Me duele la pobreza de la Costa, está olvidada: obispo |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Los Municipios

Me duele la pobreza de la Costa, está olvidada: obispo

Monseñor señaló que las riquezas de nuestro país están muy mal distribuidas, por eso muchos pobres no podrán salir de su situación por más que trabajen.

Me duele la pobreza de la Costa, está olvidada: obispo | El Imparcial de Oaxaca

A pocas semanas de dejar la región de la Costa, el nuevo obispo de la Verde Antequera, Pedro Vásquez Villalobos, dice tener sentimientos encontrados, se va feliz por ir a servir a Valles Centrales, pero triste en tener que dejar a la gente de la Costa, donde existe pobreza y pocas oportunidades de crecer económicamente.

El monseñor Pedro Vásquez Villalobos, en entrevista para EL IMPARCIAL dijo que el nuevo nombramiento le llegó cuando más tranquilo estaba, cuando agradecía por los cinco años en esta diócesis, sin embargo, Dios es quien dispone y no los pensamientos de cada uno, habló de la tristeza que le provoca el ver y saber de la pobreza material que hay en la población de esta región.

Explicó que aunque mucha gente es feliz y con mucha fe con lo poco que tienen, no es posible que en un país tan rico como México, existan pocas oportunidades para muchos de ellos.

Dijo que, a falta de grandes empresas, fábricas y compañías generadoras de empleos en la región, limitan las oportunidades de mayores ingresos para las familias, “la gente vive de lo que les da la tierra y el agua, comen yerbitas y animalitos que ellos le proveen” pero el pueblo quisiera tener una mejor casa pero no le alcanza para eso, la gente de la Costa está olvidada, hay mucho sufrimiento en la costa oaxaqueña.

Dijo que los mexicanos se han vuelto muy individualistas, muchos solo piensan en hacerse ricos, señaló que a los gobernantes que Dios destinó para administrar los recursos, no se sabe qué hacen con ellos, no llegan a donde originalmente están destinados “no sabemos qué hacen con los recursos, aunque siempre ya hay un papelito que dice hacía dónde tienen que ir, no sabemos hacia dónde caminan, casi nunca llegan y no sabemos cuál es su destino”.

El monseñor señaló que las riquezas de nuestro país están muy mal distribuidos, por eso muchos pobres no podrán salir de su situación por más que trabajen, al pedirle su opinión sobre la declaración del diputado federal priista de Pinotepa Nacional, Carlos Sarabia quien dijo: “le va bien a quien trabaja, quien no trabaja no le va bien” el católico respondió que no se puede generalizar porque hay muchos pobres que trabajan todo el día y siguen en la misma pobreza, la causa, los bajos salarios de nuestro país y la mala distribución de las riquezas.

Habrá pobres porque no trabajan, pero no se puede generalizar, “de niño fui pobre, mi padre campesino, mis hermanos y yo trabajábamos mucho y seguíamos pobres” así que no se puede generalizar, enfatizó.

“Nuestra gente ya no quiere hacer filas para recibir, nuestra gente es trabajadora y luchona” aunque los programas sociales para muchas familias, son lo único que tienen y con eso sobreviven, pero lo ideal es que se les de oportunidades de ser generadores de sus propios recursos, no hay fuentes de empleos para eso, con empleos la gente estaría mejor.

Tragedia de Jamiltepec

El entrevistado dijo que a veces Dios nos prepara para la muerte, para que la enfrentarla con tranquilidad y paz aceptando la muerte de los seres queridos, pero hay otras muertes que no se esperan y duelen, como en el caso de Jamiltepec.

“Yo esto lo leo como fallas humanas” no podemos encontrar otra explicación, fueron fallas de quien decidió que llegaran a esas horas y en esas condiciones al lugar, fallas también de quien venía dirigiendo la aeronave.

Señaló que también hubo fallas en tierra, de los que estaban ahí esperando, no prepararon el terreno o no pensaron que les podía pasar algo y no se retiraron, “a lo mejor ese terreno no era para que bajara ese tipo de aparato, a esa hora y con esa obscuridad”.

Dijo que si no hubiera pasado nada, el pueblo de Jamiltepec estuviera agradecido con sus autoridades por haber llegado esa noche, pero, por la tragedia que ocurrió, todos cuestionan a qué fueron a esa hora.

El dolor de la tragedia fue mayor y más cuestionada debido a que por el sismo, no se había registrado ni un solo lesionado, mucho menos un muerto, eso agravó el acontecimiento a causa del helicóptero, por tal motivo los dolientes naturalmente pueden decir “ellos me los mataron, mataron a mis padres y hermanos” pero sí les ayudamos a entender y aceptar las cosas, podrán ver que todo fue un accidente por fallas humanas.

Lo único que le digo a nuestra gente, que Dios los fortalezca, yo no los puedo consolar, pero Dios sí”.

Por otro lado, dijo que las vidas o los cuerpos de las víctimas no tienen precio, pero la ayuda que deben o puedan recibir sus familiares, en algo los va ayudar, por eso hizo el llamado a las autoridades a cumplir con las promesas de indemnizar a los dolientes.

 

 

Relacionadas: