Desertan de la UABJO 48% de estudiantes | La Capital
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Especiales

Desertan de la UABJO 48% de estudiantes

Paros, ausentismo docente, carreras mal elegidas y falta de recursos acaban con el sueño universitario de miles de oaxaqueños cada generación

Desertan de la UABJO 48% de estudiantes | El Imparcial de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

Entre conflictos internos en diversas facultades, múltiples paros, alto ausentismo docente y estudiantes en precaria situación económica, la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) pierde cada año desde el 20 por ciento y hasta el 80 por ciento de los estudiantes que se inscriben a sus licenciaturas. De acuerdo con un análisis estadístico realizado por EL IMPARCIAL sobre las cifras de la “máxima casa de estudios de los oaxaqueños”, carreras como Medicina, Derecho, Arquitectura y Contaduría pierden cada generación a entre tres y cuatro de cada 10 alumnos inscritos al primer semestre sin que las autoridades universitarias atinen a dar una solución a este problema.

Estadísticas de la universidad obtenidas a través de una solicitud de información muestran las altas pérdidas de estudiantes que se registran cada año. En el ciclo escolar 2012-2013, Derecho inscribió al primer semestre a mil 22 alumnos, de los cuales llegaron al tercer semestre un año después únicamente 991; al quinto, en 2014, 715; al séptimo, 617; y al noveno, 644. En el camino se quedaron 36.98 por ciento de los alumnos.

Contaduría Pública presenta una pérdida de 22.42 por ciento. En el ciclo 2012-2013 se inscribieron 428 alumnos al primer semestre, un año después al tercer semestre siguieron 409; al quinto, 376; al séptimo, 354 y al noveno, 332.

Administración recibió en 2012 a 366 de primer ingreso, de los cuales, únicamente 267 llegaron en el tiempo previsto al noveno; la pérdida de alumnos es de 27.04 por ciento.

En la generación 2012-2017 una de las licenciaturas que menor pérdida de alumnos registró fue Arquitectura 5 de Mayo. De 60 estudiantes inscritos en el primer semestre, 58 llegaron al noveno con la posibilidad de concluir sus estudios.

Múltiples factores

Hay casos en los que la universidad está impedida para evitar la deserción, explica el secretario Académico de la UABJO, Javier Martínez Marín, quien señala las ocasiones en que los alumnos dejan la universidad porque eligieron mal la carrera o porque carecen de aptitudes suficientes para atenderlas.

En la licenciatura en Economía, que ha llegado a tener un índice de titulación de 1 de 80 estudiantes, se ha creado un semestre de preparación para alumnos que han pasado el examen de admisión. Antes de iniciar la carrera se les brindan conocimientos elementales de la materia para permitirles decidir si realmente están interesados.

Otros casos, sin embargo, se deben a problemas laborales que la universidad no ha logrado solucionar, como los constantes paros y el ausentismo de los docentes.

El que los maestros no acudan a dar cátedra, explica Martínez, es un tema presupuestal que se origina porque la universidad otorga uno de los peores salarios por hora de las universidades públicas del país. Martínez, arquitecto graduado en la Facultad 5 de Mayo, es uno de los maestros que da clases como servicio social en esta universidad, sin pago.

Falta de gobernabilidad

Para el exrector de la UABUJO Francisco Martínez Neri una de las principales causas de la deserción en la universidad es la falta de gobernabilidad, que incide no solo en la dificultad para ampliar su presupuesto, sino en el alejamiento de los estudiantes de las aulas.

El ausentismo docente, señala el coordinador del PRD en la Cámara de Diputados federal, alcanza hasta el 30 por ciento, lo que genera “desencanto”.

“Cuando vienen de escuelas donde hay mucha exigencia académica como los Cobaos ven que hay un grave problema de ausencia de algunos maestros y se van, los paros también generan problemas porque se desaprovechan horas, representan una pérdida muy grande de tiempo”. Asimismo descarta que el bajo pago por clase que obtienen los docentes sea justificación para su ausencia. “Muchos entramos a la universidad sin cobrar y no por eso faltábamos, yo estuve por lo menos tres años sin recibir un centavo y no por eso me ausenté, es un asunto de vocación, uno no va a la universidad para vivir de ella, va por vocación y por el prestigio que da”, asegura.

Martínez Neri señala además que la falta de alternativas y de recursos lleva a los estudiantes a buscar inscribirse en las carreras más sencillas y menos caras.

“No hay una gran oferta, los muchachos a veces eligen carreras que no van con su objeto, muy a menudo cuando inicio clases les pregunto por qué están ahí, y muchas veces la respuesta va en el sentido de que no tuvieron otra oportunidad, al no tener recursos para ir a otra carrera como Medicina o Arquitectura, que son difíciles para ingresar, van a otras escuelas cuya matrícula es más fácil”.

Las que más pierden

En los casos extremos de deserción se encuentran licenciaturas como Economía, Médico Veterinario Zootecnista, Computación y Entrenamiento Deportivo, que en la generación 2012-2017 perdieron más del 50 por ciento de los alumnos inscritos.

En la carrera de Médico Veterinario al primer semestre en 2012 se inscribieron 165 que para el tercero se convirtieron en 78, 71 y 41 para quinto y séptimo y 36 para el noveno. Solo 78.19 por ciento de los estudiantes que pasaron el examen de admisión llegaron al último año.

En Economía los números entre los semestres 1 y 9 cayeron de 46 a 10, 7, 8 y 9. 86.96 por ciento de los estudiantes que iniciaron no lograron concluir sus estudios en el tiempo previsto.

Entrenamiento Deportivo perdió el 60 por ciento de sus alumnos en menos tiempo, pues de los 124 estudiantes que se inscribieron al primer semestre en 2012, 68 dejaron la carrera en el primer año y solo 53 llegaron al séptimo semestre en 2015, cuarto y último año. A esta licenciatura se inscribieron 115 alumnos de primer ingreso en el ciclo 2015-2016 y al siguiente solo 92 llegaron al tercer semestre.

En Computación de 80 estudiantes registrados en 2012, 34 se inscribieron al octavo semestre y ninguno al noveno en 2016. La deserción es del 57.5 por ciento.

Derecho, ejemplo de anomalía

A pesar de ser una de las facultades con mayor prestigio, Derecho presenta cifras que revelan pérdidas promedio de 10 por ciento cada año por generación. Su matrícula se incrementó entre 2012 y 2016 un 23.87 por ciento, pasando de mil 22 a mil 266.

En 2013 se inscribieron mil 48 alumnos y en 2015 solo 438 llegaron al quinto semestre, una pérdida del 58.20 por ciento de los alumnos. El siguiente semestre de esa generación, el séptimo, en 2016, reportó un incremento significativo de estudiantes, con 847 inscritos.

En 2014 se inscribieron mil 79 estudiantes al primer semestre, para el quinto de esa generación había una pérdida de 18.35 por ciento; en 2015 hubo mil 82 estudiantes de nuevo ingreso, en 2016 al tercer semestre volvieron mil 82, 14 por ciento menos.

 

 

Relacionadas: