Cuatro regidoras de San Jacinto Amilpas impiden abrir la Casa de la Cultura |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Cuatro regidoras de San Jacinto Amilpas impiden abrir la Casa de la Cultura

Por tercera ocasión se suscita este tipo de problemas, por lo que habitantes de la población temen que el conflicto se recrudezca

  • Cuatro regidoras de San Jacinto Amilpas impiden abrir la  Casa de la Cultura
  • Cuatro regidoras de San Jacinto Amilpas impiden abrir la  Casa de la Cultura

Momentos de tensión se vivieron en la población de San Jacinto Amilpas, luego de que la presidenta municipal Yolanda Santos Montaño, a través de un Notario, intentó abrir las puertas de la Casa de la Cultura que permanece cerrada desde hace cuatro meses.

Los hechos se registraron a las 14 horas, cuando regidores opositores a la edil, entre de ellas, Mónica Morales, Julia Zárate, Isela García, intentaron cerrar la institución que se localiza sobre la calle de Independencia a escasos metros del templo católico.

El director de la institución, así como maestros de música y padres de familia de niños que acuden a recibir sus clases, sostuvieron un enfrentamiento verbal con los concejales; sin embargo, los ánimos se caldearon y los involucrados estuvieron a punto de enfrentarse a golpes.

Santos García, quien es vecino de la población, dijo que por tercera ocasión se registra este tipo de incidentes en la Casa de la Cultura, siendo los más afectados los niños y niñas, así como las demás personas que acuden al lugar.

Habitantes de la comunidad, vía telefónica, dijeron a EL IMPARCIAL, que se desconoce el problema por el cual se deriva esa situación, atribuyendo el conflicto a que se oponen que personas que no son de la población acudan a recibir sus clases, “la realidad es que quieren sacar a la presidenta”, corroboró García.

El notario ya había dado fe para que se abriera la Casa de la Cultura, pero llegaron las regidoras y dijeron que se iba a volver a cerrar, “lo único que queremos es que se abra la institución para que los niños lo aprovechen, porque se les está violando sus derechos”, concluyó el vecino.

Horas más tarde varios pobladores tocaron las campanas del templo para llamar a la población, una de las regidoras al parecer había sido retenida; además, existía la amenaza de prender fuego a un vehículo, lo que originó la presencia de la Policía Municipal de esa localidad.