Plaga del picudo negro se extiende a varios municipios de Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Plaga del picudo negro se extiende a varios municipios de Oaxaca

Esta plaga también se ha presentado en Tlalixtac de Cabrera, San Pablo Etla y San Andrés Huayápam.

Plaga del picudo negro se extiende a varios municipios de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Una gran cantidad de palmeras muchas de ellas de la especie Phoenix sp, que hace años fueron traídas del Continente Asiático, lucen secas y deshojadas en camellones y calles a causa de la plaga del “Picudo negro”, que las afectó en el 2016 y el problema sigue latente en la capital y en las zonas aledañas.

Especialistas consultados sobre el tema dijeron a EL IMPARCIAL que varias palmeras se encuentran aun sembradas en diversos puntos de la capital, la mayoría presentan sus hojas color amarillento y café, además están caídas, lo cual es un claro indicio de que ya murieron a causa del insecto.

Autoridades municipales de pasadas administraciones en coordinación con grupos ambientalistas, en algunas partes en donde las palmeras nunca fueron intervenidas por lo que murieron a causa del insecto, se dedicaron a sustituir este tipo de planta productora de dátiles por Ceibas.

Varias palmeras que resultaron afectadas en ese entonces por la plaga fueron retiradas del bulevar Manuel Ruiz, así como Eduardo Vasconcelos y la calle de Gurrión a un costado del ex convento y templo de Santo Domingo, entre otros lugares; sin embargo, consideran especialistas la plaga sigue latente.

URGE ATENDER EL PROBLEMA
Para el especialista certificado por la Sociedad Internacional de Arboricultores y miembro del consejo directivo de la Asociación Mexicana de Arboricultura, Víctor Velasco López, el problema ocasionado por esta plaga se ha extendido a municipios cercanos. No existe interés de parte de las autoridades para atender esta situación, si así fuera ya hubieran convocado a una reunión en donde se involucren la federación, el estado y el municipio, para establecer el cerco sanitario, hacer un análisis a fondo, dijo a pregunta expresa.

Citó el caso de poblaciones como Tlalixtac de Cabrera, San Pablo Etla, San Andrés Huayápam, por lo que consideró que el problema es sumamente grave “no se sabría si se está a tiempo de controlar la plaga o resignarse, si es que no se da una atención como se requiere”.

Se tiene que realizar una reunión de carácter técnico encabezado por el sector ambiental en el que participen especialistas, en donde se discuta cuál va hacer el protocolo de atención, actualmente no lo hay, estamos dispersos quienes hacemos trabajos de este tipo, agregó.

UN ARDUO TRABAJO
El también investigador independiente confirmó que se tiene que hacer un arduo trabajo por recorrer a pie las vialidades públicas, así como lugares privados, porque la plaga no va a ver límites geográficos, con el fin de hacer un diagnóstico para determinar cuáles son los frentes más afectados.

Asimismo, hacer un proceso de concientización, la ciudadanía puede participar para detectar en donde están las palmeras infectadas, se tiene que hacer una cuadrilla capacitada para identificar cuál tiene síntomas preliminares o tardíos, en donde se pueda hacer algo o no hay nada que hacer.

Cada una de estas dos vertientes va a dar cual es el tratamiento, aquellas que tengan síntomas preliminares agotar las posibilidades del tratamiento, en los tardíos se tendría que hacer un control mecánico y derribarlas.

Esto, reiteró, implica un trabajo fitosanitario, al derribar las palmeras infectadas es probable que vaya el insecto o larvas, los residuos deben llevar un tratamiento especial, debe haber un centro específico de recepción y tratamiento, un área de confinamiento de los restantes generados.

EQUIPO INTERDISCIPLINARIO
Es necesario conformar un equipo técnico, entre la sociedad civil, organizada, de la mano con las dependencias de gobierno, porque atender la infraestructura urbana es un tema de interés común, los retos que plantea el desarrollo sostenible para las ciudades depende mucho de la vegetación.

Las palmeras son parte de la infraestructura urbana que tiene la ciudad, vale la pena conformar un grupo de trabajo para compartir las experiencias y los tipos de tratamiento que pueda dar soporte a los tratamientos que se están llevando a cabo por parte de las dependencias, subrayó el especialista.

Es urgente que se convoque a este grupo interdisciplinario, se tienen Normas Mexicanas específicas que regulan cualquier tratamiento fitosanitario en ambientes urbanos, se tendría que respetar todos los protocolos de atención que tiene que ser muy específico para el municipio del centro y los aledaños.

Si se traslada a bordo de un camión una palmera con síntomas tardíos y no se coloca una lona se estaría diseminando las larvas a otro lugar, hay que cuidar toda esa cadena de custodia de los residuos que se generan y el tratamiento adecuado, enfatizó.

El trabajo implica un monitoreo integral para detectar cuántas palmeras presentan síntomas preliminares, cuántas tardíos y sin afectación aparente, así como el estudio del ciclo biológico para saber qué herramientas se tienen que emplear, pero tiene que haber interés de las autoridades y la colaboración de la sociedad, concluyó.