Celebran el fervor patrio en Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Celebran el fervor patrio en Oaxaca

Festejo, música y color en la noche mexicana, en el zócalo de Oaxaca

  • Celebran el fervor patrio en Oaxaca
  • Celebran el fervor patrio en Oaxaca
  • Celebran el fervor patrio en Oaxaca

Con la mano en lo más alto y sobre los hombros de su padre, una pequeña de cinco años gritaba a todo pulmón ¡Viva México! mientras el gobernador, Alejandro Murat Hinojosa, desde el balcón central del Palacio de Gobierno ondeaba con fuerza la Bandera Nacional.

La noche de fiesta, con motivo de la Independencia de México, comenzó temprano en el zócalo de la ciudad de Oaxaca, que desde hace varios días se pintó de colores con las luces alusivas.
En el municipio de Oaxaca de Juárez, a las 21:30 horas, el presidente municipal, Oswaldo García Jarquín, y su comitiva inició su recorrido que acaparó la mirada y las cámaras de los celulares de los peatones.

Mientras que en el centro de la ciudad, el tráfico vehicular era intenso, pues las calles aledañas al zócalo fueron cerradas. Encontrar estacionamiento fue casi imposible.
En la calle Independencia e Hidalgo, el camino fue preparado para los representantes del municipio, para que con música y mucho ruido a las 22:30 horas llegaran al Palacio de Gobierno.
Aquí, la fiesta había comenzado desde mucho antes, pues los más vivos llegaron temprano y sus lugares eran los mejores.

“Vamos a escuchar porque no veo nada”, dijo una voz entre las cientos, y era cierto, pues entre el gentío, los árboles y los niños en hombros eran pocos los afortunados que tenían buena visibilidad.

Ya a las 23:00 horas se escucharon algunos chiflidos de quienes se inconformaron, pues el Grito estaba programado para las 22:30 horas.

Finalmente el gobernador salió y fue al grano, no hubo discurso, sólo se escuchó ¡Viva México¡ varias veces ¡Viva Hidalgo! otras más, mientras que no podía faltar el ¡Viva Oaxaca! que se escuchó con ahínco.

Fueron muchas vivas para tantos héroes que inevitablemente los asistentes gritaron contagiándose unos con otros, para sacar la energía que les sobró en un fuerte y duradero aplauso.
El Himno Nacional Mexicano se entonó por todos, los más pequeños pusieron el ejemplo, además de decenas de extranjeros que fueron contagiados por la fiesta, que el mexicano y en especial el oaxaqueño lleva en la sangre.

Después de otra ronda de aplausos, una lluvia de espuma cubrió de blanco la cabeza de los asistentes, a quienes no les importó, pues festejaban la Independencia de México.

De pronto, el cielo de la ciudad de Oaxaca se iluminó dejando boquiabiertos a los oaxaqueños quienes alzaron la mirada para disfrutar de los juegos pirotécnicos.

Murat Hinojosa, su familia y parte del gabinete permanecieron durante un buen rato en los balcones presenciando los juegos artificiales.

Casi a las 23:30 horas nadie se movía del zócalo, hasta que alguien dijo “falta Bronco”, lo que ocasionó una avalancha humana que se dirigía rumbo a la Catedral.

Algunos corrieron, pero fue inútil, puesya tenía rato que este espacio estaba a reventar, por lo que lo único que pudieron hacer fue disfrutar del concierto en una pantalla gigante.

Al no encontrar lugar, para disfrutar del concierto, muchos encontraron consuelo en los muros de las jardineras que fungieron como bancas, desde donde disfrutaron escuchando sus canciones favoritas.

Fue así como la noche se llenó de fiesta color y música en el zócalo de la ciudad de Oaxaca.

 

Relacionadas: