Río Atoyac y Salado, los más contaminados |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Río Atoyac y Salado, los más contaminados

Se ha informado sobre la presencia de metales pesados y otros contaminantes que representan un riesgo para la salud de los oaxaqueños

  • Río Atoyac y Salado, los más contaminados
  • Río Atoyac y Salado, los más contaminados
  • Río Atoyac y Salado, los más contaminados
  • Río Atoyac y Salado, los más contaminados
  • Río Atoyac y Salado, los más contaminados
  • Río Atoyac y Salado, los más contaminados

Organismos que promueven el cuidado del medio ambiente, alertaron que tres de los principales afluentes con los que cuenta el estado de Oaxaca tales como los ríos Atoyac, Salado y el Papaloapan, se encuentran totalmente contaminados.

A través de un estudio técnico de las aguas nacionales superficiales realizado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), se reporta en el río Papaloapan, una contaminación generalizada, y se señala como principal problema la presencia de agroquímicos, metales pesados y coliformes.

Otro problema de contaminación presentado en este afluente –según el documento enviado a legisladores federales por parte de ecologistas y organismos que exigen el saneamiento de estos ríos– es el creado por el crecimiento de núcleos urbanos, los cuales cambian el uso de suelo y sumado a todos los desperdicios que generan, dan como resultado una pérdida en la vegetación original y que la calidad del agua se vea afectada generando una alerta ambiental considerable.

El río Papaloapan es considerado por la Conagua como la segunda cuenca hidrológica más grande de México, pues cuenta con aproximadamente 354 kilómetros de longitud y desemboca en el Golfo de México, a 130 kilómetros de Tuxtepec.

El informe señala que de igual manera en los ríos Atoyac y Salado se reportan grandes descargas de aguas residuales de drenaje, tanto industriales como municipales, además de contar con sus alrededores colmados de basura, lo que genera fuertes olores fétidos y se convierte en un foco de infección.

Al mismo tiempo diversos activistas han señalado que la extracción de material pétreo ha generado que la recuperación del río sea más difícil, pues se estropea el proceso natural de filtración de agua.

Por ello, alertaron que la disminución en la calidad actual del agua en los ríos enunciados repercute en posibles afectaciones a la salud de la población, por lo que resulta necesario llevar a cabo las investigaciones pertinentes y así poder contar con un diagnóstico oportuno que proyecte una línea de trabajo que contribuya al saneamiento de los ríos Papaloapan, Atoyac y Salado, e incrementen el rehúso e intercambio de agua tratada por agua de primer uso.

 

Relacionadas: