Critica arzobispo de Oaxaca nepotismo en ayuda a damnificados | La Capital
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

La Capital

Critica arzobispo de Oaxaca nepotismo en ayuda a damnificados

En su homilía dominical, celebrada en la Catedral, José Luis Chávez Botello critica a quienes se aprovechan de la pobreza y de la necesidad

Critica arzobispo de Oaxaca nepotismo en ayuda a damnificados | El Imparcial de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

El arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera, José Luis Chávez Botello, se pronunció por investigar las supuestas irregularidades en la ayuda a los damnificados en el Istmo de Tehuantepec. “Es criminal cuando alguien se aprovecha de la pobreza y necesidad y peor si viene de alguien elegido para cuidar o de los responsables de avanzar en la reconstrucción”, mencionó.

Para el prelado, estas acciones se dirigen a deteriorar y destruir, en lugar de beneficiar a los damnificados.

Por eso, opinó que es necesario se detecte quiénes son y señalar a los responsables, sin generalizar a todos los encargados de entregar ayudas.

Invitó a reflexionar en la responsabilidad y el bien común, así como reconstruir a la sociedad del terremoto social.

En tanto, después de la celebración de Todos los Santos y Día de Muertos, se congratuló que sean fechas de unir y levantar, pero hizo un llamado a revisar y descubrir el por qué la celebración atrae a las familias.

Y es que lo que no es auténtico, dijo, divide, afecta y dura poco tiempo con sus aparentes frutos y bondades como el descuido a la vida en medio del bien.

Agregó que al caerse los pilares de la verdad, unidad y bien común, los fuertes vientos del mal causan terremotos, y llevan el deterioro de los sectores social, político y en otras expresiones.

El purpurado hizo un llamado “a retirar pronto las piedras y escombros de los sismos sociales, causados por la ambición, la corrupción y la violencia”, para lo cual, se requiere mucha mano de obra para rescatar de los escombros vida y todo lo que sirva para reconstruir el tejido social.

“El mal está cuando nos separamos del sentido auténtico del poder, de la economía y de la familia, de la educación”, manifestó.

Relacionadas: