Llama Villanueva Abraján a combatir corrupción con ley en Oaxaca | La Capital
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

La Capital

Llama Villanueva Abraján a combatir corrupción con ley en Oaxaca

Refrenda compromiso con la ley y la justicia, durante primer informe de actividades al frente del Tribunal de lo Contencioso Administrativo y de Cuentas

Llama Villanueva Abraján a combatir corrupción con ley en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

Al rendir su Primer Informe de Actividades, la presidenta del Tribunal de lo Contencioso Administrativo y de Cuentas (TCAC), María Eugenia Villanueva Abraján, llamó a tomar consciencia del significado del combate frontal a la corrupción, “porque si en todos los poderes existen funciones indispensables para la existencia del Estado de derecho, en el caso del poder Judicial y concretamente este tribunal de legalidad, debe combatirla, eso nos impone la superación moral y material de quienes tenemos no solamente la obligación, sino el honor de laborar en él”.

En sesión solemne y junto al presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), Raúl Bolaños Cacho, Villanueva Abraján enfatizó que los resultados del trabajo a lo largo de 12 meses, no es más que consecuencia del esfuerzo, la tenacidad de todos y cada uno de los magistrados, integrantes del tribunal, así como de todos los colaboradores.

“El trabajo tesonero de todos y cada uno de los integrantes de este tribunal, debe ser el escudo más firme contra la insidia o el juicio temerario de quienes no comparten que nuestra función es desentrañar la verdad y la legalidad de las hojas inertes de un expediente, para sentirnos con la conciencia del deber cumplido”, afirmó.

Dijo que es indispensable evitar el burocratismo, la apatía y la inercia, para dar lugar a un desempeño más comprometido y fomentar en todos y cada uno de sus integrantes la consciencia; desde el que recibe una demanda y le pone un sello, al que forma un expediente, el que cuida el aseo, hasta quienes juzgan en el podio más alto.

Villanueva Abraján destacó que la justicia administrativa y de cuentas no es solo la que se imparte todos los días en la resolución de un conflicto o en el propósito de dar a cada quien lo que le corresponde, es ante todo justicia social y justicia distributiva, es la que hace posible todas las libertades públicas, que todos los derechos civiles puedan realizarse.

Frente a representantes de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, y de la sociedad civil organizada, la magistrada apuntó que con el ejemplo del más universal de los mexicanos, Benito Juárez, “creo que todos los aquí reunidos realizamos nuestra tarea diaria, no con el afán efímero, ni fugaz de conquistar metas, sino para que nuestros actos se desarrollen en pos del imperio de la justicia que nos reclama hoy Oaxaca”.

Agradeció a los magistrados por caminar juntos en la senda de la judicatura, para aprender a distinguir lo bueno de lo malo, lo feo de lo hermoso, lo honesto de lo corrupto, para que de una amalgama de valores y principios encontremos el equilibrio sublime de la legalidad con la justicia.

“Para ellos mi gratitud por su esmerada entrega en las actividades que tienen encomendadas para servir a la justicia con entrega, dedicación y bajo el velo sagrado de los valores éticos que deben permear en el actuar de un juez, porque redunda en beneficio de los justiciables”, dijo.

Manifestó reconocimiento al gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, a los integrantes de la LXIII Legislatura estatal, por “permitirnos coadyuvar de manera democrática, con transparencia y respeto al Estado de derecho, mediante una relación de solidaridad y equilibrio entre poderes y al magistrado presidente, Raúl Bolaños Cacho Guzmán, presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, por su incondicional apoyo al fortalecimiento de la justicia administrativa en el Estado.

“No puedo, no quiero, ni debo soslayar mi agradecimiento a mis compañeras y compañeros magistrados del Honorable Pleno del Tribunal Superior de Justicia del Estado, quienes con una amplia disposición y de manera unánime emitieron su voto otorgándome licencia especial para integrarme a este órgano jurisdiccional”, externó.

“Al rendir protesta como magistrada presidenta de este órgano de justicia administrativa, me comprometí a guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la del estado; hoy refrendo ese compromiso ante ustedes, de actuar siempre bajo el imperio de esas normas fundamentales, subrayó.

Detalló que el TCAC tiene encomendado el ejercicio del control de legalidad para resolver las controversias de carácter administrativo y fiscal que se susciten entre la administración pública del estado y los particulares, y determinar acerca de las resoluciones que se dicten en materia de rendición de cuentas, acorde al nuevo Sistema Nacional Anticorrupción.

Sostuvo que con la reforma a la Carta Magna, este tribunal tiene intervención importante en el Sistema Estatal Anticorrupción, es la instancia de coordinación entre las autoridades de todos los órdenes de gobierno competentes en la prevención, detección y sanción de responsabilidades administrativas y contra hechos de corrupción, así como en la fiscalización y control de recursos públicos.

“En los tiempos que vivimos los problemas de carácter administrativo y de cuentas, a pesar de ser cuestiones de legalidad no pueden verse de manera tan dogmática, sino más bien pragmática, porque aun habiendo dos o tres casos iguales, en ocasiones no se resuelven de la misma manera, por diferentes causas y por diferentes medios o formas de cualesquiera de las partes”, comentó.

La magistrada presidenta externó que la premisa principal de todo comportamiento ético debe ser el bien evitando el mal; no solo al emitir las resoluciones, sino ante todo actuar como centinelas para hacerlas cumplir, que no nos embargue la lisonja, el orgullo o la vanidad, sino permanecer en el camino de la templanza para que sea nuestra conciencia nuestro escudo, ya que la sabiduría popular señala -la pasión quita conocimiento-.

La justicia se halla en un momento crucial, sigue siendo asignatura pendiente de la democracia, consiguientemente ya es hora de aprobarla y los ciudadanos necesitan confianza en nuestras instituciones, cerró.