En Oaxaca, capitalinos celebrarán los Lunes del Panteón | La Capital
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

La Capital

En Oaxaca, capitalinos celebrarán los Lunes del Panteón

'Las nuevas generaciones ya no creen en estas tradiciones'

En Oaxaca, capitalinos celebrarán los Lunes del Panteón | El Imparcial de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

Luego de concluir las festividades del Día de Muertos, habitantes de las diferentes agencias municipales de Oaxaca de Juárez ya se preparan para celebrar los Lunes del Panteón.

Durante el Día de Muertos, los católicos celebran a sus fieles difuntos en los panteones de San Miguel y Panteón Jardín, posteriormente comienzan las celebraciones en el resto de los camposantos.

El primer lunes después del 2 de noviembre toca el turno a los vecinos del Barrio del Ex Marquesado, donde a partir de este domingo los fieles católicos adornaron las tumbas con flores y veladoras.

A las fueras del panteón, también se instalaron puestos con venta de gastronomía, por lo que se cerró la circulación para vehículos en la calle Montes de Oca y la circulación sobre Niños Héroes es a vuelta de rueda.

Esta tradición continuará con el segundo Lunes del Panteón en la agencia de San Martín Mexicapam; el tercer lunes corresponde a la agencia de San Juanito y cuarto lunes al Barrio de Xochimilco.

La señora Mariana Ramírez, vecina de la colonia Santa María, señaló que esta tradición lo heredaron de sus antepasados, consiste en llevarles flores y convivir durante todo el día con sus seres queridos que se adelantaron en el camino.

“Cuando era niña mi papá me traía para convivir con los familiares o amigos que descansan en este panteón, en las primeras veces que veníamos hace como 40 años, había pocas tumbas pero todos veníamos en familia y se llenaba este espacio”.

En medio de flores y veladoras, doña Mariana menciona que si bien el panteón ya se encuentra a su máxima capacidad, desde hace una década a la fecha el número de visitantes ha disminuido.

“Hoy vivimos otros tiempos, las nuevas generaciones ya no creen en estas tradiciones y otro factor es el surgimiento de otras religiones que ya no veneran a sus muertos, mientras haya vida seguiremos viniendo para recordar a nuestros files difuntos”, comentó.

Relacionadas: