba más fuerte uno de los corajes más grandes que me dio fue que al saber que el gobierno federal estaba disparando a la ciudadanía; entonces decidimos entrar a apoyar al magisterio y desafortunadamente me tocó. Fui uno de los que iba más adelante y me imagino que ya me tenían ubicado y el disparo de arma de fuego llegó directo a mi pierna, me dispararon desde el helicóptero de la Policía Federal.

“El balazo me llegó al muslo de la pierna derecha y prácticamente me destrozó. Caí e inmediatamente recibí ayuda de los maestros y algunos paisanos de la comunidad de San Agustín Tlacotepec que me sacaron del lugar. Me llevaron al hospital de Nochixtlán; desafortunadamente no me dieron atención por lo que me trasladaron al hospital de Tlaxiaco, pero tampoco me quisieron atender, fue algo muy difícil, un viacrucis. Ahora tengo dificultades para caminar y, sobre todo, para trabajar; estoy tomando algunos medicamentos para regenerar el nervio.

“El gobierno no me ha dado nada, ni para los medicamentos. No es verdad que a los heridos nos hayan ayudado con recursos, no hay ninguna indemnización, nada del gobierno estatal y federal.

“Desgraciadamente, mi pierna no tiene fuerza para poder caminar, menos para trabajar, la familia vive por gracia divina, como igual porque los familiares me ayudan, pero un día se va a terminar y empezaré a caer mal”, finalizó Luis Bautista Hernández.

 

Relacionadas: