Quantcast

La Capital

En riesgo áreas naturales protegidas

La conservación de los ecosistemas de Oaxaca se ha fortalecido mediante diferentes programas de manejo de sus manglares y selvas: Semarnat
por Humberto A. Torres

Oaxaca cuenta con ocho áreas naturales protegidas establecidas por decreto y 140 de conservación voluntaria, las cuales hasta el momento se encuentran en buen estado, pero con el riesgo latente de que el crecimiento urbano, incendios forestales, cacería furtiva y otros factores las afecten.

Lo anterior ha obligado a redoblar esfuerzos por parte de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a través de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp), pues las amenazas son constantes.

El delegado Tomás González Ilescas explicó que la Semarnat integra el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas (SINAP), con el propósito de incluir en el mismo, las áreas que por su biodiversidad y características ecológicas sean consideradas de especial relevancia en el país.

Existen los criterios que deben considerarse para incorporar a un área nacional protegida en el Registro del SINAP, y que son aquellas áreas que presenten especial relevancia.

Resaltó que la conservación de los ecosistemas de Oaxaca se ha fortalecido mediante diferentes programas de manejo de sus manglares y selvas, que incluyen acciones de vigilancia comunitaria, prevención de incendios, rehabilitación de obras de infraestructura turística, cercados de exclusión de ganado y otras labores.

Pavel Palacios Chávez, director de la Conamp en Oaxaca, indicó que Oaxaca cuenta con ocho áreas naturales protegidas: Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán, Parque Nacional Huatulco, Parque Nacional Lagunas de Chacahua, Parque Nacional Benito Juárez, Monumento Natural Yagul, Santuario Playa Escobilla, Santuario de la Playa de la Bahía de Chacahua y el Área de Protección de Flora y Fauna Boquerón de Tonalá.

Además que se consideran para Oaxaca las Regiones Prioritarias para la Conservación el Istmo, la Chinantla, Sierra Norte, Yautepec, Costa y Copalita.

En ese esfuerzo, dijo que Oaxaca es pionero en la conservación voluntaria y ocupa el primer lugar a nivel nacional con 89 áreas con certificado lo que suma un total de 106.289.11 hectáreas conservadas por iniciativa y deseo de sus propietarios.

Destacó que se cuenta con tres parques nacionales así como 140 áreas destinadas a la conservación del medio ambiente en donde habitan más de mil 500 especies de flora y fauna, pero alertó que en las últimas décadas han sufrido afectaciones por causa del desarrollo urbano desordenado, con el riesgo de provocar escasez de agua, la falta de oxígeno e inundaciones.

De las prácticas que afectan al ecosistema es la cacería ilegal en contra de especies como el venado, jabalí, jaguar y puma, de ahí el compromiso en coordinación con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para capacitar a las comunidades que habitan en cercanías con áreas protegidas y sean vigilantes para evitar estas acciones.

Resaltó el caso de Yagul, donde existe un trabajo de coordinación para establecer acuerdos para resguardar el polígono y encontrar mecanismos de reubicación de 30 familias que se encuentran en los alrededores de la zona.

Otra reserva de las que se encuentra en peligro es el parque nacional Benito Juárez, por lo que urge crear elementos de planeación ecológico del territorio para evitar la pérdida de áreas naturales.

Sin precisar el monto del presupuesto anual que se destina, pues corresponde a las zonas de Oaxaca y Chiapas y sólo es responsable de tres áreas naturales, apuntó que se destina a personal, equipo y material operativo, así como a programas de subsidio.

Por otra parte, informó que si las comunidades destinan zonas para Áreas Naturales Protegidas de manera voluntaria estarán contribuyendo a la solución para combatir el cambio climático, como ha sucedido en San Marcos Arteaga, San Francisco Yosocuta, Santa María Natividad, Santa María Tindú, entre otras, donde han asignado de manera voluntaria áreas de conservación, mismas que han dado como resultado la conservación de la flora y fauna.

En tanto, Carlos Galindo, de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, sostuvo que una de las características de las áreas comunitarias protegidas de Oaxaca es que no son lugares aislados.

Forman parte de un mosaico de bosques, selvas, matorrales conservados, de áreas con programas de manejo forestal, ecoturismo y, de esta manera, participan en la integración de corredores biológicos que permiten el desplazamiento de las especies.

Además, la conectividad del paisaje mantenida por estos mosaicos es la principal estrategia de adaptación al cambio climático. Las áreas comunitarias protegidas deben promoverse y volverse un componente esencial del sistema integral de conservación de la biodiversidad de México.

Durante los últimos 20 años, en el estado de Oaxaca se han creado diversas áreas protegidas comunitarias, que, a pesar de ser pequeñas, generalmente se encuentran inmersas en un mosaico de actividades productivas que mantienen la estructura y composición de los bosques a nivel de paisaje.


Áreas protegidas

Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán

Parque Nacional Huatulco

Parque Nacional Lagunas de Chacahua

Parque Nacional Benito Juárez

Monumento Natural Yagul

Santuario Playa Escobilla

Santuario de la Playa de la Bahía de Chacahua

El Área de Protección de Flora y Fauna Boquerón de Tonalá